Quien es la voz de Villa del Parque detrás del «número solicitado no corresponde a un abonado en servicio»

Publicado por

Quien es la voz de Villa del Parque detrás del «número solicitado no corresponde a un abonado en servicio»

Marita Monteleone, le brindó una entrevista a al sitio de noticias de Villa del Parque y recordó sus comienzos en el barrio que la vio nacer.

De entrada Marita Monteleone, una de las voces más conocidas del país cuenta que «en 1988 grabé algunas voces para Entel, eran 12 frases básicas. Cuando la compañía se privatizó, y se convirtió en Telefónica, me comuniqué con la empresa para ver si estaban interesados en seguir trabajando conmigo. Y así fue, continuamos la relación laboral hasta hoy.” cuenta para villadelparqueinfo.com.ar.

Cuando le preguntaron por alguna anécdota en referencia a su reconocida voz, ella no dudó y contestó: «el otro día fui a hacer un trámite al Anses y las chicas que me atendieron me pidieron que les grabe los contestadores de sus teléfonos, y la gente que estaba en la cola se tomaba fotos conmigo. ¡A mí me encanta!».

Además de su pasión por la radio, a Marita le gusta cantar tango y lo hace en el club Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque, barrio que la vio nacer. «La música era mi verdadera pasión. Jamás soñé con ser locutora. Buscando ser conocida, me presenté en el concurso Rumbo a la fama, que conducía Leonardo Simons, pero salí segunda. Luego fui a Grandes Valores del Tango de Silvio Soldán y también quedé en el segundo puesto. Volviendo con mi mamá de la grabación de ese programa, me cruzo en la calle con un comisario llamado Jesús que me dijo: ´Cantaste muy bien piba, pero con esa voz, ¿por qué no sos locutora?´ Y ahí se despertó la vocación por esta carrera hermosa».

Gracias a su pasión por la música, Monteleone tiene montado un espectáculo musical que se llama «Maritango» y con el cual recorre distintos puntos de la Ciudad y hasta pudo hacerlo en el mismísimo Teatro Nacional Cervantes con la Orquesta Juan de Dios Filiberto. Finalmente, adelantó: «Voy a seguir trabajando mientras me acompañen la voz y la cabeza. La radio es sanadora».