El Día Nacional del Vino Argentino

El Día Nacional del Vino Argentino

El vino argentino es uno de los más vendidos en el mundo.

Cada 24 de noviembre se celebra en todo el país el Día Nacional del Vino, una fecha que busca resaltar el valor de la vitivinicultura local.

El Día del Vino Argentino, una fecha que conmemora a la Ley N.º 26.870 que declaró al vino como una bebida nacional en 2013. Según se señaló por aquel entonces desde el gobierno: «A través de ella se busca difundir las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo del vino y sus tradiciones».

Actualmente, Argentina es el quinto país productor de vino, luego de Italia, Francia, España y Estados Unidos. Además, es el octavo país productor de uva y está dentro de los 10 países que más volumen de vino consume.

¿Y hacia dónde va la industria? “Aunque el clásico Malbec fue, es y será el gran protagonista, durante los últimos años surgieron nuevos jugadores: desde otras cepas no tradicionales, hasta filosofías y apuestas enológicas que cada vez ganan más visibilidad entre los winemakers y bodegas argentinas”, analiza Andrés Belinsky, Gerente General de Vinventions Sudamérica.

Cada 24 de noviembre se celebra la declaración del vino como bebida nacional. La bebida logró su primer reconocimiento por decreto presidencial ese día en 2010 pero luego, en 2013, hubo una ley aprobada por unanimidad en el Congreso. Desde esa fecha, todos los años se celebra el valor cultural que tiene el vino y la vitivinicultura, su arraigo con la tierra y su rol en la identidad de los argentinos.

Con el tiempo, los productores vitivinícolas de la Argentina fueron armando y potenciando su festejo regional. Luego se consolidaron una serie de eventos culturales y turísticos que se extienden por toda la geografía nacional, potenciando se atractivo turístico. Por eso, el vino argentino, «Bebida nacional», se celebra en cada rincón del país con actividades que arrancan los 22 de noviembre pero se extienden hasta principios de diciembre.

Argentina es el país vitivinícola más importante de América del Sur y uno de las 10 más destacados en el negocio vitivinícola mundial. Y fue el primer país del mundo que declaró al vino como su «Bebida nacional». La actividad vitivinícola dinamiza las economías regionales de las provincias productoras y genera un alto valor agregado en origen. De Jujuy a la Patagonia, las más de 230.000 hectáreas cultivadas con vid hacen de Argentina uno de los más diversos climas, suelos y características culturales.

Desde la producción primaria hasta la distribución y comercialización, la vitivinicultura es un motor creador de empleos. La cadena vitivinícola genera más de 110.000 puestos de trabajo directos y más de 280.000 empleos indirectos.

En Argentina cobra tanta importancia que de hecho hay 200.000 hectáreas dedicadas a la producción vitivinícola. Si bien se exporta vino a más de 160 países, la mayor parte de la producción (70%) está destinada al mercado local.

El mejor sommelier de la Argentina

Más de 40 profesionales del vino se darán cita en la ciudad de Mendoza para elegir al mejor de todo el país.

El mejor sommelier de la Argentina será elegido en el marco de una competencia que se llevará a cabo desde este miércoles y hasta el sábado próximo en la ciudad de Mendoza.

Además de presenciar las distintas instancias de la elección del nuevo referente de la sommellerie argentina entre más de 40 participantes, los asistentes al evento, que es organizado por la Asociación Argentina de Sommelier (AAS), podrán participar en charlas y seminarios dictados por especialistas.

Maridajes, sustentabilidad, vinos del mundo, el nuevo mapa federal del vino, y la impronta francesa en la vitivinicultura argentina son algunos de los temas que se abordarán en el marco del concurso, destacaron los organizadores.

En tanto, la ministra de Cultura y Turismo de Mendoza, Nora Vicario, dijo que en la competencia se destaca “el valioso trabajo de sommelier que, al acercar el vino a la gente, resulta un eslabón fundamental de una gran cadena de valor».

La funcionaria mendocina agregó que el trabajo de sommelier «integra una actividad productiva estratégica para el gobernador Rodolfo Suárez, que en conexión con nuestra cultura e identidad, impacta en la economía, en el empleo y fortalece a la provincia en cuanto destino turístico internacional».

Dado su perfil netamente federal, el encuentro da a conocer el trabajo de sommeliers de todas las regiones del país y favorece la interacción con enólogos, agrónomos y bodegueros.

Además, cada nueva edición del concurso es una oportunidad de visibilidad al trabajo de los mejores sommeliers.

De hecho, los ganadores de ediciones anteriores se han convertido en referentes indiscutidos entre sus pares. Es el caso de Valeria Gamper, quien fue premiada en 2019 y este año obtuvo el primer puesto en el Concurso Mejor Sommelier de las Américas realizado en Chile; Martín Bruno (2017); Paz Levinson (2014 y 2010); Agustina De Alba (2012 y 2008); María Mendizabal (2006) y Flavia Rizzuto (2002).