Paseo de la Infanta.

Compartí :-) .

Tuvo su momento de esplendor, su minuto trágico y sus años de decadencia, pero ahora podría renacer. Con obras del Gobierno porteño y locales comerciales autorizados por la Nación, el Paseo de la Infanta volvería a convertirse en un polo gastronómico y un centro de atracción en Palermo. Sin embargo, parte del proyecto continua despertando la queja de vecinos.

Por un lado, el Gobierno porteño  construyó la Plaza de la Shoá, un espacio para recordar el Holocausto que serve también para recuperar el espacio público del Paseo. Por otra parte, en su momento el  Gobierno nacional autorizó a una empresa privada a instalar bares, restoranes y otros locales.

El Paseo de la Infanta tuvo su apogeo en la década del 90, cuando varios bares, restoranes y boliches abrieron sus puertas en los arcos que quedan debajo del puente del ferrocarril Mitre. Allí, en la construcción que va entre Libertador y Freyre, cada fin de semana cientos de personas copaban el lugar.

Pero el 5 de febrero de 1996 ocurrió lo peor: Marcela Iglesias, una nena de seis años que caminaba por la zona, murió aplastada por una escultura  de una «casa trucha de arte» y de un escultor  de los más inútil que cayó por el viento.

A partir de ese momento, y sumada la mala situación económica de finales de los 90, el Paseo de la Infanta cayó en la decadencia. Luego, entre 2003 y 2009, hubo una traba judicial para validar un convenio entre la concesionaria de los arcos, la firma Panter, y el Estado nacional, dueño de la construcción. La concesión venció en abril de 2009 y fue renovada hasta principios de este año. Pero entonces la Nación prorrogó la autorización a Panter para la explotación comercial hasta 2020, lo que permitió que la empresa se decidiera a invertir para crear un polo gastronómico, donde, según trascendió, se instalarían locales de importantes cadenas internacionales. Años después en el 2019 nos enteramos que todo fue re trucho.

Entre todas estas idas y vueltas, los arcos quedaron abandonados , y hasta se convirtieron en refugio nocturno de indigentes. Para colmo, entre octubre de 2006 y marzo de 2007, el Gobierno porteño autorizó a seis líneas de colectivos a utilizar el espacio libre del Paseo como terminal transitoria , con la curiosa explicación que lo hacía para desalojar a una mafia que había ocupado el lugar y cobraba por estacionar autos sin autorización. Esa decisión motivó varias denuncias vecinales y hasta recursos judiciales, hasta que la Ciudad le ordenó a los colectivos mudarse a otro sector de los bosques de Palermo.



Pero la instalación del nuevo polo gastronómico tampoco está exento de polémicas. La Asociación de Amigos del Lago de Palermo y vecinos de la zona denunciaron que los arcos están dentro del Parque Tres de Febrero, que es un área de protección histórica, y que por lo tanto allí no se pueden habilitar locales comerciales sino espacios de utilidad pública.

Lo que en principio no tiene resistencia es la construcción de la Plaza de la Shoá, obra que comenzó en noviembre y debería terminar en marzo de 2012, con una inversión de $ 900.000. Según el proyecto, en el espacio entre Libertador, avenida Infanta Isabel, Freyre y el terraplén de las vías del Mitre construirán un paseo en recuerdo del Holocausto judío, que contará con 5.338 m2 de césped, 46 árboles y 790 arbustos de distintos tipos, además de monumentos, bancos, cestos y una iluminación especial. “La Plaza de la Shoá será un paseo ameno pero también de un lugar para la reflexión.

Es un espacio que debía la Ciudad para la comunidad judía. Con ella también se ganará verde en un lugar de gran circulación dentro de la Ciudad y que estuvo cerrado mucho tiempo”, aseguró el ex ministro de Espacio Público, Diego Santilli, amigo de… Ramón Lanús.

AGOSTO 2019

El Estado Nacional recuperó el ex Paseo de la Infanta, concesionado a la empresa Panter SRL desde el año 1993, según informó la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE).

En un comunicado, el ente inmobiliario estatal afirmó que «la firma lo explotaba irregularmente, con un contrato vencido y abonando una suma inferior a la determinada por el Tribunal de Tasaciones de la Nación».

El emblemático predio de 36.000 m2 de superficie, ubicado bajo el puente ferroviario entre la Avenida del Libertador y Freyre, a pocos metros de El Rosedal, tiene varios locales comerciales y hoy es un polo gastronómico de moda.

El objetivo en adelante es realizar una nueva licitación pública, transparente, abierta y competitiva de todo el predio. Cabe aclarar que la Agencia de Administración de Bienes del Estado firmó convenios con los distintos sublocatarios, que reconoce sus condiciones originales y asegura las fuentes de trabajo a lo largo del proceso licitatorio.

Por eso, con el objetivo de seguir transparentando la gestión de los inmuebles del estado nacional, y a efectos de continuar con la explotación que ya viene sucediendo, y en miras de resguardar el predio y las fuentes de trabajo, la Agencia procedió a la firma de contratos con los referidos sublocatarios, respetando el plazo y el canon que tenían originalmente con Panter SRL, lo que les permitirá continuar con la actividad que venían desarrollando hasta abril de 2020, pero será el Estado Nacional quien perciba esos ingresos. De esta forma, el Estado pasa de recibir un canon irrisorio, a un monto relativamente superior.

Había sido concesionado a la empresa Panter SRL el 26 de febrero de 1993, con un contrato con Ferrocarriles Metropolitanos Sociedad Anónima. El 29 de diciembre de 2010, la entonces Administración de Infraestructura Ferroviaria Sociedad del Estado (ADIF SE) prorrogó la explotación del predio a la mencionada firma hasta abril de 2018. Desde entonces, el contrato se encontraba vencido y la empresa seguía explotando comercialmente el lugar.

El canon locativo mensual establecido en 2010 y que la empresa Panter SRL pagó hasta abril de 2018 fue de $55.000 mensuales. A pesar de esto, la misma empresa recibía por los subalquileres a los locales que allí funcionan actualmente una suma de casi 1 millón y medio de pesos.

El comunicado del AABE señala que «al momento de renegociarlo, el Tribunal de Tasaciones de la Nación determinó que el valor del nuevo canon mensual que debía abonar la empresa era de $923.900. Sin embargo, la empresa siguió abonando un monto muy inferior e incluso con el contrato vencido, pero recibiendo como ingresos una suma de $1.405.945,94 mensuales por los 15 subcontratos que tenía».

Después de intentos infructuosos de negociaciones, intimaciones incumplidas para restituir el predio y el inicio de una demanda de desalojo, finalmente el día 14 de agosto de 2019 AABE recuperó la tenencia del predio mencionado.

NOVIEMBRE 2019

La concesión del predio de Palermo fue revocada y la explotación volvió a ser sometida a concurso. Es un paseo muy particular formado debajo de las vías del ferrocarril, con 21 arcos de ladrillos bajo los cuales se concentran bares, locales, pubs, discotecas y restaurantes. Y donde una gran calesita en la esquina se destaca en el centro del lugar. El paseo fue concesionado a la empresa Panter SRL el año 1993 y pagaba, al día de hoy, 55 mil pesos de canón, una cifra inferior a la que podía cobrar a los distintos emprendimientos por el alquiler de uno solo de locales del paseo. La concesión volverá a licitarse, con un precio pase de un millón y medio de pesos.




Se presentaron dos oferentes para adquirir la explotación del icónico circuito comercial de 36.000 m2 de superficie, ubicado bajo el puente ferroviario de la línea San Martín, entre la Avenida del Libertador y Freyre y a pocos metros de El Rosedal.

De aceptarse la mejor propuesta, el Estado pasará a recaudar casi 60 veces más en comparación a lo que se pagaba anteriormente.

Una de las empresas interesadas es Enersite Argentina SA, que en la elevación del pliego formuló una oferta de $143.400.000. El otro grupo que ofertó es Estación Rosedal, que puso a consideración el triple de ese valor, una suma de 435 millones de pesos a abonar en concepto de canon.

Estación Rosedal es una sociedad anónima que se creó el 14 de octubre. Está integrada por las empresas Broker S.A, Emprendimientos Rio SA, Arcos Grupo SA y Delmalboro SA. Fuentes de la licitación aseguraron a Infobae que entre estas compañías se encuentran empresarios que actualmente subalquilan el paseo comercial a Panter, con contrato hasta abril de 2020.

José Luis Villarreal preside Estación Rosedal. Stella Maris Solari, Roxana Rupay Gutiérrez, Yanina Danisa Pizzio, Pedro María Basombrio, y Juan Manuel Pereira aparecen como directores titulares. Como suplentes, están los nombres Alejandro Peltenburg y Pablo Peltenburg, ligados a Crobar, el boliche ubicado a pocos metros del Paseo.

La nueva licitación permitirá la concesión de uso destinada a la explotación comercial de 15 arcos por un plazo de 120 meses. La zona se convirtió en un polo comercial y gastronómico con marcas reconocidas como Williamsburg, La Mala, Komyūn, Avant Garten, Lucciano’s, Rock & Ribs y Starbucks.

El Tribunal de Tasaciones de la Nación definió como canon mínimo para la licitación unos $1.195.000 mensuales, y un total de $143.000.000 por todo el período, un piso que fue superado por los dos oferentes que se presentaron al concurso.

Las bases y condiciones del pliego tenían como plazo límite este 4 de noviembre, por lo que finalizó el proceso para que los interesados eleven sus propuestas.

EN ENERO 2020 LA SIGEN DENUNCIA QUE TODO FUE MUY TRUCHO, Ramón Lanús.

La Sindicatura General de la Nación (SIGEN) cuestionó la reciente concesión por 10 años del Paseo de la Infanta del Parque Tres de Febrero de Palermo (Comuna 14).

Se trata de la adjudicación de 15 locales bajo el viaducto del tren Mitre que el ex funcionario Ramón Lanús, a cargo de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), firmó un día antes de dejar su cargo. Para la SIGEN existía un conflicto de intereses y el otrora titular de la Agencia de Bienes “no estaba habilitado” para otorgar la concesión a un empresario cercano a Mauricio Macri.

Alejandro “Petti” Peltenburg es un empresario muy conocido para Macri y además socio de varios ex funcionarios de Cambiemos. También regentea desde hace décadas Crobar, un conocido boliche de los arcos.

El Gobierno nacional decidió terminar la concesión que tenía Panther SRL desde el menemismo y volver a licitar el predio.

Claro que al completar el formulario necesario para participar de la compulsa, uno de los participantes comentó que había mantenido un litigio con Lanús. Por eso el ex titular de la AABE pidió que la SIGEN, hoy a cargo de Carlos Montero, se expidiera sobre el posible conflicto de intereses.

El organismo que estaba a cargo del macrista Alberto Gowlnad emitió un dictamen donde ratificaba que el conflicto existía y que Lanús no estaba facultado para intervenir en la concesión que finalmente ganó Estación Rosedal S.A.

Gowland nunca devolvió el dictamen a la AABE, pero igualmente Lanús avanzó. Según pudo saber este sitio, el ex titular de AABE debería haber esperado antes de suscribir el documento.

“Si Lanús consulta y espera respuesta, no puede evitar la respuesta por más que vaya a cambiar el gobierno”, explicaron a la prensa desde el albertismo. “Cuando firma la concesión omite que consultó por conflicto de intereses”, agregaron.

Revisarán la concesión del ex Paseo de la Infanta, firmada el último día de gestión del gobierno de Mauricio Macri
El ex titular de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, Ramón Lanús, quedó en la mira de la Sindicatura por haber avanzado con la adjudicación pese a que existía un conflicto de intereses.

La adjudicación fue otorgada por el ex titular de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), Ramón Lanús, quien no sólo quedó bajo la lupa de los organismos de control por este caso: fuentes oficiales informaron que varias concesiones que se firmaron durante las últimas semanas de la gestión de Cambiemos están siendo revisadas por las nuevas autoridades de la Agencia, a cargo de Martín Miguel Cosentino Moreto.

En el caso del Paseo de la Infanta, la licitación fue ganada por Estación Rosedal S.A, una compañía vinculada a Alejandro “Petti” Peltenburg, empresario cercano al ex presidente Mauricio Macri. Pero no sólo la afinidad del nuevo locatario con el gobierno saliente encendió las alarmas del gobierno nacional: durante el proceso de adjudicación hubo otras irregularidades que fueron detalladas en un informe que le envió la Sindicatura General a la Oficina Anticorrupción y a la Jefatura de Gabinete.

El 2 de diciembre de 2019, la Sindicatura -aún bajo conducción del funcionario macrista Alberto Gowland- informó que había un conflicto de intereses. Es que otro de los oferentes que pretendía quedarse con la explotación del predio había pedido desplazar a Lanús del procedimiento administrativo en virtud de una vieja disputa judicial que habían mantenido. La SIGEN puntualizó que Lanús no estaba habilitado para firmar la adjudicación, pero el funcionario desoyó la recomendación y en las últimas horas de su paso por el Estado firmó el contrato a favor de Peltenburg.

“El ex titular de la AABE no estaba en condiciones normales de poder dictar el acto e incluso había solicitado un dictamen a la SIGEN y sin esperar su despacho firmó la adjudicación. Pero más allá de esto, y en forma paralela al conflicto de intereses, se incumplieron otras cuestiones de la norma regulatoria”, aseguró el síndico actual, Carlos Antonio Montero, según reprodujo Infobae el 28 de enero.

Entre las “otras cuestiones” a las que alude Montero, se encuentra el decreto 202/2017, que establece que toda persona que compita en un procedimiento de contratación sobre un bien del Estado debe presentar una declaración jurada en la que debe especificar si tiene parentesco, sociedad, amistad o relación con el presidente, el vice, el jefe de Gabinete o los ministros.

La revisión de esta adjudicación hecha por el macrismo se suma a los cuestionamientos a la “legitimidad” del traspaso a la Ciudad de Buenos Aires de 31 escrituras correspondientes a playas ferroviarias y parcelas ubicadas en Caballito, Belgrano y Liniers y la concesión de los espacios debajo de dos viaductos, el Mitre y el San Martín, además del Paseo del Bajo y compensaciones por pagos no realizados desde Nación. En todos eso contratos aparece también la firma de Lanús.

El Paseo de la Infanta es un polo comercial ubicado en los bosques de Palermo, que cuenta con 15 establecimientos que estaban bajo una concesión “vencida e irregular», y que fue revocada por decisión de la justicia. Permanecía en manos Panter SRL desde 1993, quien pagaba irrisorios $55 mil mensuales por su explotación.

El contrato se había efectuado con Ferrocarriles Metropolitanos Sociedad Anónima y, en diciembre de 2010, la entonces Administración de Infraestructura Ferroviaria Sociedad del Estado (ADIF SE) —que ya no existe— prorrogó esa explotación hasta abril de 2018. Ese canon, vencido desde el año pasado, contrasta con los valores actuales de mercado: casi 60 veces más de lo que se abonaba.

José Luis Villarreal preside Estación Rosedal. Stella Maris Solari, Roxana Rupay Gutiérrez, Yanina Danisa Pizzio, Pedro María Basombrio, y Juan Manuel Pereira aparecen como directores titulares. Como suplentes, están los nombres Alejandro Peltenburg y Pablo Peltenburg, ligados a Crobar, el boliche ubicado a pocos metros del Paseo. La otra compañía que se presentó a la licitación fue Enersite Argentina, creada hace 7 años y orientada a los negocios energéticos.

El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/
http://barriodepalermo.blogspot.com/
https://palermonline.com.ar/wordpress
https://twitter.com/palermonline
http://www.facebook.com/pages/palermonline/56338272261
http://barriodepalermo.blogspot.com/2011/10/qr-code.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/view/mosaic
https://plus.google.com/u/0/b/115904736046952899795/
Hazte fan

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: ¿En que podemos ayudarte?