Cirrosis, una enfermedad hepática no siempre alcohólica.

La Obesidad, junto con la edad mayor a 50 años, la insulino resistencia y la Diabetes tipo 2, son factores de riesgo establecidos para padecer Enfermedad de Hígado Graso No Alcohólico (EHGNA). Dicha afirmación está comprobada científicamente ya que dentro de la población de obesos mórbidos, el 95% presenta EHGNA y el 12% presenta cirrosis al momento del diagnóstico.

Según la Dra. María Inés Alonso, hepatóloga del Programa de Obesidad y Cirugía Mini Invasiva, el hígado graso se caracteriza por ser una enfermedad asintomática en la mayoría de los pacientes, pudiendo manifestarse muy pocas veces por un lado, como pesadez en el lado derecho del abdomen o por hepatomegalia (aumento patológico del tamaño del hígado); y por otro lado, mediante estudios de laboratorio algunos pacientes presentan aumento leve de las enzimas hepáticas (transaminasas), que puede estar asociado a alteración del metabolismo de los lípidos (dislipidemia) , insulino resistencia o diabetes.

Para el diagnóstico de la enfermedad suele realizarse una ecografía abdominal, pero esta pierde sensibilidad en los pacientes obesos. La única forma que existe hasta el momento de diagnosticar la severidad de la enfermedad, es la biopsia hepática. A través de ella podemos evaluar si existe infiltración grasa, si hay presencia de inflamación y lo más relevante, conocer el grado de fibrosis a nivel hepático el cual definirá si el paciente presenta cirrosis hepática.

En un estudio llevado a cabo por el Programa de Obesidad y Cirugía Mini Invasiva, en el que se analizaron datos de 256 biopsias hepáticas realizadas durante cirugías bariátricas, el 13 % presentaba cirrosis, sin antes haber detectado anomalías en estudios de laboratorio o en diagnósticos por imágenes.

Para la Dra. Alonso, el descenso de peso y la actividad física son la base para el tratamiento de la enfermedad: “es sabido que existe mejoría histológica con una pérdida del 10% del peso corporal”, y asegura además que “para un óptimo tratamiento del paciente este debe ser abordado por un equipo multidisciplinario donde hepatólogo, clínico, cardiólogo, endocrinólogo, nutricionista y equipo de salud mental trabajen juntos para su bienestar y salud integral”.

Asesoró:
Dra. María Ines Alonso. MN 112.818.
· Hepatóloga de OCMI.
· Docente del Posgrado de Cirugía Bariátrica Fundación Favaloro.

Acerca del Programa OCMI
Es el primer programa de cirugía Bariátrica de alto volumen y de enfoque multidisciplinario de la Argentina, fundado y dirigido por el Dr. Oscar Brasesco. OCMI está conformado por un equipo de médicos especializados en diversas disciplinas, reconocidos a nivel internacional y altamente capacitados en la atención integral de personas afectadas por la obesidad. Es un Centro de Excelencia especializado en el tratamiento quirúrgico por vía Laparoscópica siguiendo los modelos internacionales y las normas dictadas por institutos de primer nivel de EEUU.
Sus profesionales tienen dedicación exclusiva a la cirugía bariátrica. El número de casos mensuales atendidos y la experiencia adquirida, permiten al equipo de OCMI realizar cirugías más rápidas, con internaciones más cortas, menores complicaciones y/o riesgos de mortalidad.
Conocer a fondo esta patología permite un manejo satisfactorio del paciente en el corto y largo plazo.

Entre sus principales sedes se encuentran: OCMI Palermo, Hospital Universitario Austral, Fundación Favaloro, Sanatorio Finochietto, Mar del Plata, Rafaela, Mendoza, Rosario y Paraná (Centro de Vida Sana y Nutrición).

Desde 2003 a la fecha se han realizado cerca de 10.000 cirugías para el control de la obesidad ajustadas a los mejores estándares internacionales.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-)