Los lácteos: 1 vaso de leche + 1 vaso de yogur + 30 g de queso.

Compartí :-) .

Los lácteos son un grupo de alimentos que están compuestos por agua, proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y sales, entre los que se encuentran la leche, el yogur y el queso.

Se ha comprobado que para todos los mamíferos la leche, específicamente, constituye un alimento básico y fundamental en su primer período de vida. Desde el punto de vista nutricional los productos lácteos, constituyen un grupo de alimentos completos y beneficiosos para la salud gracias a su mezcla en equilibrio de todos sus componentes.

Así mismo, este grupo de alimentos proporciona un elevado contenido de nutrientes en relación al contenido calórico. Ya que su composición es muy equilibrada, con una mezcla de proteínas de alto valor biológico, grasas e hidratos de carbono (la lactosa), vitaminas liposolubles y minerales, especialmente calcio y fósforo.

También constituyen excelentes alimentos para la población en distintos momentos de la vida, considerando tanto su densidad nutricional como el gusto por su consumo; que tienen por lo general todas las edades y la facilidad para incorporarlos en diversas preparaciones.

Pero considerando las características de salud de la población, es recomendable el uso de productos lácteos que sean reducidos en su tenor graso y de sal sobre todo en la vida adulta. Lo único que puede representar una desventaja de su consumo, es que se sufra d alguna intolerancia o alergia.

Te puede interesar
Donde se eligen los mejores quesos y dulces de leche

Recomiendan consumir 3 porciones de lácteos por día; es decir 1 vaso de leche + 1 vaso de yogur + 30 g de queso.

En la actualidad, el consumo de los lácteos se ha puesto en discusión ya que muchos consideran que produce varias enfermedades y que los seres humanos somos la única especie animal que, tras superar la época lactante, seguimos tomando leche. Desde la Facultad de Medicina de Fundación Barceló, derriban estos mitos y concientizan a la sociedad sobre la importancia de incorporar los lácteos diariamente. Los lácteos (leche, yogur y queso) son los alimentos más completos para el ser humano y, por sus incomparables características nutricionales, son insustituibles.

Presentan ventajas trascendentes para la salud porque, debido a su aporte en cantidad y calidad de proteínas, calcio, vitamina D y fósforo, son indispensables para el crecimiento y desarrollo, y la formación y mantenimiento del sistema óseo y muscular.

Las Guías Alimentarias para la Población Argentina difundidas por el Ministerio de Salud de la Nación, recomiendan consumir 3 porciones de lácteos por día; es decir 1 vaso de leche + 1 vaso de yogur + 30 g de queso. Son alimentos fuente de calcio, (por porción aportan 200 mg) y su importancia radica en el porcentaje de absorción del mismo; sabemos que el calcio interactúa en el intestino con los demás componentes de la dieta. En consecuencia, algunos aminoácidos, péptidos, citratos, lactosa, y otros glúcidos favorecen la absorción. Mientras que ciertos compuestos como los fitatos (presentes en legumbres, cereales y semillas), oxalatos (presentes en hojas vegetales), ácidos grasos de cadena larga, fluoruros fosfatos y ciertas fibras pueden reducir la biodisponibilidad del calcio por la formación de complejos insolubles de dicho nutriente.

La Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNYS) ha mostrado una ingesta deficitaria de calcio. Entre el 95% y el 97% de la población en su conjunto no cubre los requerimientos diarios de calcio. El 94% de las mujeres de 10 a 49 años y el 46% de niños de 2 a 5 años tiene una ingesta inadecuada de calcio.

Durante la adolescencia, debido a las necesidades aumentadas, las ingestas recomendadas de calcio son las más elevadas de todos los grupos biológicos (1200 mg/día). El grupo de mujeres de 10 a 18 años es el que presenta mayor prevalencia de ingesta inadecuada de calcio (98 %). De hecho, el calcio es el micronutriente más deficitario y peor adecuado en los grupos más vulnerables de la sociedad. La media de ingesta de calcio en nuestra población nacional fue de 367 mg en lugar de 1.000 mg. En embarazadas el consumo promedio fue de 446 mg diarios, versus la recomendación de 1200 mg.

Mitos y verdades

¿La leche y sus derivados producen cáncer u otras enfermedades? MITO

Un estudio difundido en 2013 por la Escuela de Salud Pública de Harvard menciona que así como el calcio y los productos lácteos podrían reducir el riesgo de osteoporosis y cáncer de colon, su alto consumo puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata y de ovario…”
Analizando los cinco artículos 9-13 citados por Harvard para las anteriores afirmaciones podemos ver que:

– Genkinger JM, et al. 20069: El artículo indica que “no se observaron asociaciones estadísticamente significativas entre el consumo de leche, queso, yogur, helado, y la ingesta de calcio en la dieta y el riesgo de cáncer de ovario.”.

– World Cancer Research Fund. 200711: Presenta una relación “Probable” entre las dietas altas en calcio y el riesgo de cáncer de próstata y una relación “limitada o sugestiva” para el consumo de lácteos y cáncer de próstata. En ambos casos, se refiere a un efecto sólo aparente con ingestas elevadas de calcio (alrededor de 1,5 g / día o más). Esta misma revisión indica que la información disponible es de baja calidad, demasiado inconsistente, o el número de estudios es muy limitado para permitir llegar a conclusiones sobre la relación entre el consumo de lácteos y el cáncer de ovario.

– Giovannucci E, et al. 199812 y 200713: Estos artículos muestran una relación entre el consumo de calcio y cáncer de próstata sólo en ingestas iguales o mayores a 2.000mg/día provenientes tanto de alimentos como de suplementos.

Estos resultados deben ser interpretados con cuidado, ya que los niveles de ingesta de calcio que se estudiaron, corresponden con los niveles superiores de ingesta tolerables para este nutriente.

Asimismo, tal como indica una fact sheet sobre calcio publicada por National Institutes of Health (organismo citado en la nota), varios estudios epidemiológicos han encontrado una asociación positiva entre el consumo elevado de calcio/lácteos y un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata, pero otros han encontrado sólo una relación débil, ninguna relación, o una asociación negativa. Se necesita investigación adicional para aclarar los efectos del calcio y los productos lácteos en el riesgo de cáncer de próstata y dilucidar los mecanismos biológicos potenciales.

¿Se pierden los nutrientes en el momento de pasteurización? MITO
La pasteurización de la leche es el proceso por el cual se eliminan los microorganismos nocivos y bacterias que pueden provocar enfermedades, no las vitaminas y minerales que posee.

¿Puede consumirse leche para hidratarse? VERDAD
Para hidratarnos, no se debe consumir únicamente agua o gaseosas, la leche y sus derivados como el yogur bebible; es también una buena bebida ya que a pesar de tener grasas, gran parte de ella está compuesta por agua.

¿La leche en polvo es igual a la líquida? ¿Pierde nutrientes? MITO
La leche en polvo se consigue mediante un proceso de deshidratación por el que se elimina toda el agua de la leche convencional. Si bien muchos creen que es más artificial que la líquida, esto no es así. Las propiedades y nutrientes que posee se mantienen en la misma proporción.

Fuente: palermonline, Argentina. 11-8-2016

La producción

Afectado por las crisis económicas y en especial por el clima, el volumen de leche producida por los tambos argentinos se mantiene en el orden de los 10.400 millones de litros.

En 2018 se produjeron 10.527 millones de litros de leche, un 4,2 por ciento más que en 2017. El presente año comenzó con un primer bimestre cayendo entre 8 y 10 por ciento interanual, tendencia que luego se recuperó. “Estamos previendo una caída que rondaría el uno por ciento”, aseguró Jorge Giraudo, coordinador del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla).

La meseta en la que se desenvuelve la producción de leche nacional no tiene su correlato en otros países de la región, que muestran un crecimiento en la actividad. Brasil, por ejemplo que a comienzos de siglo tenía una producción que rondaba los 15 mil millones de litros, hoy genera 45 mil millones de litros y proyecta alcanzar los 60 mil millones de litros para 2024. “Se va a convertir en un neto exportador de productos lácteos y así como a finales de los años 1990 Argentina tenía a Brasil como un mercado interno expandido, el vecino país también podría colocar productos en nuestro país”, observa Eduardo García Maritano, productor lechero y también integrante de la comisión de lechería de Confederaciones Rurales Argentina (CRA).

La producción

La producción de leche no está directamente relacionada con la cantidad de tambos. Si bien en los últimos años se ha producido el cierre de muchos establecimientos, los que se mantienen en el sistema ganan en productividad y permiten mantener cierto equilibrio en la producción. Luego del ciclo 2016/2017 cuando el cierre y agrupamiento de tambos fue muy alto, explicado en gran medida por los excesos hídricos registrados en varias zonas de producción, la rentabilidad negativa en algunos casos y el alto costo financiero, en los últimos tiempos “los casos de cierre con liquidación de vacas son aislados”, asegura el último informe de coyuntura de la Ocla. La mayoría de esos casos están asociados a tambos de escala más chica (menos de 2.000 litros diarios) y dificultades para la continuidad familiar (sin sucesores). Por otro lado, se observa un crecimiento en los tambos de mayor escala y eficiencia, vinculados a empresas mixtas que producen su propio alimento para las vacas.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos MUCHO :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999