Demonios del mensaje Mediático por Eduardo Sanguinetti, Filósofo y Poeta Rioplatense

Compartí :-) .

La simulación, el desparpajo, la cobardía, y el autoritarismo, son la norma de los funcionarios oficialistas y de la denominada oposición ávida que dictan y rigen en Argentina… deviene preguntarse, ante la alternativa y alteridad, en la urgencia del momento que vive este país, ¿quién de los candidatos no adhirió al modelo neoliberal excluyente y explotador menemista y de la dictadura?… sincerémonos, pues nada cambiará,.. la mentira y la farsa, reinan… y no olvidemos, que los pueblos sin memoria llegan a ser sojuzgados por mononeuronales… y que de un modo u otro son cómplices del fraude y la corrupción.

Es a través de la noticia y la opinión periodísticas cómo el hoy agigantado poder de los medios y redes, buscan incidir en la sociedad, enarbolando supuestos principios de “libertad informativa” y “veracidad” que, por lo menos en Argentina, insisten en un ejercicio de la información sin cortapisa y en la crítica, como método de “independencia” y “liberación”, ante el espectador despistado, “blanco móvil” de los medios, que se han convertido en fines.

Este tema acuciante, el de la voluntad del pueblo manipulada, opera en la construcción de una existencia en los bordes, en búsqueda aparente de una “coherencia” inexistente, basada en la ficción del simulacro del presente.

Un claro ejemplo del simulacro en acto, lo da el lema “Cambiemos”, del candidato ultraliberal, a la presidencia de la República Argentina, Mauricio Macri, que deviene en “más de los mismo”… no se avizora ningún cambio, a pesar de los degradantes discursos de periodistas mercenarios, que desde los medios, que operan para las macrocorporaciones financieras del planeta, con animosidad indisimulada de enterrar todo ideal de libertad e independencia para un pueblo, el argentino, manifiestan a viva voz, los tiempos de cambio que se vivirán, de ganar el conservador Macri.

Y me pregunto, ¿quién está detrás de este candidato?… leo en los medios conservadores, cómplices de dictaduras y funcionarios del gobierno de Carlos Menem, (aquel presidente, que privatizó Argentina), entrevistas a Juan Perez (Martín Redrado, su nombre artístico), un personaje que viene transitando en funciones en gobiernos desde el menemato, hasta el kirchnerismo, Domingo Cavallo, creo no hace falta presentarlo a este economista cordobés, al servicio de intereses de naciones lejanas, Duhalde, desde su rol paternalista, manifiesta en voz pausada: “Tenemos que hacer fuerza para ayudarla…” refiriéndose a la flamante gobernadora de la provincia de Buenos Aires, elegida en elecciones del 25 de octubre, la encantadora, María Eugenia Vidal,, Hernán Lombardi, el hoy encargado de la cultura en la Ciudad de Buenos Aires, ministro en el gobierno de Fernando De La Rua, quien lagrimeó en el helipuerto de la Casa Rosada cuando vio partir en helicóptero al ex-presidente, con rumbo incierto… y así, tantos personajes replicados hace décadas… ¿este es el cambio?

Las convicciones solo resultan creíbles cuando se fundan en una trayectoria… no ignoró jamás que el riesgo al silencio es infinitamente mayor que el riesgo de la palabra, que no debe desaparecer en su función vital de “decir algo”, a pesar de todos los obstáculos y riesgos que ello implica en este mundo, violentamente afectivo el asumir dicha función en este momento crítico, en la historia de Argentina, es de vital importancia, pues, asumo ese riesgo…

Mantener el equilibrio, en distancia y lograr cierto objetivismo, se impone, ante la desmesura triunfalista que se palpita, en el optimismo que irradian los medios esclavos y en los fans de Macri y compañía.

Los adversarios de la autodeterminación e independencia de los pueblos, han sido siempre los medios maniqueístas, conformados por informantes rentados con tendencias dogmáticas anoréxicas, que junto al aditamento de lo falaz y la ausencia de vocación periodística, articulan sus periódicos apuntalados por demasiados aliados, demasiados recorridos seguros dentro de las distintas ciudadelas del poder, sin riesgo alguno en ser excluyentes, aún en detrimento de sus fieles lectores, imbuidos de la influencia ultraliberal globalizada… creo, lectores de La República, no ignoran el nombre de los medios, la “prensa negra” a la que me refiero, en ambas márgenes del Plata, que tanto daño hacen y han hecho, en nuestras tierras.

Ha llegado la hora en que las ideas y los ideales sean puestos en práctica por quienes aún los conservamos, a favor del pluralismo, del disenso, borrando de la triste historia de la comunicación en Argentina, “la información monolítica” que tantas víctimas ha cobrado en su accionar artero y censor (me cuento entre sus víctimas), al servicio de los sicarios de la comunicación de masas en tiempos de dictaduras y democracias procedimentales, siempre a favor de las corporaciones empresariales con la anuencia de una burguesía estúpida, sin olvidar la farándula, conformada por opinólogas actrices y modelitos, devenidas en putas de ocasión, asimiladas al decir de “Tú Macri” en acto de seguir tendencia de Gene Sharp en un mundo donde pareciera ser lo que debiera. Mas la vida camina por otros senderos donde la libertad y la verdad tienen una contra-cara, con cuota de placer legítimo, un mundo donde los ángeles son ángeles y la basura sólo basura.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999