Gabriel Rubinstein se auto destruyó su biblioteca neoliberal y entró en realidad

Gabriel Rubinstein se auto destruyó su biblioteca neoliberal y entró en realidad.

La ley de Murphy es un enunciado basado en un principio empírico que trata de explicar los hechos acontecidos en todo tipo de ámbitos. A grandes rasgos, se basa en el siguiente adagio: «Si algo puede pasar, pasará (bueno o malo)». En Argentina es ley 

«Si hacés una devaluación y sale mal, es un Rodrigazo»

Comuna 14 – Barrio de Palermo: 16/11/2022 – 08:18:41 Hora Ciudad de Buenos Aires, República Argentina.

Cuando uno llega a la función pública, a todos se les cae el Excel y entran en un shock de realidad. No hay excepciones y los que miran el excel choca de frente. A pesar de lo que diga TN Miente: Hay cepo en todo el mundo. La realidad de la pandemia y la guerra. Nadie puede comerciar libremente en ningún lado de este planeta y el que lo afirma miente.

En este marco:

Mientras Alberto Fernández se reunió con la titular del FMI y Georgieva dice que «Es muy importante que la Argentina mantenga el rumbo tal como lo hizo tan exitosamente». «Es muy importante que la Argentina mantenga el rumbo tal como lo hizo tan exitosamente durante los últimos meses», destacó la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva tras la reunión que mantuvo con el Presidente en Bali, Indonesia.

Rubinstein tituló «Se necesitan u$s20.000 millones de reservas netas para unificar el tipo de cambio y levantar el cepo».

A pesar de lo que diga TN Miente: Hay cepo en todo el mundo. La Realidad de la pandemia y la guerra. Nadie puede comerciar libremente. 

El viceministro de Economía destacó la necesidad de lograr superávit fiscal para consolidar un ordenamiento macroeconómico. Habló sobre el dólar, el financiamiento al Tesoro y la inflación.

Gabriel Rubinstein, el secretario de Programación Económica, participó en el 14° Simposio de Mercado de Capitales y Finanzas Corporativas del Instituto Argentino de Ejecutivos en Finanzas (IAEF). El economista habló entre sus pares sobre los desafíos que enfrenta el Gobierno y las distintas medidas que viene tomando Sergio Massa, junto a su equipo, desde su llegada al Palacio de Hacienda. En esta línea, destacó que Massa encaminó el rumbo hacia un ordenamiento macroeconómico, atacando principalmente al déficit fiscal. Por otro lado, aunque planteó la necesidad de unificar el tipo de cambio, planteó que todavía no puede eliminarse el cepo cambiario por la debilidad de las reservas del Banco Central.

“El ordenamiento macroeconómico pasa por lograr un orden fiscal que tiene que ver con eliminar el déficit y consolidar superávit fiscal, y, por otro lado, unificar el mercado de cambios”, sostuvo Rubinstein. De esta forma, señaló: “Nos apartamos completamente de la macroeconomía de hace 20 años atrás, en la cual teníamos superávit, u$s40.000 millones de reservas netas en el Banco Central, 5% de inflación, la tasa de interés en 6%, tampoco había control de precios y había un mercado único de cambio en el cual se podrían retirar hasta u$s2 millones por mes. Desde la llegada de Massa, el gobierno cambió el rumbo y se encamina en dirección correcta, aunque los caminos son sinuosos y muchas veces contradictorios”.

Gabriel Rubinstein descartó medidas de shock: «El plan va en la dirección correcta»

El tipo de cambio actual fue uno de los principales puntos que mencionó Rubinstein. Por un lado, señaló su disconformidad con el cepo, aunque admitió que es una medida que no pueden eliminar actualmente. “Un tipo de cambio único podría mejorar las cuentas fiscales, sin embargo, para lograrlo la situación fiscal debe ser fuerte y se necesitan u$s20.000 millones de reservas netas en el Banco Central para poder lidiar con el mercado y que las malas noticias externas no te sacudan, por lo que liberar el cepo actualmente conlleva altos riesgos”, señaló el economista.

En la misma línea, Rubinstein consideró que hasta que la brecha cambiaria no sea menor al 30% es altamente disruptiva. Asimismo, afirmó que en el Presupuesto está prevista una devaluación gradual, aunque advirtió sobre la manera. Señaló que para devaluar más rápido “se necesitan precondiciones ya que, si sale mal, ocurre un Rodrigazo”. Y agregó: “Una condición clave es consolidar un superávit primario, dado que el déficit le pone constantemente nafta a la inflación”.

En adición, resaltó que el déficit fiscal continúa financiándose monetariamente. “Por más que se anulen los adelantos transitorios, cada vez que se emite un bono y éste es tomado por un banco, que son los grandes demandantes de la deuda del Tesoro, libera Leliq para comprar el bono, es decir, impacta negativamente al igual que los adelantos transitorios. De esta manera, el déficit no deja de financiarse monetariamente”.

En cuanto a la inflación, Rubinstein defendió el acuerdo de precios que impulsó el Gobierno. “Estamos experimentando la baja persistente de la demanda de dinero, lo que se refleja en la base monetaria que, al caer, en términos macroeconómicos, significa aumentar el déficit para cubrir los desequilibrios monetarios. De esta manera, estamos en un círculo vicioso, por lo que la política de Precios Justos con el objetivo de bajar la inflación hacia el 4% mensual tiene sentido porque termina siendo un número más acorde con un equilibrio macroeconómico actual. Obviamente que ese nivel de inflación no nos conforma, pero el objetivo es estabilizar la demanda de dinero para luego poder avanzar con otras medidas”, concluyó Rubinstein.