Mundial de Qatar 2022

FIFA estrenará tecnología semiautomatizada en el Mundial Qatar 2022

Qatar 2022: FIFA estrenará tecnología semiautomatizada para la detección del fuera de juego

Doce cámaras instaladas bajo la cubierta en los estadios captarán los movimientos del balón y hasta 29 puntos de datos de cada jugador, 50 veces por segundo, para calcular sus posiciones exactas sobre el terreno de juego.

La FIFA empleará un programa de tecnología semiautomatizada para resolver situaciones de fuera de juego durante los partidos del Mundial Qatar 2022, competencia que se disputará del 20 de noviembre al 18 de diciembre.

Doce cámaras instaladas bajo la cubierta en los estadios captarán los movimientos del balón y hasta 29 puntos de datos de cada jugador, 50 veces por segundo, para calcular sus posiciones exactas sobre el terreno de juego.

Los 29 grupos de datos recopilados de cada futbolista incluyen las extremidades y partes del cuerpo que se tienen en cuenta para señalar si una posición se encuentra habilitada por reglamento.

La pelota oficial Al Rihla, de la firma alemana Adidas, incluirá en su interior una unidad de medición inercial (IMU), que será decisiva para la detección de las posiciones antirreglamentarias. Este sensor, situado en el centro del balón, enviará un paquete de datos 500 veces por segundo a la sala de video, lo que brindará extrema precisión sobre el momento exacto en el que se impacta el balón, criterio fundamental para determinar una posición adelantada.

El máximo organismo rector del fútbol espera que el nuevo sistema ayude a los equipos arbitrales de video y a los árbitros sobre el terreno de juego a adoptar decisiones más rápidas, precisas y fiables.

Con el cruce de datos recabados por los dispositivos y la inteligencia artificial, la nueva tecnología enviará un aviso inmediato a la cabina de videoarbitraje cada vez que un jugador situado en posición prohibida reciba la pelota por parte de un compañero de equipo.

El equipo de la sala VAR comprobará la información recibida por el sistema y luego dará aviso al árbitro principal mediante los intercomunicadores para que se ejecute la decisión. En esa instancia, el equipo de videoarbitraje deberá chequear manualmente el momento exacto del impacto de la pelota y la línea de fuera de juego también creada automáticamente por el sistema, basada en las posiciones de las extremidades del jugador.

Ese proceso durará pocos segundos, según las pruebas de la plataforma que la FIFA hizo durante la Copa Árabe 2021 y la Copa Mundial de Clubes 2021.

Una vez sancionado el fuera de juego, el sistema generará una animación 3D con toda la información recolectada desde el instante en que es golpeado el balón en la jugada objeto de estudio. Esas imágenes se proyectarán en la pantallas de los estadios y se distribuirá a los medios con derechos de transmisión de los partidos para que asistentes y telespectadores cuenten con claridad y transparencia luego de la sanción del árbitro.

El sistema de detección semiautomática del fuera de juego en el fútbol fue homologado por el Sports Lab del Instituto de Tecnología de Massachusetts, por un grupo de expertos de TRACK de la Universidad de Victoria y también por un equipo de investigación de la Universidad ETH de Zúrich.

El arbitraje argentino tendrá siete representantes en el próximo Mundial

Facundo Tello y Fernando Rapallini son los árbitros principales que representarán a Argentina en Qatar 2022.

El Mundial Qatar 2022 marcará dos hitos en materia de arbitraje: será el primero con participación de dos referís argentinos y tendrá a la vez presencia femenina, un hecho nunca registrado en las 21 ediciones disputadas desde el nacimiento de la mayor competencia de la FIFA.

El platense Fernando Rapallini y el bahiense Facundo Tello lideran una delegación de siete argentinos que se completa con los asistentes Juan Pablo Belatti, Diego Bonfá, Ezequiel Brailovsky, Gabriel Chade más Mauro Vigliano, que será uno de los operadores del sistema VAR.

Rapallini, de 44 años, es árbitro internacional desde 2014 y el año pasado se convirtió en el primer referí sudamericano en dirigir en la Eurocopa con su actuación en el partido Ucrania-Macedonia, correspondiente a la fase de grupo.

Fernando Rapallini representará a Argentina en Qatar 2022.

Junto a Tello, el platense -constructor y diseñador de piletas de natación- fue uno de los representantes argentinos en el Campeonato Sudamericano Sub-20 que se disputó en Chile, entre enero y febrero de 2019.

En su trayectoria lleva dirigidos tres superclásicos, dos en el Monumental y otro en La Bombonera, con un saldo de una victoria para River (2-1, por la Liga Profesional 2021) y dos empates (0-0 en la Superliga 2019 y 2-2 en la Copa Diego Mardona 2020/21).

Por su parte, Tello, de 40 años, consiguió en 2019 su categoría como árbitro FIFA y es considerado uno de los mejores de su generación. En su currículum también atesora partidos de Copa Libertadores, Sudamericana y dos superclásicos en cancha de Boca (1-1, ambos por la Copa LPF 2021).

Entre los asistentes, Belatti (43) sumará su tercera Copa del Mundo consecutiva luego de su presencia en Brasil 2014 y Rusia 2018.

Facundo Tello representará a Argentina en Qatar 2022.

El arbitraje argentino llegará a Qatar 2022 con el antecedente reciente de Néstor Pitana como responsable de impartir justicia en el partido inaugural y la final de Rusia 2018.

En total, el misionero actuó en cinco juegos de esa competencia: Rusia 5-Arabia Saudita 0 (apertura), México 0-Suecia 3; Costa Rica 1 (3)-Dinamarca 1 (2) -octavos de final-, Francia 2-Uruguay 0 -cuartos- y Francia 4-Croacia 2 (final).

Sumados los cuatro compromisos que controló en Brasil 2014, Pitana es el argentino con mayor cantidad de partidos dirigidos por Copa del Mundo (9), por delante de Horacio Elizondo, que arbitró 5 en la edición de Alemania 2006.

Entre ellos, controló el partido inaugural entre el seleccionado local y Costa Rica en el Allianz Arena de Múnich y la recordada final Italia-Francia en el Olímpico de Berlín, donde expulsó a Zinedine Zidane debido al célebre cabezazo aplicado a Marco Materazzi.

Con la dupla que asistirá a Qatar 2022 se elevará a 16 la nómina de jueces argentinos mundialistas a lo largo de la historia. Por orden cronológico la componen José Bartolomé Macías (Uruguay 1930), Juan Brozzi (Suecia 1958), Roberto Goicoechea (Inglaterra 1966) y Ángel Coerezza (México 1970 y Argentina 1978).

Luis Pestarino (Alemania 1974), Arturo Ithurralde (España 1982), Carlos Espósito (1986), Juan Carlos Loustau (Italia 1990), Francisco Lamolina (Estados Unidos 1994), Javier Castrilli (Francia 1998), Ángel Sánchez (Corea-Japón 2002), Elizondo (Alemania 2006), Héctor Baldassi (Sudáfrica 2010) y Pitana (Brasil 2014 y Rusia 2018).

Por otra parte, la FIFA anunció la presencia de árbitras por primera vez en la historia del Mundial, lo que conlleva una fuerte connotación por hacerlo en una edición organizada por un país árabe.

Salima Mukansanga (Ruanda), Stéphanie Frappart (Francia) y Yoshimi Yamashita (Japón) en Qatar 2022.

Sin embargo, al momento de comunicar la decisión, el presidente de la Comisión de Árbitro, el italiano Pierliugi Collina, buscó restarle trascendencia a la noticia: «Con estos nombramientos culmina un largo proceso que comenzó hace varios años con la designación de árbitras en torneos masculinos juveniles y absolutos de la FIFA. En este sentido, no nos cansaremos de repetir que lo importante es la calidad y no el género».

«Espero que, en el futuro, el hecho de que haya árbitras de élite en grandes competiciones masculinas se entienda como algo normal y deje de ser noticia. Se merecen estar en la Copa Mundial de la FIFA porque su rendimiento es excelente de forma constante», alabó.

Las elegidas fueron la francesa Stéphanie Frappart, la ruandesa Salima Mukansanga y la japonesa Yoshimi Yamashita como árbitras principales, más la brasileña Neuza Back, la mexicana Karen Díaz Medina y la estadounidense Kathryn Nesbitt.

Frappart, de 38 años, cumple su quinta temporada como árbitra de la Ligue 1, donde acumula más de 50 encuentros dirigidos -ninguno al argentino Lionel Messi-. En 2019 se transformó en la primera mujer en controlar la final de la Supercopa de Europa (Liverpool vs. Chelsea).

Mukansanga (34) fue nominada después de su participación este año en la Copa Africana de Naciones y Yamashita (36), luego de un recorrido por el fútbol de su país y su ascenso a la Champions League de Asia.

Para Qatar 2022 fueron escogidos 36 árbitros, 69 asistentes y 24 miembros del equipo VAR tras un proceso de selección iniciado en 2019.

Estadio

El estadio Al Janoub fue el primero que encargó la organización del Mundial de Qatar y por su ubicación, en la localidad costera de Al Wakrah, tiene el diseño de una vela de los tradicionales barcos pesqueros.

Con capacidad para 40.000 espectadores, este moderno recinto con sistema de refrigeración y techo retráctil será sede del debut del defensor del título, Francia-Australia (martes 22 a las 16:00) y de la revancha entre Uruguay-Ghana (viernes 2 de diciembre, 12:00), protagonistas de un recordado cruce por los cuartos de final de Sudáfrica 2010.

Además se jugarán allí los partidos Suiza-Camerún (jueves 24, 7:00); Túnez-Australia (sábado 26, 7:00); Camerún-Serbia (lunes 28, 7:00); Australia-Dinamarca (miércoles 30, 12:00) y un cruce de octavos de final (lunes 5, 12:00), que será el último compromiso.

El estadio Al Janoub, cuya traducción significa «Al Sur», se encuentra en esa orientación, a unos a 20 kilómetros de Doha.

La ciudad Al Wakrah se fundó en 1828 y es una de las poblaciones más antiguas de Qatar. Su actividad principal era la pesca, por ese motivo, el diseño está inspirado en las «dhow», las embarcaciones a vela que se usaban para la pesca de perlas.

Pese a ser una de las sede más alejadas de la capital, tiene conexión casi directa con el metro en la estación Al Wakrah, en la que se enlaza con un ómnibus que recorre los 5 kilómetros restantes.

Con la supervisión de la prestigiosa arquitecta británico-iraquí Zaha Hadid, su construcción comenzó en 2013 y finalmente se inauguró el 16 de mayo de 2019 en el marco de la Copa del Emir.

Una vez terminada la Copa del Mundo, el estadio reducirá su capacidad a 20.000 espectadores y los asientos restantes serán donados a través de la FIFA a proyectos de otros países.

Será la nueva sede del Al Wakrah Sports Club y sus alrededores funcionará un parque público para la comunidad.