news11123 1

Sobre la desregulación de la economía por Ana Inés Navarro

Ana Inés Navarro: «Los argentinos nos fuimos llenando de nuevas regulaciones, pero sin resultados positivos»

La directora del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, en su sede de Rosario, brinda su lectura sobre la desregulación de la economía planteada por el gobierno nacional.

Sobre la desregulación de la economía realizada por Ana Inés Navarro, directora del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, en su sede de Rosario:

“El primer análisis que cabe, desde el punto de vista económico, es preguntarse si Argentina necesita una profunda desregulación de su economía y si nos preguntamos esto, ver cuáles serían las causas por las cuales es necesaria esa desregulación. Y en una síntesis muy corta, la economía argentina está estancada y en caída hace mucho, y sin capacidad de crear empleo”.
“En la Argentina hay más o menos 21 millones de puestos de trabajo, según el momento que se mida, de los cuales solamente 6.5 millones, son asalariados privados formales. Además, hay 5.5 millones de asalariados informales y, finalmente, los empleados públicos que representan alrededor de unos 4 millones. Y aproximadamente 5 millones de personas en este mercado que son cuentapropistas, monotributistas. Entonces, hay entre 9 y 10 millones de personas que no gozan de ninguna de las ventajas del sistema de regulaciones del mercado laboral”.
“Podríamos decir lo mismo con respecto a la actividad industrial, la actividad comercial, los precios, con los cuales tenemos un sinnúmero de regulaciones desde el observatorio de precios, la ley de góndolas, la ley de abastecimiento, etcétera, que no han logrado los objetivos planteados al introducirlas. La teoría microeconómica explica claramente que, con esas leyes no solamente no se consiguen resultados respecto a la inflación, sino que no se consiguen resultados respecto del funcionamiento de la microeconomía”.
“Argentina cuenta con todos los resortes institucionales para poder apoyar o frenar un DNU de esta naturaleza”.
Sobre si estas medidas frenan o reactivan la economía, existe un buen ejemplo muy nacional. Entre el año 92 y el 93 se licitaron dos leyes por lo cual se privatizó la hidrovía Paraná-Paraguay, donde están todos los puertos ubicados al norte y sur de Rosario y se les dio la posesión plena del derecho a los puertos que había en ese momento y que hasta ese momento tenían una posesión precaria de sus terrenos. Eso, ¿qué produjo? Que la capacidad de molienda entre ese año y el 2014 se multiplicara por 6; crecieron más del 500% por las inversiones privadas. A partir de esa legislación del comienzo del gobierno de Carlos Menem, cuando se desreguló y se privatizó algunos aspectos, esta industria, que hoy en día es el polo aceitero más grande del mundo, tuvo un crecimiento exponencial. Hoy en día ese sector representa entre el 45 y el 50% de las exportaciones de Argentina”.
“Con el correr de tiempo, los argentinos nos fuimos llenando de nuevas regulaciones, algunas con buena intención de proteger al consumidor, a los trabajadores, a las empresas; pero sin resultados positivos”.