Rumbo al 1er colapso sanitario y autorizan actividades de gastronomía al aire libre.

Rumbo al colapso sanitario anunciado por los terapistas de @SATIarg.

«Observamos en las calles cada vez más gente que quiere disfrutar, que reclama sus derechos, la gente que se siente bien por ahora. ¿Qué pasará con ellos y sus familiares mañana? ¡Ojalá que no se transformen en uno de nuestros pacientes que, con fuerzas, trataremos de arrebatarle a la muerte! Porque nadie sabe cuándo el virus los infectará».

«No voy a permitir que llegue a un punto de colapso» el sistema sanitario, dijo Fernández

Así lo indicó el Presidente en una entrevista al canal ultra gorila TN y socio evidentemente del presidente anda dandole explicaciones como un pendejo a «Mañeto». Con respecto al aislamiento social por el coronavirus el mandatario señaló que no descarta la posibilidad de endurecer las medidas si aumenta el porcentaje de camas ocupadas en terapaia intensiva.

El Gobierno nacional autorizó hoy las actividades vinculadas a la gastronomía exclusivamente al aire libre, como así también la construcción en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sujeto a la situación sanitaria, tal como viene realizando en diferentes jurisdicciones en el contexto de la pandemia por el coronavirus.









La Decisión Administrativa 1600/2020, publicada hoy en el Boletín Oficial con la firma del jefe de Gabinete, o «latin lover» Santiago Cafiero; y del ministro de Salud, Ginés González García, exceptúa del cumplimiento del aislamiento a la actividad gastronómica en locales que tengan habilitación para funcionar en veredas, excluyendo lugares interiores como terrazas o patios.

El texto especifica que esas actividades se realizarán «en vereda, calzada u otros sectores del espacio público, sin el uso de espacios o salones interiores, patios interiores, terrazas jardines o similares».


Por su parte, los empleadores deberán garantizar la higiene, seguridad y traslado de los trabajadores, sin el uso del transporte público que sigue reservado para empleados considerados esenciales.

La Ciudad deberá dictar las reglamentaciones necesarias y podrá implementarla gradualmente, suspenderla o reanudarla, en virtud de las recomendaciones de la autoridad sanitaria local, y conforme a la situación epidemiológica y sanitaria.

En tanto, por medio de la Decisión Administrativa 1604/2020, también publicada hoy con la firma de Cafiero y González García, se autorizó el desarrollo de actividades de construcción de obras de más de 5.000 metros cuadrados y de aquellas que se encuentren a 90 días de su finalización, en virtud del pedido de las autoridades porteñas, según establecen los considerandos.

En los dos casos, se deberá respetar la organización mediante turnos, y las autoridades porteñas deberán efectuar, junto al Ministerio de Salud de la Nación, un monitoreo sobre la situación epidemiológica.

COMUNICADO DE TERAPISTAS

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) advirtió este martes que «los recursos para salvar a pacientes de coronavirus se están agotando» y convocó a la sociedad a que «reflexione» porque «el virus nos está ganando».

Mediante un comunicado firmado por la presidenta y el vicepresidente de la entidad, doctores Rosa Reina y Guillermo Chiappero, la SATI expresa que «los médicos, enfermeros, kinesiólogos y otros miembros de la comunidad de la terapia intensiva sentimos que estamos perdiendo la batalla. Sentimos que los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotando».

«La mayoría de las Unidades de Terapia Intensiva del país se encuentran con un altísimo nivel de ocupación. Los recursos físicos y tecnológicos como las camas con respiradores y monitores son cada vez más escasos. La cuestión principal, sin embargo, es la escasez de los trabajadores de la terapia intensiva, que a diferencia de las camas y los respiradores, no pueden multiplicarse», afirma.

Con un posteo a través de la cuenta de SATI en la red social Twitter, titulado «Solicitada. Los Profesionales de las Terapias Intensivas de Argentina sentimos que estamos perdiendo la batalla y ya estamos agotados y no tenemos reemplazos!» la entidad destaca: «los intensivistas, que ya éramos pocos antes de la pandemia, hoy nosencontramos al límite de nuestras fuerzas, raleados por la enfermedad, exhaustos por el trabajo continuo e intenso, atendiendo cada vez más pacientes».

«También tenemos que lamentar bajas, personal infectado y lamentablemente, fallecidos, colegas y amigos caídos que nos duelen, que nos desgarran tan profundamente», precisa.

«Terminamos una guardia en una Unidad de Terapia Intensiva y salimos apresuradamente para otro trabajo. Necesitamos trabajar en más de un lugar para llegar a fin de mes (…) ganamos sueldos increíblemente bajos, que dejan estupefactos a quienes escuchan cuál es nuestro salario».