Turismo: Cacique Valentín Shaihueque, último señor de la región de “Las Manzanas”

Las autoridades de Parques Nacionales, quisieron recodar con esta designación (1936) al cacique Valentín Shaihueque, último señor de la región de “Las Manzanas” y tan vinculado a la gesta de Francisco P. Moreno (ver MORENO). No hay coincidencia entre los autores que han tratado la etimología (de este nombre. “Saiweke” lo escribe Lehmann Nitsche, “Chaihueque”, Félix San Martín quien lo traduce como padre o dueño de ovejas; “Sayewecke”, Tomás Harrington quien lo interpreta como “lanar florecido” y finalmente para Gregorio Alvarez tiene los siguientes significados, “Jabalí nuevo o Joven”, “grito del carnero de la tierra” y “nuevo jefe de los flecheros”.

CACIQUE SHAIHUEQUE EL VERDADERO “GOBERNADOR DE LAS MANZANAS
SHAIHUEQUE (Cerro de 2193 mts. de altura, s. el n. de] mar al N. de las nacientes del arroyo Pedregoso; lat. 40 53′ S. ; Long. 71 23′ O

Para conocer detalles de su fisonomía, carácter y modo de vida de este famoso cacique contamos, afortunadamente, con el testimonio de quienes lo trataron, entre los que se cuentan distinguidos viajeros que se alojaron en su toldería, George Chaworth Musters en 1870, el Sargento Mayor Mariano Bejarano en 1872 y Francisco P. Moreno en 1876 y 1880.

En los siguientes términos Leer más

https://peakery.com/cerro-sayhueque-argentina/

http://www.clubandino.org/travesia-cerros-pelado-pepilenguen-y-saihueque/

Bariloche es una de las ciudades más pobladas de la Provincia de Río Negro, y uno de los centros turísticos más importantes de la Argentina.

Cuenta con infraestructura y equipamiento acorde con su importancia de CIUDAD TURISTICA,

destacando el servicio de hotelería que va desde construcciones típicas a modernos establecimientos.

Muy cerca de la ciudad, los cerros Otto, Catedral, Campanario, López y Chal-Huaco se ofrecen a los amantes del montañismo para la práctica de diversos deportes, especialmente el esquí y todas sus variantes.

Bariloche puede ser visitada en sus cuatro estaciones, ya que cada una de ellas posee su particularidad y atractivo.

HISTORIAS Y LEYENDAS

Durante la primera mitad del siglo XVI llega a oídos del Capitán don Francisco de César rumores sobre la existencia de una fabulosa ciudad construída de oro y piedras preciosas a orillas de un gran lago, en tierras al sur del continente americano.

EEstos rumores bastaron al conquistador para lanzarse en su búsqueda. Aunque vanos fueron sus esfuerzos, su epopeya generó tantas y tan variadas versiones que aquellos rumores se transformaron en leyenda, y la supuesta ciudad fue llamada desde entonces: “La Ciudad de los Césares”.

El territorio de los grandes lagos fué habitado por diversos grupos indígenas; éstos eran los Pehuelches, Puelches, Poyas y Vuriloches. Hubo muchos intentos de incorporarlos a la civilización a través de las misiones jesuíticas que se establecieron entre los años 1670 y1720. El primero de los misioneros en llegar fue el padre N. Mascardi, y luego continuaron su obra evangelizadora los padres Guillelmo, Elguea y Laguna.

CAMPAÑA DEL DESIERTO

Durante más de un siglo no se tuvieron noticias de la zona, hasta que en 1860 son emprendidas expediciones de reconocimiento por parte de Cox, desde Chile y Perito Moreno desde Argentina quien llegó al río Limay en 1876.

Con la llegada de las expediciones militares de los Generales Roca y Villegas (contra el cacique Pincén) se logra pacificar la región, y de este modo atraer a futuros pobladores.

FUNDACION DE LA CIUDAD DE SAN CARLOS DE BARILOCHE

Carlos Wiederhold construyó la primera casa en 1895. El 3 de mayo de 1902 el Gobierno del área territorial Rio Negro le da carácter oficial a la fundación de hecho, reservando por decreto una superficie de 400 Has. dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, para el asentamiento de “el pueblo de San Carlos de Bariloche”.

Este nombre fue adoptado definitivamente por decreto el 26-7-1927.

LLEGADA DEL TURISMO

Con Aarón Anchorena como ideólogo de las excursiones, llegan los primeros viajeros a fines del verano de 1902.

A partir de 1924, después de un largo viaje en tren desde Bs. As. a Neuquén, y desde allí en automóvil hasta Bariloche, llegan importantes contingentes de turistas. Más adelante se logró la ampliación de la red ferroviaria; y una década después Bariloche recibía el primer ferrocarril, y el progreso fue un hecho.

error: Te queremos :-)