Lenguas Vivas o Lengüitas de Buenos Aires

La Ministra mamarracho, María Soledad Acuña.

Una loca total. La personificación de Violencia Ribas en la Ciudad de Buenos Aires  en persona y con bigote.

Acuña se salió de sus cabales o más bien fue a buscar a su más instinto infancia el fascismo que aprendió de Erich Priebke para gestionar las escuelas secundarias.

Para ella es sangre, sudor y lágrimas. Castigar al soberano. Jamás educar, siempre hacer negocios con las escuelas privadas. Una mujer vil con aspiraciones. La Ciudad de Buenos Aires no merece semejante brutal en educación.

Pobre Borges, pobre Sarmiento, pobre Moreno, pobres de nosotros de ver a tan despreciable ser humano al frente de la cartera de educación.

Del Pro que se puede esperar más que patadas de burras. Mujeres chetas, ricas y burras al frente del sistema de educación. Si algo caracteriza a esta burra es que no se hable de educación e inclusión en las escuelas.

Esta burra le hace perder el tiempo a todos los maestros Porteños con miles de horas al pedo en planificaciones interminables. De esta torpe solo pueden salir de su boca las palabras delitos penales, frases rimbombantes policiales. Podes irte a la mierda Soledad Acuña.

La que debería dar ejemplo de diálogo y dar el ejemplo, no solo no lo da, sino que trata a adolescentes y padres como terroristas. Sos una enferma Ministra Soledad Acuña. Sos el mal y representas el odio.
El mismo odio del revólver que usaron para intentar un magnicidio.

Los pibes y los padres no tenemos miedo.

Larreta en modo Nazi. El modelo de violencia educativa.

El Gobierno porteño denunció penalmente a los padres de los alumnos que tomaron escuelas

Si Pachelo mató a todo el mundo, después de 20 años y juicios, pruebas, películas y horas en los canales de TV. Venis con ganzadas a gobernar las escuelas secundarias significa que sos una idiota Soledad.

El Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta lo informó a través de un comunicado difundido por el Ministerio de Educación local en el que se señaló que «los adultos responsables de aquellos alumnos que participan de las tomas deberán responder por los daños que pudieran sufrir los estudiantes y los bienes escolares”.

Los carteles que pegaron los alumnos en las escuelas: Escuelas tomadas.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires denunció penalmente a los padres de los alumnos que tomaron las escuelas en reclamo de mejoras en viandas y en contra de las prácticas laborales obligatorias y no rentadas en empresas privadas y dependencias públicas, se informó este lunes oficialmente.

“Los adultos responsables de aquellos alumnos que participan de las tomas deberán responder por los daños que pudieran sufrir los estudiantes y los bienes escolares”, sostuvo un comunicado del Ministerio de Educación porteño difundido este lunes.

En el caso del Mariano Acosta, fueron demandados 8 adultos que consintieron la participación de sus hijos en la toma.

La cartera educativa que conduce Soledad Acuña indicó que, “además, se está preparando una demanda civil para transferirles el costo correspondiente al pago de los sueldos a docentes y no docentes por cada día sin clases debido a la toma de la escuela”.

“Estamos denunciando penalmente a las familias que están autorizando e ingresando con sus hijos a las escuelas que se tomaron”, afirmó la ministra de Educación porteña, en diálogo con el canal de noticias LN+.

Añadió que “hay menores de edad en un edificio público con adultos que desconocemos. Esto es responsabilidad de las familias que autorizan a sus hijos a estar ahí. En el 2018 hubo 40 familias que fueron procesadas en la justicia porque esto es un delito”

Sobre qué pasará con los jóvenes que toman las escuelas Acuña sostuvo que “van a tener que recuperar cada día de clases que pierden, dejan de tener la posibilidad de participar de otras prácticas educativas, otras series estudiantiles y salidas pedagógicas; pierden todo ese tipo de beneficios; y obviamente, al perder días de clases, pierden oportunidades de aprender e instancias de recuperación”.

“No soy una ministra que no dialoga, lo que no voy a hacer es aceptar la violencia y la coacción a través de una toma. No vamos a dialogar con estudiantes que estén tomando escuelas. Tuvimos la oportunidad de dialogar todo este tiempo y se negaron. Lo que es claro es que empiezan a regir otras reglas del juego”, dijo.

La Escuela Normal Superior Lenguas Vivas Sofía Esther Broquen de Spangenberg, el colegio Mariano Acosta y la Escuela Superior Especializada en Cerámica N° 1 de la ciudad de Buenos Aires permanecían este lunes tomadas por sus alumnos.

María Soledad Acuña ¿fué alumna del jerarca Nazi Erich Priebke, ex oficial de las SS en Bariloche?.

COLEGIOS TOMADOS POR QUE LA MINISTRA GESTIONA COMIDA PODRIDA

La Escuela Normal Superior Lenguas Vivas Sofía Esther Broquen de Spangenberg, el colegio Mariano Acosta y la Escuela Superior Especializada en Cerámica N° 1 de la ciudad de Buenos Aires permanecían este lunes tomadas por sus alumnos, quienes reclaman mejoras en viandas y están en contra de las prácticas laborales obligatorias y no rentadas en empresas privadas y dependencias públicas.

Igual conducta asumirán los estudiantes de los colegios Mariano Moreno y Juan Ramón Fernández, según informaron desde los centros de estudiantes de esas instituciones.

Entre los principales reclamos, los alumnos y alumnas de estas instituciones afirman que «con hambre no se puede estudiar», exigen que se apruebe el proyecto de «Ley Integral del Derecho a la Alimentación Adecuada en las Instituciones Educativas» y piden que con inmediatez se comiencen a «otorgar viandas dignas para todo nuestro alumnado».

También, sostienen la consigna «No a las Acap (Actividades de aproximación al mundo del trabajo y a los estudios superiores)», que consisten en prácticas laborales obligatorias para los alumnos del último nivel secundario de la Ciudad de Buenos Aires.

«Creemos inadmisible que se nos niegue el derecho a la educación al perder horas irrecuperables de clase y que se nos sea puestos en riesgo al no ser acompañados por profesores responsables a las prácticas», agregaron en el texto.

«Creemos inadmisible que se nos niegue el derecho a la educación al perder horas irrecuperables de clase y que se nos sea puestos en riesgo al no ser acompañados por profesores responsables a las prácticas»

A partir de las 18, se sumaron a las medidas los alumnos y alumnas del colegio Mariano Moreno, mientras desde el centro de estudiantes del Instituto de Educación Superior «Juan Ramón Fernández» anunciaron un pernocte para el martes y un «semaforazo» el miércoles junto al Normal 1.

Asimismo, estudiantes, docentes y familias del Normal 1 realizaron este lunes por la mañana un abrazo simbólico al establecimiento para pedir por seguridad educativa, ya que advirtieron que sienten «miedo» ante los «reiterados robos» ocurridos la semana pasada, en los que se llevaron 122 netbooks, más de 80 tablets, computadoras, proyectores, micrófonos, cámaras, mercadería de la cantina, entre otras cosas.

Tomás Reindick, delegado de los docentes del Normal 1, manifestó a Télam que los maestros no se sienten «en condiciones de dar clases». «No nos sentimos seguros nosotros ni los chicos», dijo, mientras la docente Noelia Espíndola advirtió que el problema de los robos pasó también «en otros normales, es algo que pasa desapercibido y necesitamos que esto se termine».

«La inseguridad que nos da que entre cualquiera, que en el horario escolar desaparezcan cosas de la sala de maestros, de las aulas, habiendo menores circulando nos da miedo», puntualizó.

En tanto, los alumnos y alumnas de la Escuela Mariano Acosta anunciaron que continuarán hasta el martes a las 7 con la toma del establecimiento que comenzó el viernes por la tarde, y luego tendrán «asamblea permanente para definir qué hacer», indicó a Télam Catalina, integrante del centro de estudiantes del Acosta.

Sobre los reclamos, la joven apuntó que «las viandas fallan porque son pocas y no son nutritivas» y alertó que también hay problemas con la infraestructura porque no tienen «las suficientes aulas ni bancos».

«Hay un millón de cosas que están rotas, nuestro edificio es bastante viejo y necesita un montón de arreglos y nadie viene a resolverlo», señaló Catalina y agregó: «No podemos seguir estudiando en las condiciones que estudiamos; la educación pública en CABA está fracasando».

Para Acuña es «inentendible»

En relación a la toma de la Escuela Mariano Acosta, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, dijo por la mañana que la medida es «inentendible porque no hay reclamos que vienen discutiéndose desde antes; pasaron de cero a cien en una sola semana».

Respecto al reclamo por el estado edilicio, la ministra sostuvo en declaraciones al canal de televisión TN que «es un edificio centenario que tiene obras de mantenimiento permanente. No sabemos en particular a qué se refieren porque no es algo que hubiese sido planteado anteriormente».

Sobre las viandas, la ministra aseguró que «tampoco conocemos la demanda, porque reciben y recibieron en este nivel todas las viandas que fueron solicitando».

«Es una demanda y una manifestación violenta y absolutamente política», reiteró la ministra y afirmó que las tomas en las escuelas tienen relación con la distribución de unos manuales que «están siendo fogoneados y repartidos por el kirchnerismo a través de su sindicato UTE y a través de distintos legisladores del Frente de Todos y están incitando a los chicos a tomar estas medidas violentas».

En tanto, consultada sobre el presunto sabotaje que dejó a la escuela sin luz durante el fin de semana, Acuña indicó: «No tengo en claro qué sucedió, pero es un edificio público, no es un centro de campamento».

CENTRO DE ESTUDIANTES DEL LENGÜITAS: “NOS DIJERON QUE ÍBAMOS A REPETIR SI LA TOMA SE LLEVABA A CABO”

Las prácticas laborales obligatorias, la escasa cantidad y mala calidad de viandas escolares y las reformas inconsultas, entre otros reclamos pendientes, motivaron que distintos colegios secundarios desarrollen esta semana un plan de lucha con toma de los establecimientos.

El Centro de Estudiantes del Mariano Acosta tomó la delantera este viernes, no sin consecuencias. Según divulgó en las redes, a poco de empezar la medida, un desconocido se introdujo en el edificio para sabotear la toma con la excusa de hacer “arreglos urgentes en los baños”. A los pocos minutos se cortó la luz.

Por su parte, la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas Sofía Esther Broquen de Spangenberg, más conocida como “Lengüitas” inició la toma este lunes. Valentina Bonelli, la presidenta del Centro de Estudiantes, amplió a Télam las causas y contexto de la medida.

-Valentina, ¿desde y hasta cuándo se extiende la toma?

-La toma va a tener una duración indeterminada. El viernes vamos a realizar una votación a urna cerrada para decidir si se levanta o continua.

-¿En qué consiste la toma?

-En un cierre total del colegio. Les estudiantes que participamos de la protesta permaneceremos en el edificio hasta que nuestros reclamos reciban una respuesta. Además articulamos un Protocolo de Toma que mantiene al estudiantado y al edificio seguro.

-¿Cuáles son los reclamos?

-Rechazamos las Prácticas Laborales Obligatorias no rentadas (ACAP), que ocupan horas de clase. En la última oportunidad enviaron literalmente a alumnos a lavar los platos a un hotel. Eso implica pérdida de contenido educativo. También reclamamos por las viandas escolares que son insuficientes y de muy mala calidad nutricional. Queremos que se apruebe el proyecto de Ley de Alimentación Escolar

-¿Qué situaciones puntuales de este u otro colegio empujaron a decidir la toma?

-Particularmente en el Lengüitas tuvimos situaciones de violencia institucional por parte de las autoridades, negándonos o manipulando información y prohibiendo actividades que fueron elementales para nosotros de manera histórica. Estas situaciones están estrictamente ligadas a los reclamos. Después de meses de protestar y tomar incontables medidas previas (marchas, cartelazos, sentadas, asambleas), nos dimos cuenta de que esta toma es la única forma de expresar nuestro rechazo y ser escuchades.

-¿Recibieron respuesta de alguna autoridad escolar o educativa?

-Sí, hubo amenazas por parte de docentes afirmando que íbamos a repetir si la toma se llevaba a cabo.

Denuncian amenazas

Por su parte, el vicerrector del Acosta, Julio Pascuarelli, indicó: «A mí me gustaría que en algún momento la ministra o las cámaras de algún medio televisivo pudieran ingresar a la escuela para que ella pueda ver el estado edilicio en el cual se encuentra, dado que dice que es una escuela centenaria que tiene mantenimiento constante».

En diálogo con Radio AM 750, el vicerrector sostuvo que desde la institución «no están de acuerdo con la toma», pero sí reconocen los reclamos de los y las estudiantes.

A su vez, alertó: «En este momento lo que nos está ocurriendo es que tenemos un cuerpo directivo amenazado, amenazas telefónicas a familias de estudiantes».

Los alumnos y alumnas de la Escuela Mariano Acosta también continuarán con la toma del establecimiento.

Por otro lado, el vicerrector desmintió que la Escuela no elevó quejas al ministerio de Educación y aseguró que «están por expedientes y están hechos a la empresa de mantenimiento del gobierno de la Ciudad», que además es esta misma empresa «la que se encargó el día viernes de cortar la luz en la escuela y dejar a toda la comunidad de los chicos sin escuela durante toda la noche».

En tanto, en la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas Nº 1 «Roque Sáenz Peña» realizaron un abrazo simbólico al establecimiento para pedir por seguridad.