noticias news 2 1

Un rey, presidentes, cancilleres y embajadores saludaron el comienzo de la era Milei

El presidente Javier Milei recibió hoy el saludo de las delegaciones extranjeras que llegaron hasta Buenos Aires para participar de la ceremonia de asunción, entre ellos el rey de España, Felipe VI; el jefe de Estado ucraniano, Volodimir Zelenski y otros mandatarios europeos y latinoamericanos.

Sin contar al monarca ibérico, fueron 3 los mandatarios europeos y 4 los sudamericanos que participaron de la asunción en el Congreso y que, desde las 14.10 en el Salón Blanco de la Casa Rosada, saludaron el comienzo de un nuevo mandato en Argentina.

Antes del mediodía fueron llegando al recinto de la Cámara de Diputados, lugar en el que Milei prestó juramento y recibió los atributos de mando.

Los presidentes y el Rey de España acompañaron al flamante titular de la Casa Rosada en la explanada del Congreso y escucharon el discurso ante los miles de ciudadanos que vitoreaban en la plaza aledaña.

Allí se pudo ver un primer abrazo, diálogo y acercamiento con Zelenski, quién, por motivos de seguridad, presenció los actos revestido con un suéter de cuello cerrado a pesar de la temperatura porteña.

Después, desde las 14.10, se produjo -en el Salón Blanco de la Casa Rosada- la ceremonia de saludos a las delegaciones extranjeras.

Acompañado por la vicepresidenta Victoria Villarruel y por la designada canciller, Diana Mondino, Milei -investido con los atributos- fue estrechando manos y recibiendo abrazos de sus nuevos pares y otras figuras invitadas.

La ceremonia se dividió en varios tramos, el primero de ellos, destinado para los dignatarios de más alta jerarquía.

Durante ese proceso se volvió a dar un extenso diálogo con Zelenski, al que Milei le entregó una Menoráh, el candelabro de siete velas que se utiliza por estos días en la ceremonia judía de Janucá.

Además del líder ucraniano, posaron para la foto el Rey Felipe de Borbón, el presidente paraguayo Santiago Peña, el jefe de Estado armenio Vahagn Khachaturyan, el uruguayo Luis Lacalle Pou, el mandatario chileno Gabriel Boric Font, el ecuatoriano Daniel Novoa Azin y el hungaro Viktor Orbán.

Aunque casi no fue mostrado en la transmisión oficial, el ex presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue el siguiente en saludar al mandatario y lo hizo acompañado, entre otros, por su esposa y por su hijo, Eduardo Bolsonaro.

Sobre los visitantes, Felipe VI ha sido un asiduo concurrente a este tipo de ceremonias en Argentina y en América Latina: se pueden rastrear encuentros con todos los presidentes desde el retorno de la democracia, incluyendo una visita a la Casa de Gobierno, en 1987, para entregarle a Raúl Alfonsín una carta enviada por su padre, el hoy emérito monarca Juan Carlos de Borbón.

Además de Zelenski, quien llegó al país esta madrugada mientras su nación se mantiene en guerra con Rusia, otro de los europeos que dijo presente fue el primer ministro húngaro, Viktor Orban, quien habló de «una nueva esperanza para América Latina».

«¡Una nueva esperanza para América Latina! Felicité al presidente Javier Milei hoy por su aplastante victoria en las elecciones presidenciales en Argentina. ¡Gracias por la invitación!», escribió Orban en su cuenta oficial de X.

El mandatario de Armenia, Vahagn Jachaturián, llegó a la Argentina y ya se reunió con el presidente.

Por otra parte, ayer, el canciller del Estado de Israel, Eli Cohen, se reunió con Milei y juntos celebraron la festividad judía de Janucá, que se desarrolla durante ocho días, y en las que se encienden una vela por noche para simbolizar el milagro, la llegada de la luz en la oscuridad.

En una segunda etapa del acto en el salón blanco, se vio el saludo del enviado extraordinario del Vaticano, Alberto Ortega Martin, y de la delegación de los Estados Unidos, encabezada por Jennifer Granholm, secretaria del Departamento de Energía.

También lo saludó el ministro británico para las Américas, el Caribe y territorios de ultramar, David Rutley; mientras que la representación oficial de Brasil, fue encabezada por el canciller Mauro Vieira y acompañado por el embajador argentino en ese país, Daniel Scioli.