“Relato sin blindaje” Por Eduardo Sanguinetti, Filósofo

Compartí :-) .

Previo a la visita del presidente argentino Mauricio Macri a Uruguay, para reunirse con su par, Tabaré Vázquez, el ministro de Economía, Danilo Astori, elogió las medidas económicas de Macri, “Me gustaron mucho, creo que son buenas para Uruguay y ojalá sean también buenas para Argentina”. Así lo aseguró en un foro, días pasados, en el espantoso espacio farandulero, Conrad de Punta del Este… no olvidemos que este personaje, pertenece a un gobierno de izquierda-neoliberal… Simulación de simulacros.

Las mentiras de la política, ya no dejan de tener contenidos inocultables, que provocan una instancia paradójica en secretos develados, que todo ciudadano avezado no deja de conocer y deplorar, deviniendo en estos, una sensación de impotencia e indignación, producida por la violencia diferida del vector al que apunta la mentira: la necesidad de un sentido que no existe.

Pueblos huérfanos de un “tiempo sin tiempo”, donde el poder simulado en democracias “fingidas”, abandonan a su suerte y a las consecuencias atroces de vivir sin justicia y bajo la mirada falaz de los medios de comunicación y el imperio de las redes sociales tejidas por seres perdidos en el imperio de Twitter y Facebook, con futuro calculado de ser esclavos de un materialismo ilusorio.

Internet ha abierto las puertas del infierno metafórico, a la injuria, las difamaciones, la mentira instalada por los mercenarios rentados de medios corporacionistas, la afrenta directa entre las personas, unas contra otras, lo han logrado, pues todo queda en la virtualidad, lo concreto y el cara a cara, se diluyó en las nupcias de la web.

Un mundo donde el neoliberalismo impuso su criterio, en la gran mentira de elecciones “libres”, donde la oferta son candidatos clonados: caras de la misma moneda… que pactan y pautan, antes del rito eleccionario, donde los pueblos acuden mansamente, incluso con cierta alegría dominguera, a hacer valer su derecho obligatorio, votando más de lo mismo… ¿lo sabrán?

La máquina fatal del neoliberalismo continúa produciendo miedo a gran escala y, siempre que falta materia prima, trunca la esperanza que puede encontrar en los rincones más recónditos de la vida política y social de las clases populares, la tritura, la procesa y la transforma en miedo.

El racismo travestido como clasismo rige en el mundo, pues mientras se han instalado como parte del lenguaje social y políticamente correcto, de orden pluricultural, la condena de la discriminación racial o de género, el vivir en una dictadura de clase, es considerado muy normal.

No importa que las corporaciones multinacionales exploten a los pueblos y además sean culpabilizados por su calidad de pobres y por no llegar jamás a la cima de la pirámide, donde conviven las mafias de los “triunfadores”, del prostíbulo en que se ha convertido este mundo.

Como prueba irrefutable, basta ver en las corporaciones mediáticas, blindan al funcional de turno, en función ejecutiva, sin nada que lo eleve sobre sus “súbditos”… cómo, de manera grosera, insultante y atrozmente vulgar, el clasismo se instala cual práctica criminal, apuntalando logros inexistentes de figuras degradadas de los denominados “ricos y famosos”, plenos de “glamour chatarra siglo XXI”, poniendo de relieve las astronómicas sumas de dinero ganado en negociados extraños y difusos, a los que llegan por sus contactos con el poder político, deportivo, cultural, sin nadie que lo denuncie o al menos lo considere como una apología del delito flagrante de escupir en la cara de los millones de carenciados, que lo visualizan ante las pantallas, tomándolos como norte a alcanzar. O soy un imbécil o algo ocurrió que no alcanzo a visualizar, ni experimentar, en mi dinámica de no adaptarme y organizarme para asimilarme a este tiempo y espacio.

El neoliberalismo en acto genocida, subsiste, gracias al control global que ejerce hacia las personas mediante el miedo y la represión. El pensamiento crítico es arrinconado, despreciado y perseguido. Bajo nuevas formas inquisitoriales, el neoliberalismo proyecta su poder, dejando tras de sí una estela donde la muerte se alza como su valor más elevado.

Pero a no preocuparse, los medios monopólicos de desinformación, que blindan las canalladas de gobernantes inútiles, con fábulas de todo tipo, son un fenómeno mundial… la prensa diaria, se ha convertido en literatura bizarra con tendencia comic… “Trust in Trush”.

En el pasado, los neoliberales perseguían a los que pensaban distinto, hoy, persiguen a los que piensan… algo inasible, que, estas bestias no han asimilado… siempre cobrando su parte de barro y sangre.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999