La nueva literatura joven

Compartí :-) .

Los blogs y las cuentas de redes sociales dedicadas a la literatura juvenil proliferan, los grandes éxitos editoriales apuntan al público joven y, al mismo tiempo, en las aulas se sigue escuchando que los chicos leen cada vez menos. El desafío es doble para abordar los nuevos modos de leer: a la intención de acercar a los más chicos al mundo literario se suma, con la llegada de nuevas tecnologías, la pregunta por cómo leen los jóvenes que lo hacen.

Un problema adulto

La llegada de las redes sociales ha modificado radicalmente el modo en el que consumimos contenido, sin embargo, hay algo que no ha cambiado. Siguen siendo los adultos los grandes responsables de formar nuevos lectores. Son los padres los primeros que proponen a los niños un vínculo con la lectura, incluso antes de que sepan leer.
Se habla de prelectores porque la noción de lectura es más amplia que simplemente decodificar símbolos. Así lo explica Fabián Sevilla, autor de la serie de fantasy Elfos de Pok de Editorial Albatros “Vivimos leyendo, leemos colores, leemos gestos, leemos siluetas, entonces hoy todo se lee” y agrega “quienes leen, lo hacen porque han sido formados para leer y tenemos que empezar a pensar como adultos qué estamos haciendo, cuánto hacemos para que los chicos lean o para que no lo hagan”.
En este mismo sentido, Cecilia González Cejas, subdirectora editorial de Estación Mandioca, un sello especializado en literatura precurricular y lectores jóvenes subraya la importancia de la construcción lectora ” De allí nuestra línea “La Máquina de hacer lectores”. Apostamos a brindar nuevas miradas lectoras para los profesionales docentes y para los padres; pero sin dudas, mirando a los chicos y a los jóvenes. Creemos que ellos están ávidos de ver en las páginas aquello que les pasa. Y como adultos, nosotros debemos escuchar sus intereses. Para eso hay que animarse a innovar e ir más allá. En nuestros últimos lanzamientos sumamos un soundtrack asequible por código QR”.

El boom de los que sí leen

No todos los jóvenes son lectores pero lo que sí lo son suelen apasionarse con esa impronta tan particular que se tiene en la adolesencia y eso repercute fuertemente en el mundo editorial. Ejemplos no faltan de que la Yalit (Young Adult Literature) lejos de retroceder frente a las nuevas tecnologías parece haber encontrado en sus posiblidades recursos para expandirse cada vez más y sumar nuevos adeptos.
Se trata de un tipo de literatura que se piensa fuertemente en relación a sus consumidores “Si lo pensás la literatura juvenil el único género definido por el lector, la escribimos con ese lector en mente, entonces la relación es muy fuerte” explica Romina Rusell, autora de la saga Zodiáco, traducida a 10 idiomas y editada en Argentina por Del Nuevo Extremo.

Los nativos digitales llegan a la lectura y con ellos una nueva manera de pensar: “Esta nueva era implica un cerebro diferete, más globalizado en terminos de estimulacion. Esto marca una diferencia en muchas cosas y entre ellas en las preferencias ” explica Néstor Braidot, Doctor en Ciencias, Máster en Neurobiología del Comportamiento y en Neurociencias Cognitivas.
Junto con los nuevos lectores llegan también los nuevos soportes que cada vez ganan más terreno: ” El lector de hoy lee de cualquier forma, digital, en papel, desde el monitor, en el celular, tablet, … Todavía se prefiere, en la mayoría de los casos, el papel, porque el libro físico además de ser leído se admira como objeto y los lectores aún buscan ediciones buenas y lindas para poder tener en la biblioteca. Sin embargo, creo que la generación de lectores que nació con pantalla en mano, tiene una tendencia a preferir o tolerar un poco más la lectura en dispositivos digitales” evalúa Vanesa Fiorio, asistente de marketing del sello editorial Del Nuevo Extremo.
Aunque a priori pueda pensarse lo contrario, el joven que se va construyendo como lector valora el papel pero a eso le suma más opciones ” son nativos digitales y con eso no hay vuelta atrás: su búsqueda más frecuente, inmediata y fructífera pasa por los contenidos digitales porque, además, en ese soporte hay una multiplicidad de textos que no puede encontrarse en papel” reflexiona Rosa Gómez Aquino, lic. en Ciencias de la Comunicación, semióloga y autora de Nuevo inventario de criaturas fantásticas de la editorial Pampia. “La red ofrece un entramado textual que es imposible de hallar fuera de ella. Por ejemplo, está Wattpad, una aplicación que permite a sus usuarios publicar relatos y poemas y, por supuesto, leer lo que otros publican. Y esos textos no están en soporte papel. En ese sentido, la red puede pensarse como una enorme plataforma de autoaprendizaje y como lugar de vínculo con los pares a través de intereses en común en este caso, literarios, tanto de lectura como de producción. El trío de las tres Bs (bloggers, booktubers y bookstagrammers) es prácticamente impensable fuera de la red, de las posibilidades que esta ofrece en términos de lenguaje, escrito, pero también visual y audiovisual”.
Al estar tan conectados, los nuevos lectores no solo se re comiendan, también unen fuerzas y se expresan para que lo que les interesa se publique en sus paises, comenta Federico Adrián Valotta, Creador y Redactor del blog Atrapado En La Lectura: “muchas veces unimos fuerzas y nos contactamos con redes editoriales de otros países para que lo que nos interesa se publique en español.
Victoria Bayona, autora de la saga Los viajes de Marion por Editorial Del Nuevo Extremo señala que el fenómeno que se da hoy día del auge de la literatura para jóvenes adultos se alimenta de la repercusión de los lectores en las redes y todos tienen voz para opinar de una manera honesta sobre las lecturas que los atraviesan. ” Reseñas, puntuaciones en Goodreads, fotos en instagram, todo influye a la hora de promover o descalificar un libro. Yo misma muchas veces me encuentro leyendo reseñas de mis bloggers preferidos sobre algún libro que me ha llamado la atención y de acuerdo a lo que ellos pensaron de él, lo adquiero o no” aporta Victoria.

RECUADRO:

Una experiencia escolar

En la última Feria del Libro, el Instituto Privado Argentino Japonés “Nichia Gakuin”, institución cultural educativa de la colectividad japonesa en Argentina, presentó su nuevo canal de Booktuber con el que intenta promover la lectura de manera crítica, crear su hábito y acrecentar el interés sobre los libros. El proyecto, que involucra tres áreas docentes, se realiza como actividad extracurricular e implicó la confección física de una biblioteca de lectura que surgió del pedido de los propios alumnos y que hoy cuenta ya con unos 150 ejemplares producto de donaciones de editoriales, compras directas y cesiones de la comunidad escolar.
A la par, el grupo Nichia Booktubers llamado “Los Señaladores” ha desarrollado un mini canal cerrado con los niños del jardín de infantes de la institución. Flavia Tomaello, coordinadora externa del proyecto explica que comprometerse en este proyecto que es tendencia en el mundo permite crear un esquema de propuestas de lecrura desde el grupo a sus pares y crea un espacio en donde se potencien todos los saberes que la lectura permite además de usar las nuevas tecnologías como herramienta y no como fin.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999