Pasaje Voltaire de la Ciudad de Buenos Aires

Voltaire, «Los prejuicios dominan la conducta de la gente ignorante y vulgar»

La cita de Voltaire, «Los prejuicios dominan la conducta de la gente ignorante y vulgar», es una crítica poderosa a la forma en que los prejuicios pueden nublar el juicio y conducir a un comportamiento negativo.

Aquí hay algunas razones por las que los prejuicios son tan poderosos:

Simplifican el mundo: Los prejuicios nos permiten clasificar rápidamente a las personas y las cosas, lo que puede ser útil en un mundo complejo. Sin embargo, esta simplificación también puede conducir a una visión del mundo muy distorsionada.

Protegen nuestra autoestima: Los prejuicios pueden ayudarnos a sentirnos superiores a los demás, lo que puede ser una forma de proteger nuestra autoestima. Sin embargo, esto también puede conducir a la discriminación y al odio.

Se transmiten de generación en generación: Los prejuicios se aprenden a menudo de nuestros padres, maestros y otras figuras de autoridad. Esto significa que pueden ser muy difíciles de superar, incluso si somos conscientes de ellos.

¿Qué podemos hacer para combatir los prejuicios?

Ser conscientes de nuestros propios prejuicios: Todos tenemos prejuicios, pero es importante ser conscientes de ellos. Podemos hacerlo prestando atención a nuestros pensamientos y sentimientos sobre diferentes grupos de personas.

Educarnos sobre diferentes culturas y grupos: Cuanto más sepamos sobre diferentes culturas y grupos, menos probable es que tengamos prejuicios contra ellos.

Hablar en contra de los prejuicios: Cuando vemos a alguien siendo discriminado o tratado injustamente por sus creencias, es importante que hablemos.

Eliminar los prejuicios por completo puede ser un objetivo difícil, pero todos podemos hacer nuestra parte para reducir su impacto en nuestras vidas y en el mundo.