Diosa Hechisera

Circe la Diosa Hechisera | Ejemplos de ser diosas: Tini, Natti Natasha, María Becerra

Circe la diosa Hechisera | Ejemplos de ser diosas: Tini, Natti Natasha, María Becerra

Otras diosas del Olimpo

Ava Gardner (EE.UU. 1922-1990)
Audrey Hepburn (Bélgica 1929-1993)
Marilyn Monroe (1926- 1962)

Grace Kelly (EE.UU. 1929-1982)
Vivien Leigh (India 1913-1967)
Elizabeth Taylor (1932-2011)
Deborah Kerr (Reino Unido 1921-2007)

Raquel Welch (EE.UU. 1940-)
Madonna Louise Ciccone (1958-)
Cate Blanchett (Australia 1969-)
Cameron Diaz (EE.UU. 1972-)
Ashley Judd (EE.UU. 1968-)
Sophia Loren (1934-)

¿Cómo ser una diosa fácil y rápido?

6 tips que disparará tu autoconfianza y te harán sentir una diosa

Para empezar, ¡deja de compararte! Olvídate de las modelos que ves en la televisión o en las revistas. Cambia tu vestuario. Si estás aburrida de usar siempre lo mismo, ¡compra ropa nueva!, ¡Mímate!, Cambia el estilo de tu pelo, Haz ejercicio, Come sano y ahora estudiemos un poco qué es eso de ser diosa en serio. Circe es un popular personaje de la mitología griega, famosa por su papel en La Odisea de Homero y la leyenda de Jason y los Argonautas. Hija de Helios, el sol, y Perseis, una oceánide, Circe era una hechicera que convierte en animales.

Circe es un popular personaje de la mitología griega

Circe es un popular personaje de la mitología griega, famoso por su papel en La Odisea de Homero y la leyenda de Jason y los Argonautas. Hija de Helios, el sol, y Perseis, una oceánide, Circe era una hechicera que convierte en animales a quienes la defendían con pociones mágicas.

Circe vivía en la isla de Eea. Según Homero, su residencia estaba formada por una mansión de piedra en medio de un bosque, rodeada de animales salvajes, como leones y lobos, que no eran más que sus víctimas transformadas, por lo tanto, no eran peligrosos.

Cuando Ulises arribó a la isla de Eea, envió a algunos de sus hombres a recorrer la isla. Estos fueron recibidos por Circe, quien los invitó a un banquete, pero la comida estaba envenenada con una de sus pociones y los marineros se convirtieron en cerdos.

El suspicaz Euríloco fue el único que advirtió el peligro y logró escapar y avisar a Ulises lo que había ocurrido.

(En la mitología griega, Euríloco es uno de los compañeros de Ulises; también es cuñado del rey de Ítaca por estar casado con su hermana menor: Ctímene.

En la Odisea es un lugarteniente de Ulises durante el viaje de regreso a Ítaca tras la guerra de Troya. Euríloco es retratado constantemente como un personaje sin valor, presto a la sedición e inconstante. Tras atravesar el estrecho entre los monstruos Escila y Caribdis, es Euríloco el que reprocha a Ulises que intentara impedirles el descanso en la isla de Helios, a pesar de conocer el vaticinio que les recomendaba evitarla para impedir el desastre.  Posteriormente también es él quien aconseja sacrificar las reses del Sol, con funesto resultado.)

El héroe fue a rescatar a su tripulación, pero antes se topó con Hermes, el dios mensajero, quien le aconsejó que recogiese algunas hierbas para protegerse de Circe. Y eso hizo. Cuando la hechicera le ofreció algo de beber, Ulises agregó las hierbas al brebaje y el hechizo de Circe no tuvo efecto en él, por lo que luego la obligó a regresar a sus hombres a sus formas humanas.

TIP: En la mitología griega, Hermes  es el dios olímpico mensajero, de las fronteras y los viajeros que las cruzan, del ingenio y del comercio en general, de la astucia, de los ladrones y los mentirosos, y el que guía las almas en el inframundo, el Hades.

La leyenda también dice que, irónicamente, la hechicera Circe no pudo contra los encantos de Ulises y se enamoró de él. De hecho, según Hesiodo tuvieron tres hijos: Agrio, Latino y Telégono, quien gobernó a los etruscos.

En la leyenda de Jason y los Argonautas, Circe purifica por la muerte de Apsirto. También transformó a Escila en un monstruo que era mujer en su mitad superior, mientras que en la parte inferior surgían horribles perros que devoraban todo.

Circe vivía en la isla Aeaea

Circe vivía en la isla Aeaea, cerca de Italia. Su padre era el dios sol Helios y su madre la ninfa del mar Perse. Rodeando su palacio había animales salvajes que eran mansos, ya que en realidad eran humanos embrujados. Circe es ampliamente conocida por la Odisea de Homero, donde interpreta un papel principal en una de las aventuras más importantes de Odiseo. Era inmortal y vivía en una isla en algún lugar del océano distante, donde vivía sola con sus sirvientes encantados, los leones, lobos y otros animales domesticados. Todos estos eran en realidad hombres que ella había transformado con su magia.

Cuando Odiseo y sus compañeros llegaron a la isla de Circe, la bruja los saludó amablemente, pero la comida que les servía estaba regada con una droga que los hacía dormir. Entonces, cuando la droga actuó, ella los tocó con su varita mágica y todos se transformaron en cerdos; todos excepto Odiseo. Hubiera corrido la misma suerte, si no hubiera conocido primero al dios Hermes, quien le había dado a tragar una hierba como el lirio, que lo protegía del hechizo de Circe.

Debido a que Odiseo se resistió a Circe, ella lo reconoció como el héroe que habían profetizado que algún día llegaría a su isla. Así transformó a sus compañeros de nuevo en personas, pero más jóvenes y hermosas que antes y se convirtió en amiga y amante de Odiseo.

Los hombres se quedaron en la isla de Kirki durante un año. Les dijo que visitaran la tierra de los muertos, donde Odiseo bajó al Hades para recibir un oráculo del vidente Tiresias. Cuando regresaron, le pidieron instrucciones a Circe para regresar a Ítaca.

Ella les advirtió que enfrentarían muchos peligros en su viaje. Específicamente, les dijo que no molestaran a las vacas de Helios (Dios del Sol), que estaban en la isla de Thrinakia. Al final, Odiseo fue el único decidido a seguir este consejo, por lo que fue el único miembro de la tripulación que completó el viaje de regreso. Circe también participa en la leyenda con Jason y los Argonautas.

Según Apolonio de Rodas, cuando Argo llegó a la isla de Circe, ungió a Jasón y a Medea con sangre de cerdo para expiar la incautación del vellocino de oro. Medea y Circe estaban emparentadas y descendían del dios Helios. Las hijas y nietas del Sol eran generalmente mujeres peligrosas. Uno de ellos fue Pasifae, la madre del Minotauro.

En una versión más nueva del mito de Circe, Odiseo tuvo con ella un hijo, Telégono, quien cuando creció buscó a su padre. Llegó a Ítaca y sin saber dónde estaba asaltó la isla. Odiseo corrió para repelerlo y en la batalla que siguió, Telégono lo mató, sin saber que era su padre.

Esto cumplió una profecía de que la muerte de Odiseo vendría del mar. Telégono luego se casó con Penélope. Los dos junto con su medio hermano Telémaco viajaron a la isla de Kirki, donde Telémaco se casó con ella. Luego otorgó la inmortalidad a los tres.

La isla de Eea

En la mitología griega, Circe (Κίρκη / Kírkē) es una hechicera que habita en la isla de Eea.

En la mitología griega, Eea (griego antiguo: Αἰαία, /aɪ.aí.aː/) es una isla del Mar Mediterráneo donde vivía la maga Circe, con la que Odiseo convivió un año, como narra la Odisea.

En la leyenda del viaje de los argonautas, estos llegaron en su viaje de vuelta a la isla de Eea, en la que fueron purificados por Circe del asesinato de Apsirto. Esta isla ha sido identificada por Estrabón con el actual cabo o monte Circeo, en Italia. Sin embargo, el ¨Circeo¨ es sólo un cabo que, por estar en medio de unas marismas, recordaba una isla; se ha sugerido que en la antigüedad tal vez estuviera separado del continente por un istmo.

En memoria de esto todavía existe una cueva llamada «de Circe», así como las ruinas del «Templo de Circe», donde se encontró una cabeza de una estatua, que se atribuye a la diosa hechicera.

Los padres de Cirse

Sus padres fueron Helios, el titán preolímpico dios del Sol, y la oceánide Perseis. Como hermanos, tuvo a Perses, Eetes y Pasífae.

Mediante el empleo de pociones mágicas Circe hacía que sus enemigos olvidaran su hogar y con una varita transformaba en animales a los que la ofendían (Odisea, Canto X, 229), y era famosa por sus conocimientos de brujería, herboristería y medicina.

En la Odisea el palacio de Circe es descrito como una mansión de piedra que se alzaba en el centro de la isla de Eea, en medio de un valle y en un claro de un denso bosque. Alrededor del palacio rondaban leones y lobos, que en realidad no eran más que las víctimas de su magia: no eran peligrosos y adulaban a todos los extraños. Circe dedicaba su tiempo a trabajar en un gran telar.

Cuando llegó a la isla de Eea, Odiseo mandó desembarcar a la mitad de la tripulación y él se quedó en las naves con el resto. Circe invitó a los marinos a un banquete, hechizó la comida con una de sus pociones y luego, cuando se hubieron atiborrado, empleó su vara o cayado mágico para transformarlos en cerdos. Solo logró escapar el ebrio Euríloco, que desde el principio sospechaba una traición, y que avisó a Odiseo y a los otros que habían permanecido en el barco.

Odiseo partió solo al rescate de sus hombres. En el camino se le cruzó Hermes que le mostró la planta moly (μῶλυ), que le serviría para protegerse del encantamiento.

Waterhouse: Circe ofreciendo la copa a Odiseo (Circe Offering the Cup to Odysseus, 1891). Galería de Arte de Oldham.

Cuando Circe no pudo convertirlo en animal, Odiseo le obligó a devolver la forma humana a sus hombres. Circe acabaría enamorándose de Odiseo y lo ayudaría en su viaje de regreso a su tierra después de que él y su tripulación pasasen un año con ella en su isla.

Circe sugirió a Odiseo dos rutas alternativas para volver a Ítaca después de bordear la isla de las sirenas: o bien dirigirse hacia las «rocas errantes» (las dos rocas Simplégades, llamadas de forma parecida en las notas de viaje del Chou Ju-kua en el siglo XIII) o pasar entre la peligrosa Escila y el remolino de Caribdis (zona normalmente identificada con el Estrecho de Mesina).

Dibujo de los años 1590, obra de A. Carracci: Hermes protege de Circe a Odiseo.

Casi al final de su Teogonía (1011f), Hesíodo cuenta que Circe tuvo tres hijos de Odiseo: Agrio (por lo demás desconocido), Latino y Telégono, quien gobernó a los tirsenos, es decir, los etruscos.

Los autores posteriores suelen nombrar como hijo de ambos únicamente al último, que, cuando alcanzó la edad adulta, fue enviado por Circe a buscar a su padre, que había regresado mucho tiempo antes a su hogar; pero al llegar, Telégono mató a Odiseo por accidente, y llevó su cuerpo de vuelta a Eea junto con la viuda, Penélope, y el hijo, Telémaco. Circe los hizo inmortales, y desposó a Telémaco; Telégono se casó con Penélope.

Dionisio de Halicarnaso cita que Xenágoras el historiador afirmaba que Odiseo y Circe tenían tres hijos: Romo, Antias y Árdeas, epónimos de las ciudades de Roma, Anzio y Ardea, respectivamente.

Se dice que Circe también purificó a los Argonautas por la muerte de Apsirto, lo que puede ser una tradición arcaica.

En historias posteriores Circe llevaba a cabo otras transformaciones. En una convirtió a Pico en pájaro carpintero por rechazarla en amores. En otra amaba a Glauco y él juró amor eterno a Escila, que fue convertida por la diosa hechicera en una criatura monstruosa con doce patas enormes, seis cabezas serpentinas y la cintura rodeada de cabezas de perro. En la Odisea, Circe avisa a Odiseo del peligro que supone para él y para sus hombres esta Escila.

Pintura de 1667, obra de Ehrenberg: Odiseo en el palacio de Circe.