news rojo1 1

El Farbrenguen

El Farbrenguen es una reunión jasídica tradicional que se celebra en la noche del Motzei Shabat del 19 de Kislev, fecha que conmemora la liberación de la cárcel del primer Rebe del linaje Jabad, Rabí Shneur Zalman de Liadi, en 1798.

«Farbrengen» es una palabra en yiddish que se refiere a una reunión o encuentro entre miembros de la comunidad jasídica Chabad-Lubavitch. Estos encuentros generalmente implican discusiones sobre la Torá, enseñanzas espirituales, historias, cantos y a menudo incluyen comida y bebida. Es un momento de conexión, aprendizaje y elevación espiritual dentro de la comunidad. El término también puede usarse de manera más amplia en círculos judíos para referirse a cualquier reunión alegre o celebración.

Para los laicos, el Farbrenguen puede ser visto como una oportunidad para aprender sobre el jasidismo, una corriente del judaísmo que enfatiza la alegría, la compasión y la cercanía a Dios. Las reuniones suelen incluir música, baile, oraciones y relatos inspiradores.

Para los judíos, el Farbrenguen es una celebración de la liberación del Rebe Shneur Zalman, quien es considerado el fundador del jasidismo moderno. Su liberación marcó el comienzo de una nueva era en la historia del jasidismo, una era de expansión y crecimiento.

El Farbrenguen es una oportunidad para recordar la importancia de la alegría, la compasión y la cercanía a Dios. Es una celebración de la liberación, tanto física como espiritual.

Aquí hay algunos consejos para interpretar el Farbrenguen para los laicos y los judíos:

Para los laicos:

Aprenda sobre el jasidismo antes de asistir al Farbrenguen. Esto le ayudará a comprender el significado de los eventos y las tradiciones.
Sea abierto a nuevas experiencias. El Farbrenguen es una celebración vibrante y llena de energía.
Concentre su atención en la alegría y la compasión. Estas son las cualidades que el jasidismo enfatiza.

Para los judíos:

Reflexione sobre el significado de la liberación del Rebe Shneur Zalman. ¿Qué significa para usted?
Rompa con la rutina diaria y celebre la alegría de la vida.
Dedique tiempo a la oración y la meditación. Estos son actos de compasión hacia uno mismo y hacia los demás.

El Farbrenguen es una oportunidad para disfrutar de la alegría, la compasión y la cercanía a Dios. Es una celebración que puede enriquecer la vida de todos, independientemente de sus creencias religiosas.