Chocolate

Hacer chocolate artesanalmente

Hacer chocolate artesanalmente puede ser un proceso fascinante.

Aquí te explico cómo hacerlo usando granos de cacao:

Selección de granos de cacao: Comienza seleccionando granos de cacao de alta calidad. Busca granos que estén bien fermentados y secos para obtener un buen sabor.

Tostado: Para resaltar los sabores del cacao, tuesta los granos en el horno a una temperatura baja (alrededor de 120-140°C) durante aproximadamente 20-30 minutos. Esto también ayuda a eliminar la humedad y facilita la eliminación de las cáscaras.

Descascarillado: Una vez tostados, los granos deben ser descascarillados para extraer las cáscaras y obtener los nibs de cacao. Puedes hacerlo manualmente o utilizando una máquina especializada.

Molienda: Los nibs de cacao se muelen hasta obtener una pasta llamada licor de cacao. Puedes utilizar un molino de piedra o un molino de bolas para este proceso. La molienda debe ser continua hasta que la pasta alcance una textura suave y homogénea.

Conchado: Este paso es opcional pero ayuda a mejorar la textura y el sabor del chocolate. Consiste en calentar y agitar el licor de cacao durante varias horas. Durante este proceso, se eliminan los sabores amargos no deseados y se desarrollan los sabores del chocolate.

Templado: El chocolate se calienta y luego se enfría lentamente para que cristalicen correctamente los cristales de manteca de cacao. Esto es crucial para lograr un chocolate con un brillo y una textura suaves.

Moldeado y enfriado: Vierte el chocolate templado en moldes y déjalo enfriar a temperatura ambiente o en el refrigerador hasta que esté firme.

Tips para hacer chocolate artesanalmente: Guía para principiantes

Empezando con lo básico:

Ingredientes:

Manteca de cacao: Es la grasa natural del cacao y es esencial para la textura y sabor del chocolate. Puedes comprarla en tiendas especializadas o en línea.
Cacao en polvo: Busca cacao puro sin azúcar ni aditivos.
Endulzante: Puedes usar azúcar, miel, stevia, jarabe de arce o cualquier otro endulzante de tu preferencia.
Leche: Es opcional, pero puedes agregar leche en polvo o leche vegetal para obtener un chocolate más suave.
Sabores adicionales: Puedes agregar vainilla, canela, frutos secos, especias o cualquier otro sabor que te guste.

Utensilios:

Olla a baño maría: Es la forma más segura de derretir la manteca de cacao sin quemarla.
Termómetro de cocina: Es importante para controlar la temperatura del chocolate durante el proceso.
Moldes para chocolate: Puedes usar moldes de silicona, plástico o metal.
Espátula de silicona: Para mezclar y manipular el chocolate.

Consejos para principiantes:

1. Tuesta los granos de cacao (opcional): Si quieres un sabor más intenso, puedes tostar los granos de cacao antes de molerlos.
2. Muele los granos de cacao: Puedes hacerlo con un molinillo manual o eléctrico.
3. Derrite la manteca de cacao a baño maría: No la calientes directamente al fuego, ya que se puede quemar.
4. Mezcla la manteca de cacao con el cacao en polvo y el endulzante: Revuelve bien hasta que se integren completamente.
5. Agrega leche o leche vegetal (opcional): Si quieres un chocolate más suave, puedes agregar leche en polvo o leche vegetal en este punto.
6. Añade sabores adicionales (opcional): Puedes agregar vainilla, canela, frutos secos, especias o cualquier otro sabor que te guste.
7. Vierte el chocolate en los moldes: Asegúrate de que los moldes estén bien limpios y secos.
8. Deja enfriar el chocolate a temperatura ambiente: Esto puede tardar varias horas.
9. Desmolda el chocolate: Una vez que esté completamente frío, puedes desmoldarlo y disfrutarlo.

Errores comunes a evitar:

Quemar la manteca de cacao: Ten cuidado de no sobrecalentar la manteca de cacao, ya que se puede quemar y darle un sabor amargo al chocolate.
No templar el chocolate: El templado es un proceso que ayuda a que el chocolate tenga una textura brillante y crujiente. Si no templas el chocolate, puede quedar opaco y quebradizo.
Agregar demasiado líquido: Si agregas demasiado líquido, el chocolate puede quedar demasiado suave o incluso líquido.
No usar ingredientes de calidad: Usa ingredientes de buena calidad para obtener un mejor sabor y textura.

¡Y eso es todo! Ahora tendrás tu propio chocolate artesanal hecho a partir de granos de cacao.