ropa interior

Semblanza de la ropa interior.

Publicado por

Semblanza de la ropa interior

La lencería siempre se ha utilizado para crear una barrera protectora entre la ropa y la piel. Para cubirnos del frío o de las quemaduras del sol.

En el cielo no hay tarjetas de crédito ni criptomonedas..

Cuando encontraron y luego abrieron la tumba de Tutankamón en 1922 lo encontraron con calzoncillos de lino.  No muy lejos de los Egipcios la tradición judía es muy ecuánime  cuando se refiere a los fallecidos. Por eso se ordena a todos al ser enterrados con las mismas vestimentas. Ricos y pobres, todos son iguales frente al todo poderoso y lo que determina su recompensa no es lo que tienen puesto sino quienes son. Otra vez encontramos el lino o el algodón  si uno es un fallecido vip. Estas mortajas simbolizan pureza, simpleza y dignidad. Las mortajas no poseen bolsillos, simbolizando que ninguna posesión material puede ser llevada al mundo del futuro.

Semblanza de la ropa interior.
Semblanza de la ropa interior.

4 o 5 fotos de nuestra era bebé al living comedor.

Ahora que entendemos la ropa en que nos vamos, entendemos que nacemos completamente sin ropa  y que nuestra primera ropa es simplemente una ropa interior. Los Pañales, que horror de estilo. En esos primeros momentos nos inician en el camino de la moda con esas espantosas fotos desnudos o en pañales. Así con el tiempo vamos a parar a esos hermosos marcos con 4 o 5 fotos de nuestra era bebé al living comedor.

Semblanza de la ropa interior.
Entangada

Nos ponemos un poco más serios y vamos un poco al presente

En el Imperio Romano se daba más importancia a la higiene personal. Hombres y mujeres utilizaban una suerte de taparrabos para los genitales. Las mujeres utilizaban unas bandas de lino o cuero para sujetar los pechos.  El uso de estas prendas y su complejidad o material, dependía de la clase social a la que pertenecían. En la Edad Media también se utilizaba ropa interior. Desde camisetas pasando por una suerte de calzones que variaba el material del que estaban compuestos en función del estrato social.

A partir de la Revolución Francesa todo cambia. En 1800 se hicieron populares los corpiños, y más adelante, se empezó a utilizar el corsé.

En el caso de las mujeres usaban primitivos camisones de lencería.

ropainterior123
Semblanza de la ropa interior. La abuela.

Esta historia de la lencería empieza a finales de XVIII. Los corpiños se habían impuesto para ceñir el cuerpo de las mujeres, elevar su postura y, de paso, hacer de alambrada contra el roce de una mano libertina. Actuaban en defensa de la decencia. Ir sin esta prenda resultaba una grosería importante y acababa en el insulto preferido de la historia: ‘puta’.

Semblanza de la ropa interior.

Pero, aunque ellas los vestían, ellos los confeccionaban. La ropa interior era un negocio de hombres. Y no era un mal negocio. En una época recatada, sólo los sastres podían entrar en las estancias más íntimas de las mujeres y, con la excusa de tomar medidas, veían y palpaban más piel de lo permitido. A cambio, debían saber de anatomía, moda y confección.

ropainterior12345

Hacia 1800 las mujeres entraron en el negocio de los corpiños. Los nuevos diseños eran más flexibles y más cómodos. No es de extrañar que aprovecharan la oportunidad para liberarse de la esbelta jaula donde los hombres las habían metido.

En Francia, unos años antes, muchas mujeres habían dejado de usarlo movidas por las ideas de la Revolución Francesa. Lo consideraban una forma de opresión, igual que las pelucas, las medias y las calcetas.

Aunque aquella liberación del torso duraría poco. A principios del XIX el ‘corset’ se impuso de nuevo entre las mujeres de todas las clases sociales.

Hasta 1829 debió ser un calvario ponerse el corsé. Las mujeres tenían que abotonarse o atar los lazos a la espalda. A partir de esa fecha la técnica se hizo más fácil. Apareció el primer corpiño que se abrochaba por delante y, en menos de dos décadas, casi todos eran ya así.

Esta prenda de lencería tuvo muchos detractores. En la calle decían que provocaba abortos e infertilidad. Los médicos aseguraban que hacía daño a las costillas y reducía la capacidad pulmonar.

La costurera Roxey Ann Caplin (1793-1888) trabajó durante mucho tiempo junto a su marido, el físico Jean François Isidore Caplin (1790-1870), para crear corsés menos rígidos que permitiera respirar mejor. En la Gran Exposición de 1851, en Londres, recibió una medalla por uno de sus modelos.

El siglo XX

El siglo XX trajo un nuevo corsé que pretendía poner de moda a las mujeres echadas adelante. Literalmente. El S-Bend deslizaba el pecho y los hombros hacia delante y llevaba el abdomen, la pelvis y las nalgas hacia atrás. Lo presentaron como un corpiño que corregía la postura pero pronto se vio que esa curvatura excéntrica oprimía los órganos reproductivos y el esqueleto. Andar en esa posición era un martirio y las mujeres se quejaban de un dolor de espalda perpetuo.

La Gran Guerra pegó un tijeretazo a la industria textil. No era fácil encontrar corsés. Pero las mujeres, sin ellos, se sentían desnudas, pobres, y eso arrojaba su moral por los suelos. En Austria y Alemania fabricaron corpiños de papel. La II Guerra Mundial no sólo modificó el material de la ropa interior. También forzó a los costureros a introducir cortes funcionales que permitieran a los hombres y las mujeres salir corriendo cuando sonaban las sirenas de alarma.

Todo lo demás luego es historia, un cuento chino.

CARTA DE LECTORES

Si Usted quiere comentar esta nota
envíenos un mail a lectores@palermonline.com.ar

SUSCRIPCIÓN A PALERMONLINE NOTICIAS

Suscripción a Palermonline Noticias en Google News

Si Usted quiere Suscribirse a Palermonline Noticias y a Nuestro canal en Google News
Haga Click Aquí y marque la estrella.

Palermo On Line en Twitter.

Palermo On line en Instagram.

Palermo On line en Facebook

LINKS INTERESANTES

1 – Canto de la Cosechadora
2 – Esquines
3 – Carlos Thays
4 – L’Aquaiolo
5 – Venus
6 – El Mensaje de Mercurio