Turismo: Aroma Romano, aire de campo

Por Flavia Tomaello, flaviatomaello.blog, instagram @flavia.tomaello

La Villa Salviatino, en la zona de Maiano, en la empinada ladera al sur de Fiesole, es una villa toscana con vistas a Florencia.

Una modesta casa de campo del siglo XIV, ubicada entre laderas icon viñas y olivos. Aunque muchos estudios y rastros indican que la estructura original construida en este sitio fue una fortaleza romana, los primeros documentos registrados se remontan al siglo XIV cuando la villa perteneció por primera vez a la familia Baldesi, seguida por los Bardis. A lo largo de los años, fue restaurada por algunas de las familias de élite de Florencia, incluidos los Tegliaccis de Siena.
Así, entonces, la casa y su viña fue comprada en 1427 por la familia Bardi, banqueros de Florencia, quienes la reconstruyeron de una manera tan palaciega que cuando posteriormente fue vendida a Nicola Tegliacci en 1447, el nuevo propietario lo llamó {alazzo) dei Tegliacci. En el siglo XVI pasó a manos de Alamanno Salviati, quien lo decoraría suntuosamente con frescos; así ganó su nombre de Villa Il Salviatino, para distinguirla de la gran Villa Salviati “le Selve”, cerca de Lastra, al oeste.
A fines del siglo XIX, Il Salviatino estaba bajo la propiedad del funcionario estadounidense Phelps Thomas, quien contrató al artista Augusto Bruschi para realizar algunas obras decorativas, incluido el hermoso fresco que aún se puede admirar en lo que ahora se llama, en su honor, La Suite Affresco.
En 1911, la villa fue adquirida por Ugo Ojetti, un apasionado poeta, periodista y crítico de arte, a quien le encantaba pasar sus días leyendo, escribiendo poesía y admirando las impresionantes vistas de Florencia desde lo que hoy es la Habitación 8. El Sr. Ojetti era responsable de añadido de las Greenhouse Suites, así como la magnífica biblioteca que, en ese momento, era una de las salas culturales más famosas a las que asistían regularmente celebridades de sus campos, como Salvador Dalí y Gabriele D’Annunzio.
Después de la muerte de Ojetti, la villa pasó a sus herederos y luego, durante los años 70 y 80, se convirtió en la sede de la Universidad de Stanford en Italia. Albergó aulas, restaurantes y alojamiento para estudiantes. Tras la partida de Stanford, la villa fue abandonada durante casi 20 años y, después de una enorme renovación que la devolvió a su esplendor del siglo XIX, se inauguró oficialmente como hotel en 2010.
A finales de 2016, Il Salviatino quedó bajo la propiedad de Alessandra Rovati Vitali, fundadora y directora de arte de Tearose. Emprendedora, artista brillante, diseñadora innovadora e inspiradora de tendencias, quien está incorporando una estilo de marca distintiva basada en el estilo italiano y el gusto internacional.

Había una vez…

… entre las colinas de la Toscana en una villa del siglo XV restaurada a mano, a solo 15 minutos del centro de la ciudad de Florencia se encuentra la majestuosa villa Il Salviatino. Con frescos originales, exuberantes jardines orgánicos y una amplia y acogedora terraza con hermosas vistas de Florencia y su famoso Duomo.
En ella se pueden percibir la clase tradicional de la Toscana italiana y el lujo relajado de quienes viven allí. Il Salviatino, desde la caza de trufas en los terrenos de la propiedad hasta las visitas privadas a las bodegas y las cenas toscanas de estilo familiar, pone al alcance de la mano una lujosa y auténtica escapada italiana y a la vera de la vibrante ciudad de Florencia.
La villa principal y los jardines de Il Salviatino albergan 44 habitaciones y suites decoradas de forma individual. Cada habitación está equipada con una elegante combinación de artesanía local y tecnologías modernas
Alessandra Rovati Vitali, fundadora y directora de arte de Tearose, es una emprendedora, artista brillante, diseñadora innovadora y creadora de tendencias y estilos. Tearose es conocida por ofrecer una senda a través del estilo italiano apelando de elementos tradicionales y contemporáneos que combinan a la perfección la simplicidad y la magnificencia.
La villa está rodeada por cinco hectáreas de parque privado. Increíbles arcos de madera se presentan a cada lado del jardín con caprichosas plantas trepadoras que se arrastran por sus robustas columnas, proporcionando la sombra perfecta para sentarse y disfrutar del hermoso paisaje al aire libre. Durante el verano, se invita a la degustacion del “Giardino Del Gusto”, un evento de aperitivo semanal que ofrece música en vivo que se disfruta mejor con una sabia elección de vino, champán o cócteles.
La biblioteca con paneles de madera está espectacularmente adornada con cómodos sofás de cuero y el resplandor suave y luminoso de los candelabros de plata. Los huéspedes pueden tomarse un descanso de las calles de Florencia y disfrutar de una copa de vino y un buen libro de una colección ecléctica de novelas clásicas encuadernadas en cuero.
Recorrer las raíces de la gastronomía toscana con especialidades locales cuidadosamente elaboradas por el chef ejecutivo Stefano Santo es otra de las tentaciones. La comida en “La Cucina” es simple, sabrosa y elegantemente presentada.
Acaba de inaugurarse un nuevo huerto orgánico de vegetales, frutas y hierbas en el histórico del parque, que permite ofrecer menús inspirados en las estaciones y una experiencia verdaderamente toscana de jardín a mesa, porque como cualquier respetable casa italiana dice, el corazón, está en la cocina.

error: Te queremos :-)