news231231231312322221 1

Se robó una bicicleta fija en la zona más custodiada de la Argentina

Rompió la vidriera de un gimnasio en Palermo y se robó una bicicleta fija.
El artefacto, robado a plena luz del día de un gimnasio ubicado a metros del Malba, cuesta 8.500 dólares.

Una bicicleta fija de un gimnasio en pleno barrio porteño de Palermo fue robada por un delincuente, después de romperse la vidriera, y todo quedó registrado por las cámaras de seguridad del comercio.

El episodio ocurrió el fin de semana, pero las imágenes fueron dadas a conocer en las últimas horas. Fue a plena luz del día y a pocos metros del museo Malba, en Figueroa Alcorta al 3400, cuando el accionar delictivo fue llevado a cabo.

En el video se puede apreciar que eran casi las 14.00 cuando la puerta de vidrio del gimnasio, que ya estaba cerrada, comenzó a ser empujada con fuerza por el hombre. Después de varios intentos, una de las puertas fue hecha estallar por el delincuente.

Dado que había varios transeúntes en la zona, el ladrón actuó como si no estuviera consciente de lo que estaba sucediendo y empezó a merodear por la vereda del gimnasio para observar los movimientos.

Una vez que la zona estuvo despejada de peatones, el hombre regresó al gimnasio, ingresó y procedió a revisar los cajones de los escritorios. Al no encontrar nada de valor, optó por robarse una bicicleta fija que se encontraba al fondo del local y que tiene un valor de 8.500 dólares.

«Alrededor de las 14 del sábado, un hombre bien vestido apareció en la entrada de nuestro local. Después de merodear por la zona durante un corto período de tiempo, tocó el timbre dos veces y, al asegurarse de que estaba solo, intentó forzar el ingreso. Al no lograrlo, golpeó la puerta de vidrio hasta que una de ellas estalló», relató la encargada del gimnasio.

En una conversación con TN, la mujer expresó su sorpresa por el artículo que fue robado: «No creemos que haya venido en busca de máquinas de gimnasio. Aquí los equipos pesan más de 50 kilos. Incluso las cintas de correr oscilan entre los 250 y 300 kilos».


«Probablemente tenía la intención de robar objetos más pequeños como dinero, teléfonos celulares o computadoras. Después de revisar los escritorios durante aproximadamente dos minutos, llegó a la conclusión de que no había ningún objeto valioso. Por eso, finalmente, optó por tomar una bicicleta fija, que no solo era la más llamativa sino también la más cara», detalló.

El video también muestra el momento en que el ladrón huye e intenta cruzar la calle con la bicicleta colgada, mientras es observado por un peatón que pasó por la vereda y no reaccionó ante el insólito robo.