MALVINAS ARGENTINAS

Tierra del Fuego se alza contra la injerencia británica en Malvinas: proyecto portuario ilegal

«Provincia argentina protesta contra empresa británica por proyecto en las Malvinas»

La provincia argentina de Tierra del Fuego ha decidido tomar medidas legales contra la firma norirlandesa Harland & Wolff, debido a su participación en un proyecto de construcción de instalaciones portuarias en las Islas Malvinas. Estas islas, aunque bajo administración británica, son reclamadas por Argentina como parte de su territorio.

«Andrés Dachary, secretario de Malvinas, Antártida, Islas del Atlántico Sur y Asuntos Internacionales de la provincia fueguina», anunció que en los próximos días el gobierno de Tierra del Fuego, por orden del gobernador Gustavo Melella, intimará a Harland & Wolff debido a su intento de avanzar sin autorización en la construcción de un puerto en la provincia. La empresa había sido seleccionada como «licitador preferente» por el gobierno británico local en las Malvinas para llevar a cabo el proyecto FIPASS, valuado entre 127 y 152 millones de dólares.

El proyecto tiene como objetivo modernizar la infraestructura portuaria para recibir cruceros turísticos, buques pesqueros, científicos y, eventualmente, barcos petroleros. Dachary destacó que en 2021 la provincia logró detener un proyecto similar y procederá de manera similar en esta ocasión.

El recurso legal será enviado a la empresa a través de la Convención de la Haya desde la Secretaría de Ambiente y el Ministerio de Producción y Ambiente de la provincia. La empresa tendrá 90 días para responder, y en caso de no hacerlo satisfactoriamente, el caso podría llevarse a los tribunales.

Dachary expresó su decepción por la falta de una respuesta más contundente por parte de la Cancillería argentina, lo que interpreta como un enfoque centrado en el comercio con el Reino Unido en lugar de abordar el reclamo de las islas Malvinas.

Asimismo, criticó que la agenda del nuevo embajador ante la ONU no incluyera a las Islas Malvinas como un tema prioritario, lo que consideró como un grave error. Sin embargo, aún mantienen la esperanza de un cambio de postura por parte de la Cancillería en lo que consideran su legítimo ejercicio de soberanía sobre las islas.