libreria biblioteca news 1

Un grupo de piratas informáticos atacó la Biblioteca Británica y extorsiona a los usuarios

La Biblioteca Nacional del Reino Unido fue atacada por un grupo de piratas informáticos, según informó la reputada institución en un comunicado, con efectos «profundos y extensos» que, desde octubre, impiden la reapertura de las actividades electrónicas, las prestaciones habituales y la protección del contenido de algunas bases de datos.

«Los efectos han sido profundos y extensos. La biblioteca continúa siendo escena del crimen», aceptó el director ejecutivo de la Biblioteca, sir Roly Keating, durante la conferencia de prensa que ofreció para informar los detalles del ataque que se consumó el 28 de octubre.

El ransomware Rhysida, el software utilizado para el ataque que hace referencia a una especie de ciempiés que habita en África y en el sureste asiático y que se supone que fue creado en Rusia, generó caos en la administración de la institución porque se perdió el dominio sobre todo su archivo electrónico.

Por eso, en las últimas horas, la Biblioteca envió un correo a todos los usuarios de su base de datos en el que explica algunas medidas de autoprotección para evitar que los efectos del ciberataque se multipliquen.

La primera amenaza de los piratas electrónicos, que pidieron un rescate de más de medio millón de euros, fue que estaban dispuestos a dejar en la llamada «deep web» los 573 gigabytes de datos que se almacenaban en los ficheros de la institución.

En esos archivos figuran unos 490.000 ficheros de la biblioteca con información «exclusiva, única e impresionante», según un texto breve con el que los autores del robo amenazaron a las autoridades.

«Los responsables de este ataque cibernético van en contra de todo lo que representan las bibliotecas: apertura, empoderamiento y acceso al conocimiento», concluyó sir Roly Keating sobre cómo el ataque también es una suerte de ofensa a todo lo que la institución representa.

La Biblioteca más importante del Reino Unido custodia colecciones históricas y contemporáneas y cuida un patrimonio de más de 170 millones de documentos, la mayoría de libre acceso a académicos e investigadores.