ferreteria negocio pyme

Ventas Minoristas con una marcada caída del 28,5%

Desafiante Comienzo de Año para las Ventas Minoristas Pyme en Buenos Aires

En el arranque de 2024, las pequeñas y medianas empresas de Buenos Aires enfrentan un panorama desafiante, con una marcada caída del 28,5% en sus ventas minoristas en comparación con el mismo período del año anterior, según la medición a precios constantes. Además, a nivel intermensual desestacionalizado, se registra un descenso del 6,4%, marcando un inicio de año caracterizado por un bajo rendimiento en el sector comercial, con escasas transacciones y una reducida afluencia de público en los locales.

A pesar de este contexto adverso, el sector textil se destaca como una excepción, experimentando un aumento del 0,9% en comparación con enero del año anterior, cuando había registrado una baja significativa del 14,4%. Este incremento se atribuye a la combinación de ofertas atractivas y a las compras realizadas en gran cantidad por turistas internacionales que recorrieron las ciudades argentinas.

En términos generales, los comercios consultados coinciden en que enero fue un mes perdido, principalmente debido a la incertidumbre económica y al pronunciado aumento de los precios, que no fue acompañado por un ajuste en los salarios. La cuidadosa selección de compras por parte del consumidor promedio, priorizando necesidades más urgentes para resguardar ingresos, ha sido una tendencia dominante.

Aunque en seis de los siete rubros relevados en diciembre se registraron caídas interanuales en sus ventas, el sector textil e indumentaria emergió como la excepción, con un aumento del 0,9%. Sin embargo, la retracción más pronunciada se observó en farmacias, con una caída del 45,8%, seguido por alimentos y bebidas con un descenso del 37,1%.

Análisis Sectorial Revela Desafíos Persistentes:

Alimentos y Bebidas:

Ventas cayeron un 37,1% en enero en comparación con el año anterior a precios constantes.
Retroceso del 13,2% en la comparación mensual.
Restricciones en la entrega de productos básicos y aumentos semanales dificultaron las ventas.
Se espera una posible recuperación en febrero tras la adaptación a los nuevos valores.

Bazar, Decoración, Textiles para el Hogar y Muebles:

Descenso del 20,5% anual en enero a precios constantes y 5,4% en el contraste mensual.
La pérdida de ingresos familiares afectó las ventas, con clientes optando por productos de bajo valor.
Expectativas de reactivación en febrero, pendientes del nuevo plan de financiación gubernamental.

Calzado y Marroquinería:

Baja del 20,8% anual a precios constantes y 7,1% contra diciembre.
Liquidaciones no lograron atraer a los clientes, con poca demanda para zapatillas deportivas.
Se espera una posible recuperación en febrero con el retorno de las actividades.

Farmacia:

Ventas se desplomaron un 45,8% anual en enero a precios constantes y 7,9% en la comparación intermensual.
Pésimo mes para las farmacias, con stock acumulado debido a la drástica caída de expendio.
Demanda centrada en medicamentos esenciales, mientras que productos de cuidado personal sufren mayor impacto.

Perfumería:

Descenso del 32,6% anual en enero a precios constantes y 7,8% en el balance intermensual.
Poca afluencia de clientes en enero, con ventas salvadas por compras de gran tamaño, especialmente en cremas y perfumes importados.
Perspectivas pesimistas sobre el rubro, ante precios inverosímiles.
Ferretería, Materiales Eléctricos y Materiales de la Construcción:

Ventas se hundieron un 31,3% anual, siempre a precios constantes, y 7,3% a nivel intermensual.
Fuerte impacto por el freno de la obra pública y construcción privada, junto con endeudamiento de la población.

Textil e Indumentaria:

Ventas subieron un 0,9% anual en enero a precios constantes, pero cayeron 2,8% mensual.
Sorprende como el único rubro en alza, con algunas compras de alto valor salvando el mes.
Ventas informales generan preocupación constante entre los comerciantes.
A pesar de la considerable demanda postergada, se espera que parte de ella pueda recuperarse durante el mes de febrero, según el Índice de Ventas Minoristas Pymes de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). El sector minorista permanece en alerta ante las condiciones económicas actuales, buscando estrategias para adaptarse y encontrar oportunidades de recuperación en el próximo trimestre.

ARREPENTIDOS Y BOLUDOS