teatro

Teatros Públicos: Licitan instalación de locales de gastronomía.

Teatros Públicos: Licitan instalación de locales de gastronomía.

Larreta, un garca de verdad. Ya no sabe que vender y entregar a los privados. Un ejemplo de su pésima gestión económica, aumenta impuestos, hace veredas donde hay veredas y la instalación de locales de gastronomía en Teatros Públicos es un paso más del por qué no puede ser nunca Presidente un garca de tamaña dimensión. La política cultural de Larreta y sus amigos una de las peores del mundo. Solo negocios para sus amiges.

El Sivori: De Museo a Supermercado autoservicio. Ya es patética la gestión cultural pero con el bar, la cultura queda relegada.

El Gobierno porteño abrió licitaciones públicas para la concesión del uso de espacios dentro del Teatro General San Martín y de los museos Eduardo Sívori, Isaac Fernández Blanco y Cornelio Saavedra para la instalación de locales de gastronomía, que incluyen la comercialización de comidas, minutas, pastelería, cafés y bebidas en general y que prevén el pago de un canon mensual que va de los $36 mil a los $146 mil.

A Larreta la Cultura nunca le gustó ni un poco. Teatros Públicos: Licitan instalación de locales de gastronomía.

Los llamados a licitación fueron publicados en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires entre el 3 y el 18 de noviembre y, de manera coincidente en los cuatro casos, se establece un plazo de cinco años para los permisos de explotación de las áreas que se encuentran ubicadas en el interior del teatro situado sobre la avenida Corrientes al 1500 y de los restantes tres museos de los barrios de Palermo, Retiro y Saavedra.

Teatros Públicos: Licitan instalación de locales de gastronomía.

Las resoluciones llevan la firma del director general de Concesiones y Permisos del Ejecutivo, Fernando Cafasso, no obstante están impulsadas por el Ministerio de Cultura porteño.

Teatros Públicos: Licitan instalación de locales de gastronomía. Horacio Larreta es una persona peligrosa para la identidad cultural de los Porteños.

Tras la difusión, comuneros del Frente de Todos de la Comuna 12, donde está el Museo Saavedra, expresaron su rechazo al entender que «atenta contra la identidad cultural y el patrimonio histórico»; al tiempo que legisladores del bloque opositor presentaron un pedido de informes al Ejecutivo sobre los diversos aspectos técnicos, jurídicos-legales y administrativos del llamado a licitación.

Según informaron  fuentes del Ministerio de Cultura, existen ya en la Ciudad sitios gastronómicos en museos, como en el de Arte Español Enrique Larreta o el de Arte Moderno, en San Telmo, donde «hay un bar con ventanales a la avenida San Juan que invitan a la gente a pasar y ayuda a crear nuevos públicos».

«Hay espacios así en museos públicos y privados, del Gobierno de la Ciudad y Nación y el caso de la licitación del Museo Sívori es una renovación», precisaron.

Las licitaciones en cuestión

En tanto, la primera licitación en el Teatro General San Martín apunta a la continuidad del «Café del Teatro» en unos 136 metros cuadrados de la planta baja del espacio cultural, el cual cerró por la pandemia.

Allí, se determinó la explotación para los servicios gastronómicos como «venta de comidas ligeras, de productos panificados y de pastelería, y de café y bebidas».

En este caso, la tasación del canon base fue fijada en $66 mil, en tanto que contiene una actualización del monto cada seis meses, según se desprende del pliego de bases y condiciones particulares que rige para el procedimiento de licitación del espacio situado en un inmueble del dominio del Estado porteño.

En el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, situado en Avenida Infanta Isabel 555, la oferta para «el otorgamiento de la concesión de uso y explotación de carácter oneroso de determinados espacios en el interior del inmueble» tiene un canon base de $146 mil para los servicios de «cafetería, repostería, sándwiches, comidas ligeras, minutas, bebidas en general».

El tercer llamado, con un canon de $36.500 refiere a un espacio en el patio del Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco, emplazado en Suipacha 1422, cuya edificio integra el listado de edificios de patrimonio histórico con catalogación singular y nivel de protección integral.

La catalogación tiene relevancia dado que implica que cualquier «intervención edilicia» que se proyecte debe contar con la autorización previa de la Dirección General de Interpretación Urbanística de la Ciudad.

En ese marco, el pliego de concesión habilita la instalación de un «bloque edilicio desmontable de 36 metros cuadrados de superficie cubierta en uno de los patios del museo. Así mismo contará con un núcleo sanitario existente a remodelar de 6 metro cuadrado ubicado en el exterior del bloque a instalar y de uso exclusivo del concesionario, y de 144 metros cuadrados de superficie descubierta para la ubicación de mesas y sillas».

«El nuevo bloque cubierto deberá ser realizado en construcción en seco, de fácil desmonte, sin perjuicio de los espacios existentes del patio donde se ubicará. Tanto la morfología, terminación y materiales del nuevo espacio a concesionar deberá ser consensuado», agrega.

Por último, el 18 de este mes fue publicada la convocatoria en el Boletín Oficial para la explotación de un espacio de la Biblioteca del Museo Histórico de Buenos Aires Cornelio Saavedra, ubicada en la manzana delimitada por las avenidas Crisólogo Larralde y General Paz y la calle Aizpurúa; y la cual también cuenta con un nivel de protección similar al edificio del Fernández Blanco.

Dentro de las especificaciones técnicas, se incluyó una obra que implica la demolición de tres paredes, lo que generó la preocupación de vecinos y referentes comunales del Frente de Todos, que elevaron una nota en la cual se exigió la suspensión del proceso dado que afectará el patrimonio histórico del lugar.

No obstante, en este caso, los servicios autorizados son «cafetería, repostería, sándwiches, fast food, comidas ligeras, minutas y bebidas en general» y dispone un canon mensual de $42 mil.

Árboles Prohibidos de la Ciudad de Buenos Aires

Nispero

El Moral, Árbol de Moras

Naranjo Amargo