Chocolate

Really Wonka

Really Wonka
Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Cuando se trata de chocolate, es posible que hayas oído hablar de Cailler, Suchard o Sprüngli . Esto se debe a que fueron los primeros pioneros en la elaboración de chocolate en Suiza. Aunque Suiza no tenía ningún árbol de cacao propio, sí tuvo muchos exploradores, y fueron ellos quienes regresaron con las arcas repletas de granos.

La revolución industrial de finales del siglo XVIII fue una época de descubrimientos y experimentación. Hubo un aumento tanto del consumo como de productos desconocidos como el café y el cacao, que se habían descubierto en América del Sur, África y Asia. En aquel entonces, Suiza era como cualquier otro lugar. La gente buscaba nuevas formas de ganarse la vida; si no tenían tierras o no eran agricultores, se les ocurrían ideas novedosas. En aquel momento, era Philippe Suchard, de Neuchâtel, era un hombre de ideas, polifacético e interesado en todo. Empezó como aprendiz en la pastelería de su hermano en Berna. descubrió el chocolate y aprendió a transformar las semillas del cacao, y en 1826 fundó su propia fábrica en Serrières», afirma Tissot. En aquella época trabajaban varios productores de chocolate en Suiza, que en la época anterior a la creación de la ley de patentes en 1870 era objeto de un gran espionaje industrial. De hecho, nadie tuvo reparos en vigilar a sus competidores y comprar sus productos para realizar imitaciones descaradas.

François-Louis Cailler fue el primer creador de tendencias en materia de chocolate con leche en Suiza. Era tendero en Vevey y vendía chocolate en su tienda antes de empezar a fabricarlo. El chocolate se convirtió en su trabajo principal, probablemente porque todo el mundo siempre lo pedía y él tuvo la oportunidad de asociarse. Cailler fundó su primera fábrica de chocolate en 1819. En 1832 empezó a utilizar la energía hidráulica.
Esto se usaba para girar las piedras que trituraban el cacao y accionar las máquinas que mezclaban el azúcar. El uso de la energía hidráulica facilitó mucho ambas operaciones.

Según los archivos de Nestlé, Cailler vendía su chocolate a minoristas y particulares en la parte francófona de Suiza. La primera generación del chocolate suizo era malo: parecía salado y tenía un sabor amargo. En aquel entonces, la gente era bastante débil y su dieta también era pobre. El objetivo del chocolate era darles un poco de vida y darles un un poco de alimento. Agregar leche cambió las reglas del juego. Y los avances que se lograron en el siglo XIX ayudaron a crear una mejor comprensión de los procesos químicos. Fue el yerno de Cailler, Daniel Peter, quien en 1875 fue el primero en añadir leche a su receta de chocolate, empezando por leche condensada. Es casi como si pudieras saborear los Alpes. Prados verdes naturales salpicados de vacas, un símbolo de pureza y, a su vez, de calidad. El chocolate no sólo era bueno para ti, sino que también era placentero. Cuando comes chocolate te sientes bien. Te hace pensar en el aire fresco de los Alpes, que simboliza el bienestar y la libertad. Todas estas imágenes se han utilizado en la publicidad del chocolate y ayudan a venderlo.

Muy pronto, el chocolate suizo se hizo notar más allá de las fronteras del país con la creación de barras listas para consumir. Fue un verdadero éxito, sobre todo en Inglaterra. Incluso condujo a la creación en 1896 de la empresa de chocolate con leche Peter ‘s. El chocolate con leche tuvo un éxito tan grande que rápidamente fue adquirido por los fabricantes de chocolate de la competencia. Varias fábricas de chocolate se instalaron en Vevey, en una ubicación central que une Berna, Italia y Francia. Varios factores convencieron a Cailler a establecer su propia fábrica allí en 1898: productores locales de leche, mano de obra preparada, energía hidráulica, espacio. construir una fábrica y la cálida bienvenida que le brindó el municipio de Broc, en el cantón de Friburgo. Aunque Nestlé se ha hecho cargo de la marca Cailler , el chocolate todavía se produce in situ. Y es la única fábrica que sigue utilizando leche condensada en su chocolate, además de leche fresca procedente exclusivamente de la región.

Otro invento que revolucionó el mundo del chocolate fue el proceso de conchado, desarrollado –un tanto accidentalmente– por Rodolphe Lindt en 1879. Ese mismo año, Lindt, natural de Berna y que había aprendido el oficio del chocolate de sus primos en Lausana, instaló una fábrica. en su ciudad natal. El chocolate que se producía entonces todavía era bastante duro y amargo, por lo que Lindt siguió interesado en realizar sus experimentos. Un viernes por la tarde, al salir de la fábrica, Lindt se olvidó de apagar las máquinas, que siguieron funcionando durante todo el fin de semana. Cuando regresó, descubrió que el chocolate que había quedado en las máquinas tenía una textura suave y satinada. Esto dio origen a la técnica del conchado, que funciona muy bien porque mezcla la manteca de cacao, la masa de cacao, la leche y el azúcar hasta obtener una consistencia cremosa ideal, perfecta para el paladar. De hecho, el conchado fue un hito en la historia de la producción de chocolate y hoy en día sigue siendo utilizado por un gran número de chocolateros de todo el mundo.

Con su exposición multimedia, la fuente de chocolate independiente más grande del mundo, Lindt Home of Chocolate está pensado para jóvenes y adultos. Allí la esperan la tienda de chocolate Lindt más grande (500 m2 ) y la espectacular fuente de chocolate Lindt, así como un recorrido interactivo sobre el patrimonio cultural suizo del chocolate. Sumergite en el mundo del chocolate y viví algo realmente especial.

Además, disfrutá de las atracciones que te permiten consumir y llevarte piezas de chocolate únicas a casa. Como en Wonka, pero real.