Si tú no estás ahí: ¿Cuáles son las claves para dar independencia a la pyme?

Compartí :-) .

Muchos dueños o directores de pymes tienen la sensación de que en su ausencia la empresa no funciona como debería o, peor aún, hasta podría desmoronarse. En qué aspectos se puede trabajar para que sea posible irse y que todo siga funcionando.

“El ojo del amo engorda el ganado”. La máxima, por antigua, parece no perder vigencia. De hecho, en el mundo de las pymes hasta parecería tener un efecto exagerado: muchas veces, los dueños o los directores de los pequeños emprendimientos trabajan los siete días de la semana las 24 horas sólo porque tienen la sensación de que si ellos no están, las cosas directamente no funcionan.
Pero esto no tiene por qué ser así. ¿Cuáles son las claves para dar independencia a la pyme? La primera, construir un buen equipo de trabajo. “Nuestra idea es constituir un equipo de trabajo que se complemente (lo administrativo y lo comercial) para que trabaje de modo colaborativo”, dice Ricardo Katz, CEO de Prioridad 1 (www.prioridad1.com). “De todas formas, somos una empresa joven, transitamos una etapa de aprendizaje permanente, así que siempre tratamos de estar, para afrontar cualquier situación nueva”.
“Si hay un espíritu de equipo, entonces las personas por sí mismas participan de lo que hay que hacer e intervienen como si fuera propio”, sostiene Néstor Braidot, doctor en Ciencias, máster en Psicobiología del Comportamiento y en Neurociencias Cognitivas (www.braidot.com). El profesional asegura que “el trabajo de preparar al equipo para que se sienta involucrado se debe hacer antes, cuando el jefe sí está presente”. Y detalla que el neuroliderazgo es precisamente eso: que la persona haga las cosas incluso si el líder no está presente.
“Desde el comienzo supimos que era importante que la agencia no fuera dependiente de sus dueños: una empresa exitosa es la que funciona sin sus dueños, pero jamás sin sus empleados”, define Alejandro Raizman, socio de Gama Gourmet (www.gamagourmet.com.ar).
Delegar con pasión
Si la empresa, además de reclutar los talentos apropiados, es capaz de transmitir pasión, los resultados son aún mejores. “Cada colaborador pone lo mejor de sí para que los clientes no se den cuenta de que no estoy, sobre todo en la cocina, que es muy sensible a la mano del cocinero”, afirma Andrea Jatar, creadora de Viandas a la Olla (www.viandasdelaolla.com). “El secreto es que cada uno ame lo que hace: la pasión se transmite en el resultado”.
Raizman coincide: “somos una agencia de comunicación creativa que cuenta con un staff de empleados altamente profesionalizado. Por lo tanto, aquel refrán que dice que cuando el gato no está, los ratones bailan, aquí no tiene lugar”, dice Raizman.
Contar con un buen equipo es condición necesaria, pero no suficiente. De nada sirve tener los mejores colaboradores si uno no está dispuesto a delegar. “En lo referido a las tareas diarias, todos saben perfectamente qué deben hacer y cómo hacerlo, sin depender de que los dueños de la empresa estén siempre presentes”, dice Nicolás Peria, socio de la empresa de servicios gastronómicos Gama Gourmet (www.gamagourmet.com.ar). “Por nuestra especialización, estamos muy acostumbrados a trabajar con recetas: a la hora de dirigir la empresa, utilizamos una metodología similar”.
Barrandeguy sostiene que es útil “que todas las personas conozcan los procesos de todas las áreas, aunque cada una tenga sus responsabilidades”. Sin embargo, esto no siempre es sencillo.
La diseñadora Cecilia Pont (www.ceciliapont.com.ar) cuenta que “capacitar y entrenar gente para que tu empresa funcione aun cuando vos no estás es muy importante”. Sin embargo, en una tarea como la suya, hay actividades indelegables, como el diseño de la tipología de las piezas o el armado de colecciones. “Uno de los errores más grandes es creer que uno puede hacer todo y estar en todo”, agrega.
Más allá de la teoría, delegar no siempre es sencillo. En particular cuando uno lleva años acostumbrado a hacerse cargo de todo. “Cuesta muchísimo desprenderse de algunas tareas, aunque hay que darse cuenta de que quizás te quitan horas que pueden darte mas resultado en otras actividades más ligadas al desarrollo de la empresa”, admite Pedro Gomaris, fundador de Cruz Naranja (www.cruznaranja.com).
Modelos de liderazgo
“No hay que confiarse de que las cosas están marchando bien solo por el hecho de que ya les diste tareas a todos con detalladas consignas: ha que corroborar a diario que estén siendo ejecutadas como fueron planeadas”, advierte María Martha Pizzi creadora de Con Sabor a Hogar (consaborahogar.com.ar). “Hay puntos donde todavía no confié a nadie que hiciera algunas tareas a mi cargo, por lo que el equipo de trabajo aún no cubre todos los roles”, confiesa.
Con un buen equipo y la voluntad de delegar, queda resolver un tercer punto: el modelo de liderazgo. “El líder genera esa actitud para que el grupo actúe positivamente. Liderar no es dar órdenes, sino lograr que se quieran hacer las cosas”, indica Braidot.
Una de las recomendaciones esenciales para que los colaboradores se “pongan la camiseta” es apostar a la transparencia. “La gente ve que no hay zonas ocultas en el negocio: tiene acceso a la información, damos apoyo para que se resuelvan situaciones y si algo sale mal, lo tomamos como una lección aprendida”, dice Barrandeguy.
“Somos muy claros y transparentes a la hora de comunicar nuestra forma de trabajo, y por eso no tenemos conflictos posteriores. También delegamos funciones en nuestros líderes de equipos, brindamos capacitación constante y mantenemos una cultura organizacional bien definida para alcanzar una visión compartida de los proyectos”, señala Raizman, quien aporta muchos consejos a la hora de formar un equipo: desde sistematizar todos los procesos que puedan para volverse más eficientes hasta mantener una cultura organizacional bien definida, con principios, costumbres y valores concretos. “Hay que buscar los mejores aliados y colegas, no simplemente empleados”.
“La clave es la comunicación y tener en claro que si las cosas salen bien, el beneficio es para todos”, explica Eliana Curzi, responsable de marketing de Holistic Relocation (www.holisticrelocation.com), para quien es importante que los jefes sean accesibles y el trato sea siempre de igual a igual.
“Tendemos a creer que nadie puede hacer las cosas como nosotros mismos, pero eso no es verdad”, afirma Peria. “Lo más importante para cualquier empresa es contar con un liderazgo bien enfocado, que sepa comunicar al equipo cuáles son los objetivos importantes, y que todos juntos puedan impulsar el crecimiento de la empresa”, concluye.
Muchas veces, abrumado por sus actividades, el dueño de la pyme dice malhumorado: “Yo debería estar tirado en la playa en lugar de ocuparme de esto”. Si se toman a tiempo las decisiones adecuadas, ese deseo puede volverse realidad en cualquier momento.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999