Coronel Díaz y Santa Fé. Buenos Aires. Charly Garcia.

La Avenida Coronel Díaz

Barrio de Palermo Coronel Díaz y Santa Fé. Capital Mundial de Charly Garcia

La avenida Coronel Díaz es una arteria vial de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Nace en el límite de los barrios de Palermo y Recoleta en la Calle Soler, continúa en la calle Mario Bravo a partir del cruce con Soler y Honduras. En la intersección con la Avenida Santa Fe se encuentra a pocos metros de la estación Bulnes de la Línea D de la red de subterráneos. En el cruce con la Avenida General Las Heras se ubica el Parque Las Heras, lugar donde funcionaba la Penitenciaría Nacional. Al ingresar completamente en Palermo, cruza la Avenida del Libertador para perderse en el exclusivo Barrio Parque.

Coronel Díaz y Santa Fé. El Barrio donde  Charly Garcia hizó el Rock Nacional en el 7mo Piso

Si bien la resolución que nombró esta avenida no menciona a quién se refiere — y a la fecha de la imposición del nombre, había habido ya más de diez coroneles de apellido Díaz en la Argentina — generalmente se supone que recibe su nombre de Pedro José Díaz, militar que perteneció al Ejército de los Andes y participó en la guerra del Brasil. Posteriormente participó en las guerras civiles argentinas, generalmente del lado del partido unitario, aunque combatió en la batalla de Caseros en las filas de Juan Manuel de Rosas.

Coronel Díaz y Santa Fé. Dudas del coronel. Say No More 7 Piso

En La Foto el balcón de Chary Garcia el famoso 7mo piso. Una de las calles que ha generado mayores intrigas entre los historiadores es la avenida Coronel Díaz, especialmente desde que en el año 1894 una ordenanza municipal modificó el nombre primitivo del camino vecinal conocido simplemente como Coronel. Aludía, en sus orígenes, el propietario de buena parte de los terrenos de esa zona palermitana, un tal Felipe Coronell, a quien le quitaron la última letra de su apellido.

Coronel Díaz y Santa Fé. Hay trece coroneles Díaz

En 1895, ya con Emilio V. Bunge como intendente, fueron colocadas las chapas con la nueva nomenclatura, que conserva desde entonces, pero sin especificar a qué militar argentino se honraba. Y la confusión empezó a ser mayúscula porque hay trece coroneles Díaz de actuación notoria en el pasado que ameritaba esa distinción. Y si bien persiste la duda porque el error jamás fue reparado, una obra editada por el Instituto Histórico de la Municipalidad se encargó de disipar las incógnitas con respecto a esta arteria que nace en la calle Soler al 1400 y llega hasta Avenida del Libertador. El nombre completo del homenajeado es Pedro José Díaz, nacido en Mendoza el 19 de marzo de 1801.

El vecino más famoso del Barrio. La casa de Charly Coronel Díaz 1905 7 piso

La esquina del Charly. En el piso 7 de Coronel Diaz y Santa Fe, solo para entendidos. #SayNoMore. Cuando la vida te regala encontrarte tête à tête, sin nadie más alrededor, con la persona responsable de ocupar tantos gb de letras y melodías en mi cabeza, y encima se pone para la foto y te sonríe. Love you.

El departamento de la locura del gran Charly García. Coronel Díaz y Santa Fé

El departamento de la locura del gran Charly García. Ubicado en frente del shopping Alto Palermo, el piso 7 de este elegante edificio fué testigo de miles de historias y escándalos. García compró el departamento en 1982 y se mudó el mismo año. Con el tiempo, le dio su toque personal: pintó todas las paredes con aerosol, hizo dibujos y escribió frases. Coronel Díaz 1905, Palermo.

El departamento de la locura del gran Charly García. Coronel Díaz y Santa Fé

Era marzo de 2000, y hacía dos días que Charly se había tirado a la pileta en el hotel Aconcagua, en Mendoza. Estábamos en su departamento de Buenos Aires, y yo había ido a hacer una nota para la revista Gente. Ahí me contó que él no estaba loco, que estaba entrenado para hacer eso.

Charly García Icóno de la Argentina. Coronel Díaz y Santa Fé

Entonces fue hasta el balcón y me empezó a mostrar, y le dije “guarda, tené cuidado”. Y contó que de chico iba al campo del tío, se trepaba al molino y se tiraba al tanque australiano, entonces sabía lo que hacía. Y que desde el noveno piso del hotel mendocino primero había tirado un muñeco, después dos almohadas y recién ahí se había tirado, porque tenía calor. En la foto parece que está sentado pero en realidad está pasando por el lado del baño, donde después se pegó una ducha y seguimos con la nota.

Detalle de la Puerta del edificio de Cnel. Díaz. El edificio lo construyó Gelly Cantilo y Moyen en 1931

El cantante de Los Ratones Paranoicos recordó anécdotas inolvidables que le pasaron a lo largo de su carrera, como cuando su amigo Charly García se compró toda la vidriera de un local comercial de electrodomésticos. “Hacía tres semanas que estábamos juntos. Estuvimos tres semanas sin dormir. Los últimos cuatro días de esas tres semanas estábamos él y yo mirándonos de frente en el living de su casa, sin hablarnos. En un momento yo hice un gran esfuerzo, me moví, me paré y le dije: ‘Me voy a casa, me baño, me cambio y vuelvo’…”, recordó el artista. Con un gran talento, se puso a imitar a la perfección la voz de su colega. “Bueno dale, pero no tardes…”, le había respondido el intérprete.

Juanse y Charly García en Coronel Díaz y Santa Fé

Entonces, Juanse se fue del departamento ubicado en Coronel Díaz y Santa Fe, para ir hasta su casa en Belgrano. “Parecía una estatua del Museo de Bellas Artes que quería tomarse un taxi. Entré parado al taxi. Llegué a casa, me tomé un lexotanil. Me bañé como pude y me recuperé. Me tomé medio Bourbon, me cambié y estaba perfecto. Me sequé el pelo y me volví. Te puedo asegurar que no habían pasado más de dos horas, como mucho tres”, contó Juanse mientras Ciro se moría de risa. Cuando estaba regresando, se sorprende al ver que estaba el tránsito cortado en las inmediaciones de la casa de Charly y vio que había gente cruzando la calle vestidos con unos mamelucos grises.

Charly Garcíacompró toda la vidriera

En ese momento, pensó lo peor: «Dije: ¿qué pasó? ¡Se tiró por el balcón!”. Luego, le preguntó a una de esas personas qué estaban haciendo. “Estamos yendo a lo de Charly”, le respondió. Al llegar al departamento encontró que estaba todo lleno de cajas que tenían cámaras, radios, televisores y auriculares. Su amigo le contó que había cruzado hasta un local de Garbarino y realizó una compra gigantesca: “Me cruce y le dije ‘quiero toda la vidriera’. El tipo no me quería creer. Y fui y me la compré, man. ¿Qué? Me compré la vidriera, man”. Luego, señaló que Charly no solo es un talentoso artista sino que sabe mucho de electricidad.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Nato (@cinetiquetar)

Casa vecina de Charly García sobre Coronel Díaz

Habrán fallecido sus moradores, ayer pasé frente a ella y tenía todas sus aberturas tapiadas con material #barriodepalermo. Que hermosa habrá sido en sus días de esplendor. Alguien guardara recuerdos de ella. Cuantos sucesos habrán guardado sus paredes. Cuantos ecos de voces retumbaron todavía. Quizás algún amor se consumo en su zaguán. Las casas vacías guardan ocultos tesoros. Solo hay que escuchar a sus fantasmas.

Florería y Lustra botas de Coronel Díaz y Santa Fé. Ciudad de Buenos Aires.

La Pizzería son nuevos en el Barrio en Coronel Díaz y Santa Fé. Ciudad de Buenos Aires.

Día de lluvia en Coronel Díaz y Santa Fé. Ciudad de Buenos Aires.

El transito siempre es intenso en  Coronel Díaz y Santa Fé. Ciudad de Buenos Aires.

Alto Palermo,se transformo en el paseo de los vecinos. Coronel Díaz y Santa Fé. Ciudad de Buenos Aires.

Café Tolón un clásico de clásicos. Coronel Díaz y Santa Fé. Ciudad de Buenos Aires.

Hablando de poesía, Borges dijo: “yo no sé si puede definirse. Es algo tan elemental. Y además yo no creo que necesitemos una definición. Su definición va a ser siempre más vaga que la palabra poesía, que todos sentimos. Creo, además, que para juzgar un poema mejor es juzgarlo inmediatamente. Digamos que la comprensión viene después… y quizás no importe mucho. Pero sí, que usted siente que algo poético lo ha sido inmediatamente.”