Rosca de Pascua

Rosca de Pascua en Buenos Aires.

Publicado por

Al parecer la Rosca de Pascua nació en Italia, más precisamente en Bolonia, con el fin de complementar al ya tradicional huevo de pascua. Pasteleros de esas tierras crearon un simple pan leudado, cuya receta
llevaba como base leche, huevos y harina. Dicho pan, endulzado y en forma circular de rosca o «nido», se decoraba en su interior con huevos duros, tal cual lo seguimos haciendo hoy en día, incluyendo dos tradiciones pascuales en una.



rosca%2B2%2Bchica 748011Con el tiempo cada país fue creando su propio pan de pascua, agregando ingredientes, cambiando cubiertas, y así llegan a nuestros días propuestas de roscas rellenas con distintas variedades de cremas, roscas almendradas, roscas de chocolate o con frutas.

Mona de Pascuas (España), Kulich (Rusia), Ostertorte (Alemania), Colomba (Italia), Pan de Pascua (Chile), Roscón Pascual (México) o nuestra Rosca de Pascuas tradicional, cubierta con crema pastelera, fruta confitada y azúcar granulada son algunos ejemplos que se unifican en una misma tradición.

Las roscas fueron en su principio simples panes leudados. Sus antecedentes no están relacionados con la religión sino con festejos paganos de la antigüedad: las saturnales romanas o las ocasiones en que se agradecía y se pedía por la generosidad de la tierra. En estas oportunidades se elaboraban unas tortas redondas hechas con higos, dátiles y miel.

Al parecer, la Rosca de Pascua nació en Italia, más precisamente en Bolonia, con el fin de complementar al ya tradicional huevo de pascua. Los reposteros italianos retomaron estas tradiciones antiguas nunca perdidas del todo para «competir» con la también antigua tradición del huevo.

roscadepascua1 709209Para su confección utilizaron productos simples: leche, huevo y harina. Y de esta manera nació la «Rosca de Pascua».

Otra historia se remonta al año 476, cuando un rey bárbaro había sitiado la ciudad de Pavia, en Italia. En ese lugar, un humilde pastelero preparó un postre con forma de paloma para la Pascua, símbolo de paz y amor y se lo regaló al monarca. Tan conmovido quedó el rey, que en prueba de amistad levantó el sitio de la ciudad y liberó a la población. Con el correr del tiempo, fue cambiando la forma del postre, hasta llegar a la rosca tan conocida, que representa con un anillo el amor y la amistad que unen los pueblos.

Con el tiempo cada país fue creando su propio pan de pascua, agregando ingredientes, cambiando cubiertas, y así llegan a nuestros días propuestas de roscas rellenas con distintas variedades de cremas, roscas almendradas, roscas de chocolate o con frutas. Mona de Pascuas (España), Kulich (Rusia), Ostertorte (Alemania), Colomba (Italia), Pan de Pascua (Chile), Roscón Pascual (México) o la Rosca de Pascuas (Argentina), cubierta con crema pastelera, fruta confitada y azúcar granulada son algunos ejemplos que se unifican en una misma tradición.

Distintas decoraciones, variadas formas, pero el símbolo es siempre el mismo: representar la unidad familiar y el concepto de continuidad, de volver a comenzar cada año, el renacer eterno.

rosca%2B1%2Bchica 744719Para que no falte en la mesa pascual, tres opciones para degustar en familia:

Ingredientes

Para obtener dos roscas chicas o una grande

Harina, 500 g
Leche, 50 cc
Huevos, 4 (3 para la masa y 1 para pintarla antes de llevar al horno)
Azúcar, 100 g
Sal fina, 1 cucharadita al ras
Manteca, 100 g
Levadura en pan, 50 g (un cubito)
La cáscara de ½ limón rallada
Esencia de azahar o de vainilla, una cucharada.
Almendras,150 g
Crema pastelera

Preparación

– Mezclar en un tazón ¾ de taza de agua tibia (no caliente) y dos
cucharaditas de azúcar.
– Incorporar el cubito de levadura, sin mezclar.
– Tapar el tazón con un platito y dejar en lugar tibio que la levadura
fermente, se deshaga y duplique su volumen (unos 15 minutos.)
– Tamizar la harina junto con la sal y ponerla en la mesada en forma de corona.
– En un bol, mezclar: los huevos levemente batidos con un tenedor, la
leche , el azúcar, la ralladura de cáscara de limón, la escencia de
vainilla o de azahar y la levadura ya disuelta.
– Colocar esta mezcla de a poco en el centro de la harina e ir tomando
todo con un tenedor primero y con las manos después.
– Agregar la manteca de a pedacitos y amasar hasta obtener una masa muy suave.
– Tapar la masa con un paño y dejarla levar hasta que duplique su
volúmen ( más o menos una hora).
– Desgasificar la masa amasandola, pegándole con los puños y
golpeándola contra la mesa.
– Separar la masa en dos bollos.
– Colocar cada bollo en una asadera enmantecada y enharinada.
– Aplastar cada bollo hasta que quede con forma circular y de unos 6 cm.de alto.
– Con cortapastas de unos 8 cm de ancho retirar la parte central de la masa.
– Enmantecar la parte exterior de los cortapastas y dejarlos en los centros.
– Los huecos centrales de la rosca también se pueden hacer con las manos.
– Dejar levar las roscas hasta que dupliquen su volúmen.
– Pincelar con huevo batido, decorar con la crema pastelera, las
almendras picadas groseramente y llevar (una por vez) a horno moderado
hasta que esté dorada.
– Retirar el cortapastas.

Antes, la rosca de pascua se preparaba con 3 o 4 huevos duros o decorados por encima.
Lo que se puede hacer es hornearla con huevos duros puestos en huequitos previamente hechos sobre la masa y cuando la rosca esté lista y fría, reemplazarlos por huevos decorados o de chocolate.