risa

La risa podría ser una forma ancestral de comunicación.

La risa es una respuesta biológica producida por el organismo como respuesta a determinados estímulos. La sonrisa se considera una forma suave y silenciosa de risa.  Actualmente existen diversas interpretaciones acerca de su naturaleza.

¿Para qué sirve la risa y por qué la evolución la conservó en los humanos?

«Risoterapia» es un neologismo que define una técnica ya utilizada desde la antigüedad aunque no bajo el calificativo de terapia. Consiste, como su nombre indica, en humor terapéutico. En los últimos años han aparecido «clubes de la risa» e incluso asociaciones —presuntamente— científicas que defienden las virtudes de reírse a carcajadas.

¿Para qué sirve la risa y por qué la evolución la conservó en los humanos?

Un científico italiano ha explicado esta respuesta biológica tras revisar más de 150 artículos relacionados con el tema.

Carlos Valerio Bellieni, profesor de Pediatría de la Universidad de Siena, Italia, encontró una nueva explicación posible al por qué reímos. Después de revisar más de 150 artículos sobre la risa y el humor, publicados en inglés en la última década, concluyó que la risa puede ser una herramienta evolutiva para sobrevivir. Su hallazgo se sumaría a las teorías que explican las posibles causas de la risa y que tienen por base la transgresión (algo prohibido), mostrar arrogancia o superioridad (burla) e incongruencia (la presencia de dos significados incompatibles en la misma situación), según contó, este jueves, en The Conversation.

Bellieni organizó toda la información existente en tres áreas específicas: las características físicas de la risa, los centros cerebrales relacionados con su generación y los beneficios para la salud. De esta forma pudo resumir el proceso de la risa en tres pasos: primero, necesita una situación que parezca extraña e induzca una sensación de incongruencia (desconcierto o pánico). Luego, la preocupación o el estrés que ha provocado la situación debe resolverse y superarse (resolución). Por último, la liberación real de la risa actúa para alertar (alivio) de que se está a salvo.

Según el experto, este análisis sugiere la posibilidad de que la evolución haya preservado la risa para ayudar a los humanos a sobrevivir. En este sentido, puede servir para mostrar a los demás que no se requiere una respuesta de lucha o huida y que la amenaza percibida ha cesado. «Por eso, la risa suele ser contagiosa: nos une, nos hace más sociables, señala el fin del miedo o la preocupación. La risa es una afirmación de la vida», concluye.

El profesor afirma que en la época contemporánea reímos con relativa facilidad por lo gratificante que resulta y por la sensación de bienestar que trae. Sin embargo, desde un punto de vista quizás haya cumplido una función importante en términos de conciencia del peligro y autoconservación. «Incluso ahora, si tenemos un roce con el peligro, a menudo reaccionamos con la risa debido a una sensación de puro alivio», puntualizó. Su estudio estará publicado próximamente en New Ideas in Psychology.

Efectos en la salud y la educación

En su estudio, Bellieni ensalza el beneficioso efecto de la risa para ayudar a los pacientes en su curación y plantea que el humor también puede mejorar la presión arterial y las defensas inmunitarias, y ayudar a superar la ansiedad y la depresión. Así mismo sostiene que la risa tiene una gran importancia para nuestra fisiología, pues es un mecanismo de liberación del estrés al igual que llorar, masticar, respirar o caminar. Los centros del cerebro que regulan la risa son los que controlan las emociones, los miedos y la ansiedad. La liberación de la risa rompe el estrés o la tensión de una situación e inunda el cuerpo de alivio.

También, insiste en que la risa tiene un papel positivo en el proceso de enseñanza y aprendizaje, pues mantiene la atención y produce un ambiente de aprendizaje más relajado y productivo. El humor reduce la ansiedad, mejora la participación y aumenta la motivación.

¿Qué hay con el amor?

El profesor plantea que la risa también podría explicar por qué nos atraen las personas que nos hacen reír. En su hipótesis, Bellieni analiza que «no se trata solo de ser gracioso, sino que podría ser algo más complejo». En su criterio, si la risa de otra persona provoca la nuestra, entonces esa persona está indicando que podemos relajarnos, que estamos a salvo. Por supuesto que, si esto genera confianza y nos inspira a superar nuestros miedos, nos sentimos más atraídos por ellos.