Se estrena “Destrucción”, protagonizada por Nicole Kidman

Compartí :-) .

DESTRUCCIÓN
ESTRENO 17 de ENERO
Comenzando con la temporada de premios, llega a los cines de la Argentina la película que ya le valió una nominación en los Premios Globo de Oro como Mejor Actriz de Drama a Nicole Kidman por su increíble transformación.

Protagonizada por Nicole Kidman, Toby Kebbell, Tatiana Maslany, Sebastian Stan, Bradley Whitford.

Duración: 120 minutos
Calificación: SAM 13

Sinopsis

En el fascinante thriller policíaco de Karyn Kusama, Destrucción, cuando la veterana detective de la policía de Los Ángeles Erin Bell (Nicole Kidman) recibe un billete marcado se ve impulsada a emprender una peligrosa odisea para encontrar al asesino y líder de la pandilla, Silas (Toby Kebbell), y tal vez finalmente hacer las paces con su tortuoso pasado.
Escrito por Phil Hay y Matt Manfredi (The Invitation, crazy/beautiful), quien además sirvió de productor de la película junto a Fred Berger (La La Land, Operation Finale), el épico viaje a través de la zona más vulnerable de Los Ángeles y las comunidades desérticas cercanas reúne a Bell con miembros de la pandilla criminal a la que una vez se unió como agente encubierta del FBI; una misión que terminó desastrosamente y ha tenido un alto costo psicológico y físico en su vida. Una por una, rastrea las antiguas cohortes del líder de la pandilla, incluyendo a Petra (Tatiana Maslany), la única amante de Silas y actual chica de los recados. Durante su búsqueda obsesiva, Bell está inundada de recuerdos de sus días de encubierto con la pandilla de Silas y su participación en un atraco a un banco que salió trágicamente mal. Especialmente dolorosos son sus recuerdos de Chris (Sebastian Stan), su compañero del FBI con quien tuvo un breve, pero significativo romance. Sin embargo, los problemas de Bell no se limitan solamente al pasado. Está cada vez más en desacuerdo con su hija rebelde Shelby (Jade Pettyjohn) de dieciséis años, de quien está distancia. Sus torpes intentos de llegar a ella consistentemente son contraproducentes, lo que exacerba la abrumadora sensación de desesperanza y pérdida. A medida que se enfoca en Silas, los demonios de su pasado emergen, y Bell debe aceptar su propia culpa por lo que sucedió para así poder albergar cualquier esperanza de redención.

Destrucción será la primera película con nominaciones de esta temporada que se podrá ver en los cines.
Destrucción, del director Karyn Kusama (The Invitation, Girlfight), es un thriller policíaco e intrépido protagonizado por la ganadora del Oscar Nicole Kidman (Lion, Big Little Lies, The Hours) en una virtuosa actuación como una detective endurecida y envejecida por los rigores de su trabajo y las consecuencias de una operación encubierta del FBI que salió terriblemente mal. Atormentada por la culpa y la pérdida, cuando resurge un viejo archienemigo, interpretado por Toby Kebbell (War for the Planet of the Apes, A Monster Calls), se empeña por encontrarlo, considerándolo como su último intento de redención. La película está producida por Fred Berger (La La Land, Operation Finale), y el guión, tenso y palpitante, fue escrito por el escritor / productor Phil Hay y Matt Manfredi (The Invitation, crazy/beautiful). Completan el elenco estelar de Destrucción Sebastian Stan (Avengers: Infinity War, I, Tonya), Tatiana Maslany (Orphan Black) y Bradley Whitford (The Post, Get Out).

Comentarios del director:
Destrucción es, en esencia, una película sobre cómo enfrentar tus errores y tomar la valiente decisión de asumir la responsabilidad por tus acciones. Dentro de los marcos relacionables de una película policial, crimen y suspenso, también se trata de un análisis de la personalidad, que gira en torno al paisaje psíquico herido pero resistente de una detective de Los Ángeles llamada Erin Bell. El mundo criminal que investiga, junto con una estructura narrativa que permite una sorpresa narrativa, recuerda películas como Heat y The Usual Suspects. Pero el filme también permite un acceso íntimo a ella en una tradición de películas de género tan variadas como Taxi Driver, A Prophet o Nightcrawler. Gracias a su complicada protagonista femenina, la película resulta más moderna y relevante, y no puedo pensar en ningún otro personaje que me haya gustado más que éste. La imagen y la sensación de la película reflejan el mundo de los extremos en los que habita: un seductor espejismo de los rayos del sol de Los Ángeles y las mantas de ensueño de la niebla costera, alimentadas por el asalto sónico del desierto del metal de 1990 y las confecciones de los rankings de música pop de las radios de hoy. Aunque Destrucción se mueve entre dos marcos de tiempo distintos, ocupa principalmente la ciudad de Los Ángeles de hoy, un crisol del siglo 21 de abogados corruptos y delincuentes, traficantes de armas y predicadores locales, trabajadores de clase media y charlatanes carismáticos. Esta vasta ciudad, conectada por extensos sistemas de autopistas y salpicada de vecindarios tan diversos como su gente, es en sí misma un reflejo del alma dividida de Erin Bell: cargada de secretos y mentiras, luchando por descubrir qué es real en un paisaje de superficies cuidadosamente cultivadas. Si bien gran parte del enfoque visual de la película debe ser innegablemente visceral y crudo, existen oportunidades para la belleza y el lirismo inesperados. Los momentos de redención, tanto visual como moral, deben ser excepcionales pero conseguidos con mucho esfuerzo.
Destrucción pretende descubrir todo tipo de “destructores” primarios: dinero, avaricia, hambre, pero también revelará las insidiosas cualidades de la memoria, la negación y el inexorable paso del tiempo. Si bien los impulsos destructivos de la sociedad parecen haber alcanzado un punto apocalíptico máximo, lo que considero que es más imperioso y humano de explorar es la voluntad peculiar del ser humano de sabotearse a sí mismo. Al presenciar la autodestrucción de Erin Bell, nos vemos obligados a enfrentar nuestros propios “destructores”. Al final, ella paga un precio terrible por su redención, pero aun así la encuentra. La audiencia experimenta la espiral de arrepentimiento y vergüenza que impulsa su odisea al pasado, pero también es testigo del viaje heroico de un personaje moralmente comprometido, una mujer que finalmente decide enmendar un error a cualquier precio. Como una parábola, Destrucción es una historia vigorizadora de una “mujer contra sí misma”, un aullido sostenido cuya historia, espero, nos pertenece a todos.

error: Te queremos MUCHO :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999