¿Qué es el Humo? Grupo 34 de WhatsApp vende humo y más humo

Tanto los actores cómicos como “el Bicho” como “el Chino” en eterna pelea por la recaudación, con “el Añolo”, “el Pipi” un eterno vendedor de humo, “el Roque”, “el alto Chiquitín” oriundo de Suricata, “el Migue” and “Sir Pablito” de Palermogólico y el paisano de Villa Bosh “el eterno de la B Biscapacitados” entraron en la última etapa de la zaga de venta de humo. Pero analisemos que significa la venta de humo en Argentinian.

Para la población en general, el que “vende humo” es aquel que, basándose en sus dotes verbales y en algunos trucos no muy creíbles, se exhibe ante los demás queriendo demostrar lo que realmente no sabe o no posee. El “vendedor de humo” es esa persona que hace alarde de conocimientos, talentos, experiencias o riquezas que no puede constatar, razón por la cual es alguien al que no se le debe prestar atención o, al menos, no se le debe creer. Al decir que “se vende humo” se está queriendo expresar que se ofrece un producto de escaso o nulo valor.

Vender humo es una expresión que se utiliza para caracterizar a aquellas personas que no demuestran sus dichos con sus actos o quienes proponen ciertas cosas que luego no son capaces de cumplir.

Últimamente se ha puesto de moda esta frase en el ámbito del fútbol para describir a jugadores o directores técnicos como que hablan mucho y hacen poco.

También puede utilizarse muchas veces para el misticismo, ya que lo escépticos que no creen en estos dichos catalogan de esa manera a quienes hablan, creen o fomentan lo paranorma.

El uso más extendido que ostenta la palabra humo nos permite referir a aquel producto en estado gaseoso que resulta de la combustión de un combustible que no llegó a completarse, por tanto, se trata de un resultado no buscado de una combustión y que normalmente aparece en la realización de fogatas, en las brasas, y en los motores de nafta o diésel.

Principales problemas de salud que ocasiona: asfixia, cáncer y muerte
Entonces, su inhalación, por ejemplo a través del humo que expiden las chimeneas de las fábricas, o de cualquier otro establecimiento, es la causa más común de asfixia como consecuencia de aquellos componentes tóxicos que ostenta, entre ellos, el monóxido de carbono.

Además, las partículas que lo conforman son en su mayoría carcinógenas con lo cual la exposición al mismo durante un lapso de tiempo prolongado puede provocar cáncer.

Por su lado, el cigarrillo también despliega un humo intenso una vez encendido y suele resultar muy dañino al entrar en contacto con nuestros pulmones, y asimismo para la gente que aunque no fuma lo inhala en lugares cerrados.

Por otro lado, a instancias de los incendios, el humo pude ocasionar en aquellos que quedaron presos del mismo la muerte por asfixia, o una tremenda intoxicación, si es que se estuvo expuesto al humo durante un lapso prolongado.

La letalidad del humo
Los expertos afirman que el humo es mucho más letal de lo que lo es el fuego.

Además de la complicación y obstrucción que produce en las vías respiratorias, irrita la vista.

En cuanto a los pulmones, el humo hace que se obstruya el ingreso de oxígeno en la sangre y de inmediato se genera una falla respiratoria.

La inflamación de las vías aéreas normalmente se manifiesta con tos, moco, o bronco espasmos.

El humo de los incendios está plagado de sustancias tóxicas como el monóxido de carbono, entre otras, y que proceden de la quema de cables eléctricos, de carbón, plástico, y caucho quemado.

Entre los síntomas más corrientes de inhalación de humo se cuentan: tos, ronquera, dolor en el pecho, dificultad para respirar, dolor de cabeza, náuseas, desmayo, irritación en los ojos, y hollín en las fosas nasales y en la garganta.

Pero el mencionado no es el único uso que le damos en nuestro idioma a la palabra humo, también nos encontramos con otros usos recurrentes que repasaremos a continuación.

El humo es una suspensión en el aire de pequeñas partículas sólidas que resultan de la combustión incompleta de un combustible. El tamaño de estas partículas oscila entre 0,005 y 0,01 μm. Es un subproducto no deseado de la combustión, producido en fogatas, brasas, motores de gasolina y diésel. Cuando una combustión es correcta y completa, los únicos subproductos son agua, dióxido de carbono y compuestos de diversos elementos.

La inhalación del humo es la causa primaria de asfixia y muerte en las víctimas de los incendios. El humo mata por intoxicación debido a sus componentes tóxicos, como el monóxido de carbono y las pequeñas partículas sólidas que taponan los alveolos pulmonares y asfixian a la víctima. El humo puede contener varias partículas carcinógenas y provocar cáncer después de largo tiempo. Por eso se recomienda no usar estufas o calderas dentro de hogares, ya que pueden tener alguna rasgadura. Puede ser peligroso y riesgo de asfixia.

El humo del tabaco
Un cigarrillo está compuesto de tabaco, papel y hasta 599 aditivos.1​ Al quemar un cigarrillo se crean más de 4000 compuestos químicos.2​

Cuando se fuma se crean dos tipos de humo según la fase en que se encuentre el fumador. En la fase de aspiración hay una corriente principal que inhala el fumador. Fulgurantes las pausas hay una corriente secundaria que forma la libre combustión del cigarrillo. La corriente secundaria representa aproximadamente el 70% del humo total.

Fenómenos químicos
La combustión incompleta del tabaco cuando se fuma un cigarrillo tiene toxinas como los siguientes:

Combustión
El tabaco se calienta en una zona rica en oxígeno produciendo muchos productos de oxidación como los óxidos de carbono y agua. Esta zona es rica en oxígeno y tiene una temperatura entre 700 °C y 959 °C.

Pirólisis
El tabaco es sobrecalentado en un área rica en hidrógeno produciendo numerosos compuestos debido a la degradación de los ingredientes del tabaco, que se recombinan y crean sustancias que no estaban previamente en el tabaco.3​

Destilación de los ingredientes del tabaco
Tiene lugar a alta temperatura y da como resultado un aerosol que atraviesa el tabaco y da un condensado que pesa unos 400-500 mg/cigarrillo.

El humo de tabaco es un aerosol denso e inestable formado de muchas partículas líquidas microscópicas en suspensión dentro de una mezcla gaseosa. El humo de tabaco está formado por dos fases:

Fases físicas
Fase gaseosa
Nitrógeno, oxígeno, argón y dióxido de carbono (que pasa del 0,03% en que se encuentra en el aire a un 13%). Junto a estos gases también se encuentran otros procedentes de la combustión y de los procesos de pirólisis y destilación:3​

-Monóxido de carbono;

-Hidrocarburos y sus derivados, compuestos basados en el nitrógeno (óxidos, amoníaco, nitrofenoles, ácido hidrocianídico y nitrosaminas);

-Compuestos de azufre (sulfato de hidrógeno, dióxido de azufre, etc.)

Fase total de partículas
Representa aproximadamente el 10% de la composición del humo. Está formada por partículas sólidas, líquidas o semilíquidas con una concentración de unas 5 x 109 partículas/ml con tamaños entre 0,2µ y 1µ.

Sustancias cancerígenas
En el humo de los cigarrillos de tabaco se encuentran carcinógenos4​ para los humanos, como el arsénico, el benceno, el cadmio y el plomo.

Sustancias radiactivas
En el humo del tabaco se encuentran sustancias radiactivas como el 210Pb y el 210Po.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999