El listado de carnes que la selección Argentina llevó a Qatar

El listado de carnes que Argentina llevó a Qatar

Asado de tira: 485.3 kg
Vacío: 376,7 kg
Corazón de cuadril: 233,3 kg
Nalga: 218,8 kg
Bife ancho sin tapa: 215,4 kg
Matambre: 188 kg
Bife angosto sin cordón: 145,5 kg
Lomo: 136,3 kg
Tapa de asado: 128,5 kg
Roast beef: 119,8 kg
Bife angosto con lomo: 89,7 kg
Colita de cuadril: 80,3 kg
Osobuco: 67,9 kg
Tapa de cuadril: 60,9 kg
Peceto: 45,9 kg
Entraña: 42 kg

Las parrillas que viajaron a Qatar

Julián Lanzillotta es el dueño de Fuegos JL, la empresa nacional surgida en 2018, que hoy es la más elegida por futbolistas y otros deportistas.

Incluyendo la AFA, que lo contactó, igual que a otras 10 empresas, para determinar cuál sería el proveedor.

Fuegos JL terminó ganando este “Mundial” para ver cuál tenía el orgullo de armar las parrillas para los asados del seleccionado. En este caso mandó distintos tipos. Le pidieron cuatro más convencionales que hizo especialmente porque no es la especialidad de la casa y, de yapa, mandó su buque insignia, conocido como Floki -los 15 modelos tienen nombres de la serie Vikingos-, que tiene dos cruces para cocinar a la estaca y jaula para colgar y ahumar. Literal, una preciosura. Ayer se usó como brasero, sin la jaula, pero tal vez los jugadores se animen, en el futuro, a explorar el asador.

Todo este equipamiento se ubicó en el quincho que se armó dentro del enorme predio que tiene la Universidad de Qatar, donde ya se aloja la delegación nacional a la espera del debut del martes, a las 7 de la mañana, ante Arabia Saudita. “Buscamos que todos se sientan como si estuvieran en el predio de Ezeiza. Por eso también el quincho y las parrillas”, contaron desde adentro.

Todo empezó a explotar cuando los deportistas famosos hicieron su aparición. Primero fue Nicolás Laprovittola, jugador de la Selección de básquet, conocido de Lanzillotta de la zona del oeste del conurbano bonaerense, donde ambos se criaron. El base posteó una foto de un Raqnar en pleno asado y los seguidores se dispararon.

La primera experiencia fue con Andrés D’Alessandro y su hermano. Pero todo explotó cuando los hermanos Funes Mori compraron varios y subieron varias historias a su Instagram, enloquecidos con las nuevas adquisiciones. “Justo ese día viajaba a Italia, de vacaciones con mi familia, y me empezaron a llegar miles de mensajes. Vendí como 100 asadores. Y yo no tenía nada, ni empleados, ni siquiera un taller”, recuerda. Ahí empezó a armar lo que tiene hoy, una sede central en General Rodríguez, una fábrica en Moreno y una sucursal en Boerne, Texas, que vende a todo Estados Unidos, además de llegada a otros 39 países.

Así llegaron muchos otros futbolistas. “Bruno Zuculini, un grande, me compró varios. De River también tiene Enzo Pérez, en su momento el Pity Martínez, Cavenaghi y Lamela. De Boca, Palermo, Battaglia, Schiavi, Andrada, el arquero… Gago también. Ni hablar de (Rodrigo) De Paul. El Peque Schwartzman también, lo mismo que el Tortu Deck, el basquetbolista ex NBA que está en el Real Madrid. Aunque para mí, que me encanta el básquet, el momento top fue cuando me pidió Manu, en 2021. Se lo llevamos a su casa, en San Antonio. Yo no pude viajar pero mi socio me hizo una videollamada y pude charlar un ratito con él. Lo admiro mucho. La verdad es que todos los deportistas que tuve la oportunidad de conocer son admirables”, cuenta.