Tormenta Eléctrica

Bitcóin y propiedades una baja en el valor

¿El colapso del precio de las criptomonedas y el metro cuadrado?

Es una moneda electrónica que no pertenece a ninguna nación concreta. Esto hace que no sea controlada por nadie. Las divisas “tradicionales” se emiten por organismos como bancos centrales  o gobiernos, que pueden ejercer algún tipo de control sobre ellas, pero no en el caso de bitcoin. Se trata de una criptomoneda, esto es, un sistema de cifrado que lo hace ininteligible a receptores no autorizados.

Especialistas del mercado inmobiliario coincidieron en los cambios de tendencia en el sector generados a partir de la pandemia de coronavirus, y observaron que crece la cantidad de propiedades para vender y persiste una baja en los precios.

Primero es lo primero, moneda cripto

¿La pérdida de Crypto, la ganancia del clima?

Las criptomonedas de «prueba de trabajo» más contaminantes, como bitcoin, ethereum y dogecoin, juntas usan alrededor de 300 teravatios-hora (TW/h) de electricidad principalmente de combustibles fósiles cada año. Bitcoin tiene una huella de carbono anual de alrededor de 114 millones de toneladas. Eso es más o menos comparable a 380.000 lanzamientos de cohetes espaciales , o la huella de carbono anual de la República Checa.

La minería de prueba de trabajo se puede considerar como una forma controlada de desperdiciar energía. El proceso implica que computadoras especializadas tomen repetidamente intentos aleatorios para adivinar una larga cadena de dígitos. La cantidad de potencia informática dedicada a este esfuerzo se denomina tasa de hash de la red.

Si la tasa de hash cae por algún motivo, debido a cortes de energía o caídas de precios, por ejemplo, la dificultad del juego de adivinanzas se ajusta automáticamente para garantizar que la red pueda encontrar un nuevo ganador cada diez minutos. Luego, cada ganador intenta verificar las transacciones que ocurren en la red y recibe 6.25 bitcoins recién acuñados.

Mundo cripto. Esto esta pasando ahora

En las últimas semanas, el mercado de criptomonedas está experimentando una fuerte contracción. Si el 5 de abril el portal Coinmarketcap estimó la capitalización de todas las divisas digitales en 2,13 billones de dólares, ahora su valor es un 40 % menor, de 1,28 billones.

La más importante de ellas, el bitcóin, también sufre grandes pérdidas. El 11 de mayo cayó hasta los 29.100 dólares por primera vez desde junio del año pasado. Aunque después ha ido recuperando su valor, y ahora se vende por unos 29.900 dólares, todavía está a niveles del julio de 2021.

Mientras la situación provoca preocupaciones entre los inversores y hay predicciones que apuntan a una prolongada caída del mercado de criptomonedas, algunos expertos opinan que se trata de un proceso objetivo e incluso necesario.

Entre ellos está el fundador del servicio de intercambio de activos digitales FTX, Sam Bankman-Fried. Este lunes, en una entrevista con The Financial Times, subrayó la ineficiencia y alto costo ambiental del bitcóin, que, según el empresario, no le permitirán ampliarse y pasar a funcionar como gran red de pagos en el futuro.

«La red del bitcóin no es una red de pagos y no es una red escalable», afirmó el multimillonario, abogando por la creación de una red basada en otra estructura menos dañosa el ambiente.

«Las cosas con las que estás haciendo millones de transacciones por segundo tienen que ser extremadamente eficientes y livianas, y tener un costo de energía más bajo. Las redes de prueba de participación lo son», dijo Bankman-Fried.

380.000 cohetes espaciales cada año d e energía. es insostenible

En una publicación en The Conversation, Peter Howson, de la Universidad de Northumbria, coincide con Bankman-Fried. En particular, el experto enfatiza el daño climático de la minería de activos digitales basados en el sistema de prueba de trabajo, como el bitcóin.

«Las criptodivisas más contaminantes […] utilizan juntos 300 teravatios-hora de electricidad, principalmente de combustibles fósiles, cada año. El bitcóin tiene una huella de carbono anual de alrededor de 114 millones de toneladas. Eso es más o menos comparable a 380.000 lanzamientos de cohetes espaciales, o la huella de carbono anual de la República Checa», señala Bankman-Fried.

Basura electrónica o huella de carbono: el dilema ambiental de las criptomonedas

No obstante. Resalta que la divisa digital número 2, el ethereum, planea pasar del sistema de prueba de trabajo a otro algoritmo, el de prueba de participación, que supone una reducción del uso de energía en más del 99 %.

«La diferencia de energía consumida por transacción entre los dos sistemas es como la diferencia de altura entre el edificio más alto del mundo y un solo tornillo. […] Una vez que el ethereum haga el cambio, el bitcóin será la única de las criptomonedas más valoradas que utilice la prueba de trabajo», prevé Coy.

El daño ambiental de las criptomonedas puede reducirse sin acabar necesariamente con este tipo de activos, sugiere en un artículo de opinión el economista del New York Times, Peter Coy.

¿Entra el bitcóin en una espiral de la muerte? o ¿Una noticia mala onda vende humo contra la cripto?

Paradójicamente, la reciente caída del bitcóin y otras monedas digitales casi no han afectado su minería, que está «muy cerca de su máximo histórico», indica Bankman-Fried. Sin embargo, espera que, «si el mercado se estanca durante el tiempo suficiente», se podrá esperar un «efecto dominó» entre las principales empresas mineras.

«Es probable que los mineros con los costos más altos vendan sus tenencias de bitcoines a medida que cae la rentabilidad, creando aún más presión de venta en el mercado. […] Un efecto dominó con el cierre de las principales empresas mineras, una tras otra, podría hacer que los precios de las criptomonedas y las emisiones de carbono de la red caigan rápidamente a cero. Este evento se llama espiral de la muerte de bitcóin», sugiere Bankman-Fried.

A esto se añade la posibilidad del derrumbe de grandes inversores especializados en el bitcóin, así como riesgos políticos como la prohibición o boicot a la moneda. «Los gobiernos de todo el mundo quieren parecer interesados en las criptomonedas como herramientas para el crecimiento económico. Pero el colapso muestra que el bitcóin es inútil como medio de intercambio principal y como una reserva de valor confiable, lo que genera más dolor que ganancias para la mayoría de los usuarios», resalta el experto.

¿Puntos de inflexión y espirales de muerte? El economista Peter Schiff predice que el bitcóin puede caer a 8.000 dólares para 2024 o ¿un vende humo?

En una nota editorial del pasado domingo, Bloomberg reconoce las deficiencias de la moneda digital más grande, calificándola como «un vehículo especulativo inusualmente puro». No obstante, advierte que, cualesquiera que sean sus defectos, su abrupto derrumbe conllevaría problemas más allá del mercado de criptomonedas.

«Los peligros van mucho más allá del riesgo de que los inversores poco sofisticados pierdan la camisa. Cuanto más crece la criptografía, cuanto más se insinúa en el sistema financiero y atrae a inversores apalancados, mayores son las posibilidades de que la próxima derrota desencadene un contagio más amplio. Incluso después de las caídas de la semana pasada, la cantidad total desplegada en criptomonedas y finanzas descentralizadas aún supera el billón de dólares, más que suficiente para causar problemas», señala Bloomberg.

Puntos de inflexión y espirales de muerte

Si el juego de criptomonedas es rentable o no depende de cuánto haya pagado el equipo minero para configurar sus computadoras y la energía para hacerlas funcionar. Investigaciones recientes indican que cuando China tomó medidas enérgicas contra la minería de bitcoin en agosto de 2021, la intensidad de carbono de bitcoin aumentó alrededor de un 17 %, con solo el 25 % de los mineros de bitcoin usando energía renovable y más del 60 % dependiendo del carbón y el gas natural. Cuanto más alto sea el precio de la criptomoneda, más equipos de minería de efectivo estarán preparados para desperdiciar esta electricidad, hasta que los costos de ganar superen las recompensas.

 Los inversores destacados pueden encontrar aburridos los mercados bajistas de bitcoin. Pero la investigación muestra que las pérdidas ambientales de las criptomonedas de alto precio son mucho más preocupantes.

El apocalíptico pronóstico de Warren Buffett: Buffett sobre Bitcoin y el cripto

1. “Las criptodivisas básicamente no tienen valor y no producen nada. No se reproducen, no pueden enviarte un cheque, no pueden hacer nada, y lo que esperas es que alguien más venga y te pague más dinero por ellas más tarde, pero entonces esa persona tiene el problema. En términos de valor: cero”.

2. “Es ingenioso y el blockchain es importante, pero Bitcoin no tiene ningún valor único, no produce nada. Puedes mirarlo todo el día y no vienen pequeños Bitcoins ni nada de eso. Es una ilusión básicamente”.

3. “Si tú y yo compramos varias criptodivisas, no se van a multiplicar. No va a haber un montón de conejos sentados frente a nosotros. Sólo se van a sentar ahí. Y tengo la esperanza de que la próxima vez te excites más después de que te haya comprado si a ti y luego me excite más y te lo compre. Podríamos sentarnos en la casa solos y podríamos seguir subiendo el precio entre nosotros. Pero al final del tiempo hay un Bitcoin sentado allí y ahora tenemos que encontrar a alguien más. Llegan a su fin”.

4. “En términos de criptomonedas en general, puedo decir casi con certeza que llegarán a un mal final. Si pudiera comprar una puesta de cinco años en cada una de las criptodivisas, lo haría con gusto, pero nunca me faltaría ni un centavo”.

5. “Probablemente sea veneno para ratas al cuadrado”.

6. “Es un espejismo básicamente. Es una forma muy efectiva de transmitir dinero y puedes hacerlo de forma anónima y todo eso. Un cheque es una forma de transmitir dinero también. ¿Los cheques valen mucho dinero sólo porque pueden transmitir dinero? Espero que Bitcoin se convierta en una mejor forma de hacerlo, pero se puede replicar de muchas maneras diferentes. La idea de que tiene un enorme valor intrínseco es sólo una broma en mi opinión.”

7. “No es una moneda. No cumple con la prueba de una moneda. No me sorprendería si no estuviera en circulación en 10 o 20 años. No es un medio de intercambio duradero, no es una reserva de valor. Ha sido un tipo de cosa muy especulativa del tipo de Buck Rogers y la gente los compra y los vende porque esperan que suban o bajen como lo hicieron con los bulbos de tulipán hace mucho tiempo”.

8. “Un precio creciente crea más compradores y la gente piensa ‘tengo que entrar en esto’ y es mejor si no lo entienden. Si no lo entienden se emocionan mucho más que si lo entienden”.

9. “Se alimentará de sí mismo durante un tiempo y a veces durante mucho tiempo y a veces a números extraordinarios. Pero llegan a malos finales y las criptomonedas llegarán a malos finales.”

10. “Vas a estar mucho mejor si eres dueño de activos productivos en los próximos 50 años que si eres dueño de trozos de papel o de Bitcoin”.

11. “Ya tengo bastantes problemas con cosas de las que creo saber algo. ¿Por qué debería tomar una posición larga o corta en algo de lo que no sé nada? No tenemos que saber lo que los granos de cacao van a hacer, o las criptas, sólo tenemos que centrarnos en ocho o 10 acciones.”

12. “Atrae a muchos charlatanes. Es algo donde la gente que no es de carácter estelar ve una oportunidad de cortar a la gente que está tratando de hacerse rica porque su vecino se está haciendo rico comprando estas cosas que ninguno de ellos entiende. Tendrá un mal final”.

13. “Bitcoin ha sido utilizado para mover una buena cantidad de dinero de forma ilegal. El movimiento lógico de la introducción de Bitcoin es hacer valijas pequeñas porque el dinero que se llevó en maletas de un país a otro. Puedes ver eso como la contribución económica de bitcoin a la sociedad.” –

14. “No tenemos ninguno, no nos falta ninguno. Nunca tendremos una posición en ellos.”

15. “No tengo ningún Bitcoin. No tengo ninguna criptografía, nunca la tendré. Puede que empiece una moneda Warren, puede que cree una y diga que sólo habrá 21 millones de ellas. Puedes tenerla después de que yo muera, pero no puedes hacer nada con ella excepto venderla a alguien más”.

16. “Siento mucho que suceda porque la gente se hace ilusiones de que algo así va a cambiar sus vidas”.

Las propiedades también en baja

Especialistas del mercado inmobiliario coincidieron en los cambios de tendencia en el sector generados a partir de la pandemia de coronavirus, y observaron que crece la cantidad de propiedades para vender y persiste una baja en los precios.

Convocados por la proptech Mudafy, analizaron las tendencias en la demanda y observaron que esas dos variables se han mantenido constantes.

«Detrás de toda ‘crisis’ siempre hay una reactivación; desde Mudafy consideramos que el 2022 puede ser el puntapié inicial para que esto suceda. Sin dudas que es un año para aprovechar lo que la pandemia nos deja: precios y costos bajos para comenzar emprendimientos o adquirir propiedades y esperar su revalorización», sostuvo Matías Towers, director comercial de la proptech.

Por su parte, Nicolás Corvalán, gerente comercial de Tizado, manifestó: «Vimos un ajuste de precios en todo el 2021 y continuó la tendencia a comienzos del 2022. Con este escenario, las unidades que corrigieron sus valores hacia la baja están encontrando demanda y los inmuebles que se encuentran dentro de los nuevos parámetros de precios tienen buenos niveles de rotación».

En tanto, Ramiro Álvarez, de Ralva Negocios Inmobiliarios, consideró que «la tendencia de este año será el sinceramiento de los valores de oferta. Está a la vista que las pocas operaciones que se están haciendo son las que tienen una tasa de descuento considerable, entre el 10% y el 15%».

«Sigue habiendo una sobre oferta de stock en venta, producto de varias cuestiones, entre la más importante la nueva ley de alquileres», agregó.

En ese sentido, precisó: «Estamos analizando constantemente nuestro portfolio, tratando de lograr un equilibrio entre los valores de oferta y los de realización; creemos firmemente que es un trabajo colectivo de todos los profesionales inmobiliarios lograr un consenso en este tema, para lograr que se active nuevamente el mercado inmobiliario».

Por otra parte, dado que la mayoría de las personas dejó de ir todos los días a la oficina y empezaron a pasar más tiempo en su propia casa, creció la demanda de propiedades cercanas a la costa o ríos, pisos con espacios ideales para el teletrabajo y viviendas con parque o áreas al aire libre, mientras que la cercanía a la Ciudad de Buenos Aires dejó de ser un valor prioritario.

Al respecto, el especialista Daniel Bryn explicó: «Hoy vemos que hay más demanda de usuarios finales que de inversores. Por un lado, porque son más los que demandan un nuevo lugar para vivir, con nuevos deseos sobre esta vivienda, que aquellos que quieren invertir debido a la situación económica particular de Argentina».

«En orden de preferencia: ubicación, accesos y servicios. La ubicación es lo más influyente, pero cierto perfil de cliente está dispuesto a sacrificar la comodidad de una buena locación si el proyecto inmobiliario ofrece una buena propuesta en materia de servicios y amenities (lagunas, costa de río, mar, cancha de golf, etc.)», agregó Miguel O’Reilly, de O’Reilly propiedades.

En la misma línea, María Dolores Bayugar, de Bayugar Inmobiliaria, sostuvo que la movilización de la población hacia zonas fuera de CABA «tuvo como efecto que los valores de los lotes se incrementen exponencialmente y que las casas y departamentos mantuvieran su valor en dólares con un dólar en constante alza. Las casas en construcción en barrios donde los lotes subieron también tuvieron un ajuste incremental en el precio de la casa terminada», indicó.

Asimismo, hay operaciones inmobiliarias que se vienen llevando a cabo y que están ligadas a la compra de terrenos vacíos y propiedades que aún no están terminadas, también conocidas como propiedades de pozo. Según Agustín Santos, broker inmobiliario en Coldwell Banker Relations, «luego de la pandemia, vemos que continúa la migración de la ciudad a zonas más alejadas. Esa tendencia se ve reflejada en las ventas, principalmente de lotes y departamentos de pozo», concluyó.