Palermo Online Noticias IMAGEN

TUDO MAL: Brasil y su protesta incontrolable. Los Argentinos entre la zanahoria y vivir de arriba con «planes descansar»

Dilma Rousseff está perdida y atontada en su propio laberinto. En Argentina los planes no estudiar y no trabajar, son el éxito del Gobierno de Cristina Kirchner, un pueblo burro con planes descansar da resultados garantidos 100%.
Los servicios secretos brasileños comienzan a vigilar las redes sociales
Las protestas masivas alcanzan a 80 ciudades, entre ellas São Paulo y Río de Janeiro

Paz de burros Argentinos y sin protestas. Planes no estudiar y no trabajar, son el éxito del Gobierno de Cristina Kirchner , un pueblo burro con planes descansar da resultados garantidos 100%.

Una de las quejas de la gente es que mientras las calles se llenan de cientos de miles de ciudadanos pidiendo mejoras en los servicios públicos, los políticos, tanto del gobierno como de la oposición, dan la impresión de haberse escondido. “Aparecen sólo para pedir votos. Ahora son invisibles”, decía una pancarta en Río.

El año próximo habrá elecciones presidenciales y para elegir gobernadores, senadores y diputados. El temor ahora es que si las manifestaciones se alargan hasta entonces, les va a ser muy difícil a los candidatos, desde a la presidenta hasta los demás, aparecer pidiendo votos.
Mientras tanto, los ciudadanos de a pie se sienten honrados de que en el exterior, por primera vez se hable de los brasileños «no por el fútbol sino porque quieren mejores transportes, hospitales y escuelas».

Tras la explosión de la crisis no anunciada ni esperada, tanto la presidenta como el Congreso y el Partido de los Trabajadores (PT) tuvieron que improvisar una estrategia para saber cómo actuar. La mandataria tomó el avión y fue a consultar a su antecesor y pupilo el expresidente Lula da Silva, el cual, a su vez, se reunió con representantes de cuatro sindicatos.

El Partido de los Trabajadores, sorprendido con el resucitar de un movimiento popular por primera vez no controlado por él ni por los movimientos sociales de izquierdas, en un primer momento, al igual que Rousseff, apoyó las protestas como legítimas, pero organizaron una manifestación paralela en São Paulo en apoyo a la presidenta, a pocos metros del lugar de la concentración de la protesta.

En la última manifestación de Brasilia, el Gobierno y el Congreso se vieron sorprendidos y no llegaron a prever la posibilidad de que los manifestantes pudieran llegar a ocupar el Congreso, como ocurrió en parte. Este jueves, ante la anunciada manifestación en Brasilia, que ha añadido a sus reivindicaciones la retirada del proyecto de ley que intenta despojar a la Fiscalía el poder de investigación para dejarlo en manos de la policía, todos los edificios oficiales en la capital federal, como el Palacio del Planalto y el Congreso, han sido reforzados.

La primera víctima fue un joven que murió atropellado
Una mujer barrendera que inhaló gas lacrimógeno lanzado por la policía en la ciudad de Belén murió de un paro cardíaco y se convirtió en la segunda víctima mortal durante las protestas sociales en Brasil, informaron fuentes oficiales.

Cleonice Vieira de Moraes, de 54 años y empleada de la compañía de limpieza pública de Belén, fue hospitalizada la noche del jueves al sentirse mal por haber inhalado gases lacrimógenos lanzados por la policía para dispersar a los manifestantes concentrados en la capital del estado de Pará.

La funcionaria, que padecía hipertensión, murió en la mañana de hoy por las complicaciones derivadas de dos paradas cardíacas, informó el secretario municipal de Saneamiento de Belén, Luiz Otavio Mota, en una rueda de prensa.

El Movimiento Pase Libre, que lidera las protestas que sacuden a Brasil desde la semana pasada y que este jueves movilizaron a más de un millón de personas en 80 ciudades, anunció este viernes que suspenderá las manifestaciones para evaluar la situación ante la infiltración de grupos con otros intereses.

Los dirigentes del movimiento, nacido en las universidades y que defiende el transporte público gratuito, anunciaron que por ahora no convocarán a nuevas manifestaciones por lo menos en Sao Paulo para evitar que las protestas sean utilizadas para otros fines.

Según Rafael Siqueira, uno de los dirigentes del Movimiento, en las últimas manifestaciones se infiltraron «grupos conservadores» que defienden otras ideas, como la penalización del aborto y la reducción de la edad en que menores pueden ser juzgados penalmente.

«Consideramos que grupos conservadores se infiltraron en los actos para defender propuestas que no nos representan», dijo.

El militante informó de que la decisión de suspender temporalmente las protestas fue adoptada la noche del jueves tras los incidentes registrados en la manifestación que congregó a cerca de 110.000 personas en una céntrica avenida de Sao Paulo.

En la protesta se registraron enfrentamientos entre algunos de los manifestantes y militantes de partidos políticos de izquierda que insistían en levantar sus banderas durante la marcha.

Pese a que el Movimiento Pase Libre dice no representar ni ser representado por ningún partido, otras organizaciones que participan en las manifestaciones se declaran totalmente sin partido y rechazan los supuestos intentos de formaciones de izquierda de asumir el mando en las manifestaciones.

Los manifestantes que agredieron a los militantes de partidos de izquierda, algunos armados con navajas, se identificaron como «nacionalistas» contrarios a cualquier partido político.

«La suspensión de nuevos actos no tiene nada que ver con la participación de los partidos. Vamos a analizar y hacer una reflexión profunda con nuestros aliados en la lucha contra el aumento de los pasajes para decidir qué vamos a hacer», afirmó.

«Mucha gente de derecha, con pautas con las que no estamos de acuerdo, se está aprovechando de las manifestaciones», agregó.

Pese a que la manifestación de anoche en Sao Paulo se desarrolló en forma parcialmente pacífica, en algunas otras ciudades se registraron graves conflictos, como el intento de invasión de la sede de la Cancillería y de la Alcaldía de Río de Janeiro, donde jugó España ante Tahití en la segunda jornada de la Copa de las Confederaciones, por la acción de pequeños grupos de vándalos que también se infiltraron en las protestas.

El secretario general de la Presidencia brasileña, Gilberto Carvalho, admitió este viernes que las manifestaciones que sacuden a Brasil desde la semana pasada pueden comprometer la visita que realizará el próximo mes el papa Francisco al país para participar en la Jornada Mundial de la Juventud.

El ministro manifestó su preocupación en una reunión con funcionarios que estaba cerrada para la prensa, aunque sus palabras fueron captadas por cámaras de televisión autorizadas a realizar imágenes.

«Tenemos una serie de complicaciones y preocupaciones. Lo que está ocurriendo (las manifestaciones) puede verse reflejado en la Jornada (Mundial de la Juventud)», afirmó Carvalho, que tiene estatus de ministro, según una transcripción de sus palabras divulgada por diferentes redes de televisión.