Presentan proyecto de ley para que se abran y publiquen los archivos de la represión de la ex SIDE

El diputado nacional Nicolás del Caño (PTS/FIT) impulsa en el Congreso nacional un proyecto de ley para que se disponga la apertura de los archivos de la represión que están en poder de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE), correspondientes al período que se inicia con el establecimiento del estado de sitio el 6 de noviembre de 1974 y finaliza con la asunción del gobierno constitucional el 10 de diciembre de 1983.

Del Caño puntualizó que elaboró este proyecto, junto con la abogada y diputada rotativa del PTS/FIT Myriam Bregman, porque “a más de 30 años de finalizada la dictadura militar la única razón para que estos archivos sigan ocultos es seguir manteniendo la impunidad para gran parte de los genocidas y de una estructura siniestra como la Secretaría de Inteligencia que se ha mantenido intacta desde el fin de la dictadura. Los archivos están ahí y queremos que se hagan públicos para quebrar un importantísimo pilar de la impunidad que rige hasta hoy por los crímenes de los genocidas y sus cómplices”. La iniciativa ya cuenta con apoyo de diputados de diversas bancadas que suscriben y apoyan la propuesta de este proyecto de ley.

Por su parte, Myriam Bregman precisó que “por sus propios objetivos, la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE) no puede haber tenido otra finalidad que la persecución política a los que consideraba opositores, subversivos o enemigos. La SIDE fue una pieza fundamental para la comisión del genocidio que se llevó adelante en el país, recolectando datos para que luego esas personas fueran secuestradas, torturadas, detenidas desaparecidas. Además, es de público conocimiento que varios de los integrantes de la SI (ex SIDE) hoy en actividad actuaron como efectivos de ese organismo dependiente del PEN durante la dictadura, y por eso es necesario que la sociedad conozca sus datos”.

Además, Bregman detalló que el proyecto también plantea que tengan acceso a la información “los organismos de derechos humanos que vienen reclamando esa documentación, no sólo para conocer el destino de los desaparecidos sino también para poder encontrar los niños nacidos en cautiverio y que continúan apropiados, sin su verdadera identidad”.

“No hay ninguna razón legal para que sigan estando ocultos los archivos de la represión, es el derecho de todos saber qué información tiene el Estado almacenada desde el estado de sitio de 1974 hasta el fin de la dictadura sobre personas y organizaciones políticas, sociales, estudiantiles, barriales, obreras y populares. Es una medida elemental que el Gobierno no ha llevado adelante hasta ahora y por la cual sigue estando sobre las espaldas de los sobrevivientes del genocidio aportar las pruebas y testimonios. Los archivos existen, están al alcance de la mano, pero el Gobierno sigue ocultándolos”, concluyó Del Caño.