Gobierno: quita de subsidios rumbo a un desastre electoral

Gobierno eligió a las empresas fugadoras de divisas como las ganadoras del proyecto nacional y popular. Rumbo al desastre electoral más espectacular del año entrante. Obvio.

El Gobierno eligió un tarifázo contundente al pueblo en vez de usar la lapicera a las grandes agroexportadoras. Esto se verá reflejado en una contundente pérdida de voto a una oposición que volverá a hundir a los Argentinos. El huevo de la serpiente está en marcha.

Consorcios, clubes, comedores, sedes sociales y sistema de salud también pierden subsidios

En todos los casos son tomados como “Nivel 1”. Los gastos mensuales, por las nubes.

La quita de subsidios es tema central por estas horas en toda la Argentina. Luego de los anuncios oficiales, y a medida que pasan los días, se clarifica el tema y se va teniendo un panorama mucho más claro de los alcances de la medida. Los cambios en las boletas y la facturación no solo se verán reflejados en el caso de los hogares y muchos negocios; sino que también alcanzará a los consorcios, centros recreativos, deportivos y sociales, y el sistema de salud.

De acuerdo a lo anunciado oficialmente por el Gobierno, no hay discriminación alguna respecto de la utilización de los espacios. Así se ha establecido -en el caso de la energía y el gas- varios topes por consumo para delimitar el mantenimiento de los subsidios.

Los límites se calculan en base al uso diario de una casa familiar y no tiene en cuenta ningún otro parámetro con lo cual se esperan fuertes subas en otras actividades. En consecuencia, toda aquella unidad que supere los 400 kwh por mes, o los metros cúbicos establecidos para cada área, ingresará a “Nivel 1” y en ese caso perderá la totalidad del subsidio.

La situación más visible es la de los consorcios, cuyo consumo mensual está muy por encima del tope fijado, y por lo tanto que utilice por encima de los 400 kwh se pagará a tarifa plena.

Así las cosas, además de la factura individual quienes viven en edificios deberán afrontar un fuerte aumento en las expensas por el alza en los gastos comunes. Cabe apuntar que este sector también deberá hacer frente al incremento salarial para el gremio de los encargados.

Pero tal como está redactada, la norma también alcanza a otras actividades muy demandantes de energía como por ejemplo clínicas y sanatorios. Los centros estatales deberán costearlo de las arcas públicas, pero en el caso de aquellos establecimientos a cargo de sindicatos impondrá una erogación que pondrá en jaque las cuentas. Y en el caso de las privadas habrá un traslado directo al costo de la cuota mensual.

La inquietud y malestar fue creciendo con el correr de las horas y las redes sociales fueron caja de resonancia de la preocupación de los consumidores.

El caso de los clubes

También se puso la lupa sobre los clubes, especialmente aquellos que cumplen funciones sociales y que en la mayoría de los casos son solventados voluntariamente por sus socios. Al igual que en el caso de las prepagas, los clubes de mayor envergadura podrán tomar la opción de recargar las cuotas, pero no es el caso de las instituciones barriales.

Cabe recordar que la presión social obligó a Mauricio Macri a exceptuar a este sector del aumento de tarifas que implementó en 2017. La situación también promete ser crítica para el caso de los comedores y merenderos donde el incremento en el gas impactará en mayor medida.

Pese a que desde el gobierno se quiere evitar hablar de “tarifazo”, por el momento la “redistribución” no contempla una serie de factores sociales que multiplicarán el efecto del aumento anunciado. En el gobierno dejaron trascender que podría haber alguna medida para el caso de los consorcios, pero por el momento no hay precisiones.

¿De qué manera quedó definida la segmentación para los usuarios de luz y gas?
En el caso de la luz y el gas, el Ejecutivo estableció tres segmentos de usuarios según su nivel de ingresos:

El nivel 1 corresponde a los hogares de mayores ingresos y personas que no se registraron en el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE), el formulario disponible para solicitar conservar los subsidios.
El nivel 2 se refiere a las personas de menores ingresos registrados, por lo que se incluyen también a los beneficiarios de la tarifa social.
El nivel 3 está compuesto por los usuarios de ingresos medios, es decir, los hogares que perciben menos de $364.759, el equivalente a 3,5 canastas básicas.

¿Desde cuándo entra en vigencia la quita de subsidios?
En el caso de la luz y el gas, los aumentos para los niveles 1 y 3 se aplicarán gradualmente en tres bimestres: a partir de los consumos del 31 de agosto, octubre y diciembre, que impactarán a partir de septiembre, noviembre y enero.

Mientras que por el lado del agua, para el nivel alto el impacto de la pérdida total del subsidio será en noviembre. Los niveles medio y bajo tendrán una quita progresiva hasta perderlos definitivamente en marzo del próximo año.

UNA MARCHITA QUE MARCHITO

LA CGT REIVINDICÓ PARITARIAS Y TRABAJO FORMAL Y ADVIRTIÓ POR «ESPECULADORES POLÍTICOS Y FINANCIEROS»

La CGT reivindicó las paritarias libres pero admitió que está «abierta a cualquier mesa de diálogo» que convoque el Gobierno para «auxiliar a los sectores más postergados»; reclamó que «todos los trabajadores sean formales y no haya trabajadores de primera y segunda» y advirtió que hay quienes «especulan políticamente y quieren llevar a la sociedad con el agua hasta la nariz» para ganar las elecciones el año próximo.

La central sindical lanzó estas definiciones a través de una conferencia de prensa de sus tres cosecretarios generales -Héctor Daer, Pablo Moyano y Carlos Acuña- tras la masiva movilización contra la inflación y los formadores de precios, en la que, además, llamaron a un acuerdo social entre los referentes de todos los sectores sociales para solucionar los problemas del país.

Daer aseguró que «hay una especulación financiera de quienes quieren obtener ganancias a partir de una devaluación y otra especulación política de quienes quieren llevar a la sociedad con el agua hasta la nariz hasta el 2023 y garantizarse un futuro electoral».

«Eso existe, porque si no la oposición se sentaría en la mesa tratando de encontrar una salida en conjunto», subrayó.

También reiteró el reclamo de que «todos los actores sociales con responsabilidades encuentren una salida en conjunto» a los problemas del país, en lugar de «la que pretenden los sectores de concentración económica que solo empobrecerían al pueblo».

Reivindicó la marcha contra la inflación organizada por la CGT, la CTA y otras entidades sindicales y sociales y sostuvo que «el pueblo argentino se sintió representado» por la convocatoria.

El dirigente de la Sanidad también afirmó que la central obrera exige que «los trabajadores sean formales» y que no haya «trabajadores de primera y de segunda», al referirse al proyecto oficial para transformar los planes sociales en empleo genuino.

«No importa donde estén esos trabajadores; en cooperativas, multinacionales, industrias nacionales… Queremos trabajadores formales», enfatizó.

Acerca de las versiones sobre la posibilidad de que se decreten aumentos, dijo que «reivindicamos la paritaria como mecanismo sectorial, pero hay sectores que están muy postergados, y estamos abiertos a cualquier mesa de diálogo que convoque el Poder Ejecutivo para un auxilio de esos sectores».

Por su parte, Acuña, del gremio de trabajadores de estaciones de servicio, dijo que «la movilización fue justamente para comunicarle al Gobierno que los gremios están totalmente de acuerdo en que primero está la Patria, después el movimiento y después los hombres».

«Esto es para el Gobierno y la oposición», señaló.

En tanto, Moyano aseguró que «el Gobierno debe enfrentar a los poderosos, los que le sacan el plato de comida a los argentinos» y propuso la estatización de las balanzas de las cerealeras en los puertos argentinos.

Moyano fue específico sobre su actividad y dijo que «hay cinco millones de viajes de camiones por año y en el 40 por ciento el grano sale en negro, por lo que el campo no paga el 33 por ciento de las retenciones, sino paga el 26».

«Las balanzas, cuando entran a los puertos, son de las cerealeras. ¿Quién las controla? Si el Gobierno quiere recaudar dólares tendría que estatizar las balanzas de las cerealeras, de Cargill, de Dreyfus, de Aceitera Deheza. Ellos mismos pesan sus productos y los venden. ¿Quién los controla?», enfatizó.

Añadió que «las mineras en la cordillera son todas extranjeras. El 80 por ciento de los camioneros son chilenos o de otros países. llevan los minerales por Chile y los procesan en destino y a los tres meses te dicen de 100 mil toneladas de piedra encontramos 100 gramos de oro; esas son las medidas que tiene que tomar el Gobierno: enfrentar a los poderosos, como estos tipos que hoy le sacan un plato de comida a los argentinos. En eso vamos a acompañar, si el Gobierno tiene la decisión de hacerlo».