El aporte armenio en la megacausa ESMA

A pocas horas de conocerse el fallo en el juicio ESMA III, el abogado penalista especialista en derecho Internacional y querellante representante de las víctimas, Federico Gaitán Hairabedian, dialogó con la agencia Prensa Armenia para dar su mirada sobre su trabajo y contribución como descendiente de sobrevivientes del Genocidio Armenio.

“Haber sido abogado en este juicio me dio una gran experiencia que me permite afianzar más el compromiso con la búsqueda de justicia, no solo de la dictadura militar argentina y del Genocidio Armenio, sino de todos los pueblos que sufrieron el flagelo genocida”, expresó el abogado, quien actuó como querellante del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

“Es imposibe escindir esta experiencia de búsqueda de justicia y reparación por el Genocidio Armenio, con el proceso de reapertura de juicios contra responsables por crímenes durante la última dictadura que vivió la Argentina a partir del año 2003. Desde aquel entonces, el Estado Argentino en sus tres poderes, desarrolló políticas de memoria, verdad y justicia, posicionando el cumplimiento efectivo de los derechos humanos como verdaderas políticas de estado”, remarcó Gaitán Hairabedian. “La sentencia (más alla del contenido de esta en cuanto a las penas) de la megacausa ESMA es una consecuencia directa del rol que asumió el estado Argentino de brindar respuesta a familiares y víctimas de crímenes atroces como fue el plan de exterminio implementado por la última dictadura cívico-militar en Argentina como así tambien del Genocidio Armenio”.

“No es casualidad que este mismo juicio haya tenido su origen procesal en los llamados ‘Juicios por el Derecho a la Verdad’ en el que las victimas de la ESMA, como de otros centros clandestinos, acudían a la justicia argentina e internacional en momentos de negacionismo estatal con las vigencias de las leyes de obediencia debida y punto final para saber qué les había pasado a sus seres queridos”. Según el abogado, quien también es presidente de la Fundación Luisa Hairabedian, ese derecho, que habilitaba una investigación judicial para saber la verdad acerca de lo sucedido con sus seres queridos, “fue utilizado de forma creativa por Gregorio Hairabedian, quien junto a su hija Luisa Sandra, mi madre, presentaron una demanda judicial de las mismas características en 2001 ante la justicia argentina pero para que se estableciera la verdad acerca de lo sucedido con sus antepasados armenios, y por extensión del pueblo armenio, victimas del genocidio de 1915-1923”. Luego de 10 años, la justicia federal de Argentina estableció que “el pueblo armenio había sido víctima del crímen de genocidio perpetrado por el Estado Turco entre 1915 y 1923, y mis antepasados, como integrantes del pueblo armenio, habían sido víctimas de él”.

“Sin dudas, esta sentencia, que pone fin a un proceso judicial que duró 5 años, representa un momento histórico muy significativo, que aporta a la incansable lucha de organizaciones de derechos humanos, familiares y victimas que vienen reclamando memoria verdad y justicia desde hace más de 40 años”, remarcó el abogado.

(Agencia Prensa Armenia).-

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-)