SUBE SUBTE

Quienes no hayan registrado su tarjeta SUBE estarán sujetos a una tarifa diferencial.

Desde hoy, nueva tarifa diferencial para usuarios de transporte público en el Área Metropolitana de Buenos Aires

A partir de este día, aquellos usuarios del transporte público en el Área Metropolitana de Buenos Aires que no hayan registrado su tarjeta SUBE estarán sujetos a una nueva tarifa diferencial. En contraposición, quienes hayan completado el trámite de registración seguirán abonando las mismas tarifas que durante los meses de febrero y marzo.

La tarifa diferencial se aplica exclusivamente a aquellos usuarios que no hayan realizado el trámite de registración de su tarjeta SUBE, el cual aún puede ser efectuado a través de los diversos canales virtuales disponibles.

Para quienes hayan completado el proceso de registro, las tarifas de trenes y colectivos permanecen sin cambios, manteniendo el precio del boleto mínimo de tren en $130 y de colectivo en $270 pesos.

En contraste, aquellos usuarios que no tengan su tarjeta registrada deberán abonar una tarifa mínima de $260 para trenes y de $430 para colectivos.

Es importante destacar que para los usuarios con tarjeta SUBE registrada, las tarifas continúan siendo las mismas que durante los meses previos, incluyendo los descuentos de la Tarifa Social y el programa Red SUBE, que brinda beneficios adicionales en el uso del transporte público.

Para aquellos que deseen registrar su tarjeta SUBE, existen múltiples opciones disponibles, como el sitio web oficial, la línea telefónica gratuita, la aplicación móvil SUBE, o a través de un mensaje de WhatsApp al Chatbot SUBi.

Se insta a los usuarios que hayan iniciado el trámite de registro a completarlo apoyando su tarjeta en una Terminal Automática o utilizando la App SUBE en sus dispositivos móviles compatibles.

Con más de 2.7 millones de registraciones realizadas en los últimos meses, el Gobierno Nacional busca optimizar los subsidios al transporte público, direccionando los beneficios directamente hacia los usuarios y dejando atrás el subsidio a la oferta. Este cambio representa un paso hacia adelante en el objetivo de subsidiar la demanda y beneficiar económicamente a los usuarios del transporte público en el país.