Srpitz, spritz, spritz. Irse de copas siempre es cool. Pero en Venecia todo se transforma…

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Irse de copas siempre es cool. Pero en Venecia todo se transforma…

Cuando el 1300 terminaba, el duque Enrico Dandolo se encaprichó: quería un palacio más lujoso que todos los existentes hasta entonces. Venecia sumó así un nuevo lujo y el lugar La llevó su nombre a pasos de la Piazza San Marco, mirando al gran canal.

El boca a boca fue tan efectivo que no hubo figura pública que no pasara por sus salones. Al caer la República de Venecia en 1797 el lugar fue “loteado”, hasta que para comienzos del siglo XIX Giuseppe Dal Niel, conocido como “Danieli” fundó allí el “Albergo Reale”, que se convirtió, más tarde el “el Danieli”.
Entre sus visitantes han figurado desde el Rey Guillermo de Prusia hasta Charles Dickens, desde Honoré de Balzac hasta Greta Garbo, desde Marcel Proust hasta Charles Chaplin.

Y alojarse no ha sido el único gran lujo. El bar del Danieli es un clásico.
Roberto Naccari ha trabajado en él desde 1984.

Aunque recorrió mundo y vivió varias experiencias en Londres, Nueva York y Miami, siente que su maduración como barman fue en Venecia.
El tiempo puede haber sido mucho detrás de esa barra, pero para Naccari “cada día es un desafío, uno siempre debe dar el máximo, estar disponible y hacer que los clientes se sientan cómodos”.
Consultado sobre la forma en que se compone la carta de tragos, asegura que la definiría como “clásica, pero en constante innovación a partir de las diferentes recetas inventadas por nuestros barmans”.
“El Danieli es central en Venecia -dice- un museo en el centro de la ciudad donde los clientes son mimados”
En cuanto a qué cuestiones suelen seducir los paladares de los concurrentes, Naccari indica que siempre un buen consejo es bien recibido. Los viajeros asiáticos si se sientan en el bar con paladares curiosos y les agrada probar todo: Direi Bellini, Cosmopolitan, Spritz, martini, gin tonic…
El cóctel de autor del bar del Danieli es el Góndola, realizado esencialmente con ingredientes provistos por la región del Véneto. Se prepara con vodka, aperol, gotas de morlacco, cherry y rociado con prosecco
Consultado por la causa que le parece que invitaría a cualquier visitante de Venecia a pasar por su barra, sostiene que “como en todo el hotel, también en el bar hay excelente profesionalismo, una de las lista más amplia de bebidas de la ciudad y que, además, no suele encontrarse tal variedad en otros sitios, de modo que nuestro espacio es una cita obligatoria para vivir el espíritu del ambiente y también del sabor”.
Invitado a sugerir qué es aquello que no debería dejar de probarse de paso por la barra el Danieli asegura que “no puede faltar el absolutamente tradicional Bellini hecho con durazno fresco en temporada. Y, claro… Spritz, spritz, spritz”.

error: Te queremos :-)