Valentino: Miedo a la muerte impulsa a los ricos a comprar más artículos de lujo

Tras la pandemia, el miedo a la muerte impulsa a los ricos a comprar más artículos de lujo, asegura el presidente de la firma italiana Valentino

«Las marcas más exclusivas y más poderosas, en términos de lujo, han visto un crecimiento del 40 – 50 % en los dos últimos años», comentó.

El presidente de la célebre firma italiana de modas Valentino, Rachid Mohamed Rachid, opina que los ricos son cada vez más ricos y que eso es una bendición para la industria.

El empresario egipcio habló con Bloomberg TV al margen del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. “No hay duda de que con la pandemia y la forma en que se gastó el dinero en los últimos años, los ricos se hicieron más ricos”, dijo. “Entonces, hay mucho dinero dentro de un segmento de la población, y están tratando de gastarlo en artículos de lujo”.

Rachid, director ejecutivo de Mayhoola, un fondo de inversión qatarí que posee las marcas Valentino, Balmain y Pal Zileri, dijo que la mayor parte del dinero que los países inyectaron en el mercado durante la pandemia llegó a manos de los ricos, que se hicieron así más ricos. Como resultado, «hay mucho dinero dentro de un segmento de la población y están tratando de gastarlo en artículos de lujo», aseguró el empresario en una entrevista con Bloomberg en el marco del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

Según Rachid, la motivación para estás compras impulsivas de los ricos es el miedo a la muerte. «Las personas ricas, ahora ,después de la pandemia, son conscientes de que van a morir y quieren gastar su dinero en lujos», dijo.

Además, aseguró que tanto la alta costura como los artículos exclusivos, entre ellos los de la marca Valentino, tienen cada vez mayor demanda por parte de los ricos. «Las marcas más exclusivas y más poderosas, en términos de lujo, han visto un crecimiento del 40 – 50 % en los dos últimos años», comentó.

En este contexto, un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Ginebra y la  Alta Escuela Pedagógica de Lausanne (Suiza), ha demostrado que los artículos de lujo ayudan a las personas a sobrellevar la ansiedad relacionada con la muerte.

Durante la última Cumbre Anual del Lujo que realiza Financial Times, los directores ejecutivos de marcas célebres como Ermenegildo Zegna o Berluti, de LVMH, insistieron en que sus negocios disfrutarán del auge del lujo en EE.UU., al tiempo que aseguraron que el gasto en China se recuperará a medida que las restricciones de cierre se suavicen en Shanghái. «No miramos nuestro negocio allí trimestre a trimestre, sino a cinco años vista, y somos muy optimistas», dijo Antoine Arnault, director general del negocio de Berluti.

El CEO de Mayhoola, el fondo de inversión que posee Valentino y Balmain, agregó que los productos exclusivos tienen una demanda aún mayor entre los ricos. “Con la pandemia, los países han estado tirando dinero en el mercado. La mayor parte de este dinero terminó en manos de los ricos… Después de la pandemia, los ricos son más conscientes de que van a morir y quieren gastar el dinero en lujos y cosas más exclusivas”, dijo Rachid. Un estudio de Pew Research sugiere  que los estadounidenses adinerados están listos para salir de la pandemia en mejor forma que cuando entraron.

Volverse aún más exclusivo es una estrategia que parece estar dando frutos para su rival Chanel. La marca de lujo está planeando una inversión adicional de mil millones de dólares este año después de que los aumentos de precios la ayudaron a superar sus niveles de ganancias previos a la pandemia. La compañía ha subido los precios globales de algunos de sus bolsos clásicos en  casi dos tercios desde finales de 2019.

El minorista estadounidense Nordstrom elevó su pronóstico de ganancias e ingresos para el próximo año, una señal de que los compradores ricos continúan comprando artículos de lujo incluso en una era de alta inflación. “Estados Unidos está en auge por el lujo, y sentimos que esto va a continuar”, dijo Rachid. “Cada vez más cosas exclusivas tienen aún más demanda en este momento… Las marcas más poderosas en términos de lujo han experimentado un crecimiento del 40-50% en los últimos dos años, Valentino está entre ellas. Los productos más caros tienen más demanda que cualquier otra cosa”.

También destacó la importancia de conectarse con clientes jóvenes y el poder de la embajadora de la marca Zendaya,  la estrella de Euphoria  que es el rostro de la nueva campaña de Valentino. “Es una persona increíble que puede crear un vínculo entre la marca y la nueva generación”, dijo Rachid.

Valentino

Bautizado como Valentino Clemente Ludovico Garavani, empezó a interesarse por la moda mientras estaba en la escuela de Voghera en Lombardía, Italia, cuando era aprendiz de su tía Rosa y de la diseñadora local Ernestina Salvadeo. A los 17 años, Valentino se trasladó a París para proseguir su interés con la ayuda de su madre Teresa de Biaggi y su padre Mauro Garavani. Allí estudió en la École des Beaux-Arts y en la Chambre syndicale de la Couture Parisienne.

Su primera oportunidad en la capital francesa fue con Jacques Fath y luego con Balenciaga. A continuación encontró trabajo con Jean Desses, donde tuvo la oportunidad de ayudarle a diseñar el icónico estilo de la condesa Jacqueline de Ribes. Después de ese trabajo, se unió a Guy Laroche por 2 años. Cuando terminó ese período, decidió volver a su país natal en 1959, donde montó su propia casa de modas en la Via Condotti, Roma, con el respaldo de su padre y un socio. Así inició su larga relación profesional con la ciudad de Roma.

A grandes rasgos, el estilo de Valentino puede resumirse como una continuación sin rupturas con la tradición de la alta costura del siglo XX.

Es una alternativa al estilo andrógino y rectilíneo de Giorgio Armani y también a la exuberancia más atrevida de Karl Lagerfeld, John Galliano, Jean-Paul Gaultier y otros diseñadores más rompedores. Valentino insiste en la feminidad de la mujer, en resaltar su silueta y en emplear tejidos lujosos y colores vivos. Dentro de un alto nivel de acabado y calidades, Valentino es más bien conservador.