Regalar gourmet, una opción para conquistar corazones y paladares.

Publicado por

San Valentín nos pone ante el dilema de qué regalarle a nuestro ser amado. ¿Qué compramos? Ya le dimos una sorpresa para Navidad, durante las vacaciones le dimos los gustos, ¿y ahora? Una buena alternativa son los regalos gourmet, una tendencia que ha crecido conforme aumenta las ansias de saber culinario de los argentinos. Además, lo gourmet está asociado al placer, y no es algo instantánea, quien reciba el presente nos tendrá en mente cada vez que saboree la delicia que le demos o cada vez que se tome cinco minutos para hacer su pausa diaria y deguste un té, un café o un mate.

Casi todos lo sabemos, el tener que cocinar todos los días puede convertir a esa tarea cotidiana en una carga más que en un momento de gozo, por eso, ¿qué mejor que alivianar el quehacer de nuestro ser amado el 14 de febrero? Una alternativa para resolver esto es optar por una propuesta de alimentos de quinta gama, recetas que viene listas para consumir, solo hay que calentarlas. “Se trata de una solución integrada por recetas variadas que conservan todas las cualidades organolépticas de sus ingredientes. Además, el sabor y la textura que posee hacen que sea difícil distinguir el plato de uno recién hecho”, cuenta Nicolás Peria, socio de Gama Gourmet (www.gamagourmet.com.ar). Esta opción cuenta con platos simples, de esos que la abuela nos ofrecía todos los días, y también con recetas más elaboradas ideales para una velada romántica.

Otra posibilidad es salir a pasear y detenerse a cenar. En Martínez, Süss Cupcake Café (susscupcakecafe.com.ar) pensó en quienes desean tener una noche agradable y tranquila, incluso más allá del mismo San Valentine’s day. Por eso, todos los jueves y viernes ofrece cenas ambientadas a la luz de las velas y bajo el ritmo del jazz y la bossa nova. “También tenemos cookies decoradas, perfectas para regalar con un desayuno personalizado”, afirma Graciela Süss, su fundadora.

Ahora y siempre

Si nuestro enamorado o enamorada es un amante de la buena comida, entonces hay que esmerarse. Y si además les gusta cocinar, nada como tener su huerta de aromáticas en el hogar. “Es una opción muy recomendable, pues además es saludable ya que podemos cultivar nuestra propias aromáticas de un modo orgánico. Con pequeñas macetas en la ventana tenemos el espacio suficiente para cultivar romero, perejil, albahaca, orégano y más. Hay que tener en cuenta que estas plantas pierden su aroma cuando entran en floración, una vez que esto pasa hay que esperar que las semillas estén listas para sacarlas y volver a plantarlas, así una nueva planta nacerá”, aconseja María Martha Pizzi, Con Sabor a Hogar (www.consaborahogar.com.ar).

Luego de cocinar es posible dedicarse a la lectura, y para eso Catapulta (www.catapulta.net), posee libros que un lector ávido se devora y también lucen en la mesa baja del living. Entre los títulos recomendados figuran: Cake Pops, Cervezas del mundo, Especias, Hierbas, Huerta y cocina (de Clara Billoch), Mini cakes y Vino argentino (de Laura Catena).

Por último, es hora de sentarse a descansar, y si es acompañado por texturas amorosas al tacto, mejor. Es lindo disfrutarlo con elementos cálidos. “Por eso apostamos a volver a las fuentes para armar una mesa cercana a los cuidados que recibíamos de niños de nuestras abuelas y mamás. Además, aportan color al cotidiano”, resume Celeste Albertini, creadora de Casa La Querida (www.casalaquerida.com.ar).