Cobre y ladrones de metales: Vandalizaron escultura de Roberto Fontanarrosa

Cobre y ladrones de metales: Vandalizaron una escultura de Roberto Fontanarrosa

Los ladrones de metales contraatacan. Robar o vandalizar una escultura debería tener penas penales durisimas.

Se robaron a Boogie y a Mendieta: vandalizaron la escultura

Estatua de Fontanarrosa

La obra homenajea al célebre dibujante y escritor rosarino Roberto Fontanarosa.

La escultura de Roberto Fontanarrosa está ubicada a pocos metros del ingreso al centro cultural que lleva su nombre. Allí se lo puede ver sentado junto a una mesa de café. Lo rodean Inodoro Pereyra y Boggie El Aceitoso, dos de sus personajes principales, y una hoja donde puede leerse un resumen de su biografía. Al otro lado de la mesa una silla vacía invita a tomarse una fotografía junto al “Negro”.

La estatua es una creación de la artista Carmita Batlle e inaugurada el 19 de julio de 2017, al cumplirse diez años de la muerte del artista.

Algunos los llaman roedores de metales, otros simplemente rotulan a esta modalidad como robo de comodities. Lo cierto es que ya ni el arte en las calles se salva en Estados Unidos y Europa. Y es que la fuerte suba del precio de los metales en los mercados internacionales dio luz a un nuevo negocio para algunos: el robo de placas y hasta esculturas de bronce.

¿Le suena conocido? Y sí. Hace unos seis años, durante la Argentina de la crisis, los vecinos de Palermo, San Telmo y Villa Crespo, entre otros, tampoco se salvaron de quedarse sin picaporte en las puertas de sus casas, o de sufrir el corte de su servicio telefónico por el robo de cable de cobre, para ejemplificar el vandalismo de aquellos días.

Y parece que la misma suerte corrió la escultura «El espíritu de la vida», robada de una plaza céntrica en la californiana ciudad de Brea. Lo curioso es que la denuncia fue asentada en el FBI como un caso de robo de arte, sin embargo la policía local asegura que se trata de algo muy diferente: el robo de comodities, según publicó el Wall Street Journal.

La escultura, de 250 kilos, está moldeada en bronce y cobre. Esto es lo que más tienta a los potenciales ladrones que buscan algo de dinero cuando los precios del metal parecen no encontrar su techo en los mercados internacionales, que entre 2001 y 2007 quintuplicaron su valor.

Por eso, lo más llamativo, es que estos ladrones no venden las obras en el mercado negro de arte sino en desarmaderos o fundidores del metal que luego revenden el material.

El robo de arte hecho con cobre está llevando a muchos escultores a analizar la posibilidad de reevaluar el uso del metal en sus obras, luego de haber encontrado sus talleres literalmente saqueados.

Es claro que el robo de metales es un tipo de delito de rápido crecimiento, pero no sólo en Estados Unidos, sino también en el Reino Unido y en varios países de Europa. Las economías asiáticas en crecimiento provocan un fuerte incremento en la demanda de metales y los precios no paran de subir.

Hasta roban el plomo de los techos de las casas y las iglesias y el cobre de los cables de las redes telefónicas y de vías ferroviarias. El resultado, claro, son los reiterados retrasos en los transportes y los sucesivos cortes de electricidad.

Parece que todo se recicla, hasta la modalidad delictiva se exporta. Cuídese: los ladrones de metales contraatacan.

Vandalizaron una escultura en homenaje a Roberto Fontanarrosa en Rosario

Delincuentes se llevaron una estatua de Boogie, el Aceitoso y otra de Mendieta, las cuales se encontraban expuestas en las puertas del Centro Cultural Roberto Fontanarrosa. El hecho sucedió durante el fin de semana y fue denunciado este lunes.

Durante el fin de semana se llevaron las estatuas de Mendieta y de Boogie el Aceitoso.

Delincuentes robaron esculturas de dos personajes de Roberto «el Negro» Fontanarrosa en Rosario, que se encontraban ubicadas en una plaza del centro de esa ciudad, informaron fuentes oficiales.

El hecho se produjo durante el fin de semana en la intersección de las calles San Juan y San Martín, donde fueron quitadas las estatuas de dos creaciones del «Negro» y fue denunciado este lunes, cuando las autoridades del espacio se disponían a abrir el predio y alertaron la obra vandalizada.

Se trata de una estatua de Boogie, el Aceitoso y otra de Mendieta, las cuales se encontraban expuestas en las puertas del Centro Cultural Roberto Fontanarrosa, y que en la noche del domingo fueron removidas del espacio público.

La estatua representa al dibujante, acompañado por Inodoro Pereyra, personaje que no fue arrebatado, su perro Mendieta y el reconocido mercenario, en una mesa del bar «El Cairo», donde el escritor acostumbraba reunirse con sus amigos.

La obra fue realizada en 2017 por la artista Carmita Batlle, y desde entonces permaneció en las puertas del centro cultural que lleva el nombre del historietista.

Dentro de la mala noticia, se destaca que la réplica del querido Inodoro Pereyra se mantiene intacta y sigue formando parte de la estatua.

El homenaje a Fontanarrosa fue instalado en la plaza Montenegro en 2017 y realizado por la artista Carmita Batlle, que también hizo la del actor y humorista Alberto Olmedo que se ubica en la zona de Pichincha.

De acuerdo a la artista, la obra representa al dibujante sentado en una mesa de bar con una silla vacía para que los turistas y fanáticos puedan sentarse y tomarse una fotografía. Además, sobre la mesa montó una placa con su biografía y réplicas a escala de Boogie, Inodoro y Mendieta.

El Cobre

El cobre es el tercer metal más utilizado en el mundo, por detrás del hierro y el aluminio.

El cobre, del latín cuprum, y este del griego kypros, Chipre,  cuyo símbolo es Cu, es el elemento químico de número atómico 29. Se trata de un metal de transición de color cobrizo, es decir, rojizo anaranjado de brillo metálico que, junto con la plata y el oro, forma parte de la llamada familia del cobre, se caracteriza por ser uno de los mejores conductores de electricidad (el segundo después de la plata). Gracias a su alta conductividad eléctrica, ductilidad y maleabilidad, se ha convertido en el material más utilizado para fabricar cables eléctricos y otros elementos eléctricos y componentes electrónicos.

Fue uno de los primeros metales en ser utilizado por el ser humano en la prehistoria. El cobre y su aleación con el estaño, el bronce, adquirieron tanta importancia que los historiadores han llamado Edad del cobre y Edad del Bronce a dos periodos de la Antigüedad.

El cobre posee un importante papel biológico en el proceso de fotosíntesis de las plantas, aunque no forma parte de la composición de la clorofila. El cobre contribuye a la formación de glóbulos rojos y al mantenimiento de los vasos sanguíneos, nervios, sistema inmunitario y huesos y por tanto es un oligoelemento esencial para la vida humana.

El cobre se encuentra en una gran cantidad de alimentos habituales de la dieta tales como ostras, mariscos, legumbres, vísceras y nueces entre otros.

Aleaciones y tipos de cobre

Las aleaciones en cuya composición predominan el cobre y el estaño (Sn) se conocen con el nombre de bronce y son conocidas desde la antigüedad. Hay muchos tipos de bronces que contienen además otros elementos como aluminio, berilio, cromo o silicio. El porcentaje de estaño en estas aleaciones está comprendido entre el 2 y el 22 %. Son de color amarillento y las piezas fundidas de bronce son de mejor calidad que las de latón, pero son más difíciles de mecanizar y más caras.

Toxicidad del cobre

Los mecanismos subyacentes a los efectos de intoxicación por Cu en humanos no son muy comprendidos. El Cu es un metal de transición que, al igual que el resto de este tipo de metales (excepto el Zn), tiene electrones desapareados en sus orbitales externos. Por este motivo es que estos metales pueden ser considerados radicales libres.

Bill Keevil, profesor de Salud Ambientan en la Universidad de Southampton explicó que “el cobre degrada” a los virus y bacterias. El cobre es un material capaz de auto-esterilizar su superficie sin necesidad de utilizar electricidad o limpiar con lavandina.

En países como India, es una tradición beber en tazas de cobre desde hace ya milenios: el cobre es un material natural, pasivo y antimicrobiano. En Estados Unidos una línea de cobre trae el agua potable a las casas: es un material infalible que tuvo su mayor uso durante la Revolución Industrial.

El cobre es un potente antimicrobiano con probada y rápida eficacia de amplio espectro contra los patógenos que amenazan la salud pública, tanto en los hospitales y la comunidad en general, incluyendo MRSA (estafilococo aureus) y Norovirus. Ensayos clínicos recientes de todo el mundo han confirmado el beneficio de la implementación de las superficies de contacto hechas de cobre antimicrobiano para reducir la contaminación microbiana (también llamados » carga biológica «) y reducen el riesgo de contraer infecciones, mejorar los resultados del paciente y el ahorro de costes.

Más de 450 aleaciones de cobre de ingeniería comunes, como el latón y el bronce, se benefician de la eficacia antimicrobiana inherente del cobre. Cobre antimicrobiano es la abreviatura de estas aleaciones aprobadas y sus equivalentes cercanos. También es la marca asociada a un sistema de administración de la industria que ayuda a mercado de proveedores y prescriptores identificar, aleaciones y productos eficaces.

El cobre se utiliza abiertamente para redes eléctricas ya que es un conductor eficaz. Bill Keevil afirma que “hay que traer de vuelta el cobre a espacios públicos y a hospitales”. El cobre siempre es más caro que el plástico o el aluminio, y a menudo una alternativa más cara al acero.

Este material posee un «superpoder» que los expertos en materiales han sabido aprovechar: su capacidad antimicrobiana.

Las bacterias dependen de metales como el hierro y el calcio para obtener la energía que necesitan para sobrevivir. El cobre, en cambio, es un metal que no solo no las «alimenta», sino que las elimina y destruye de forma rápida y efectiva. Por tanto, el cobre y sus aleaciones, como el bronce y el latón, pueden presumir de tener propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas.

El cobre ha demostrado ser eficaz en la lucha contra bacterias y hongos, en concreto, ha demostrado una efectividad del 99,9% con dos horas de contacto. Se trata de un metal que lo que produce es una «muerte por contacto» en superficies metálicas que lo contienen. Este metal es capaz de matar de diez a cien millones de bacterias por minuto. Lo que los expertos destacan de este material es que es capaz de destruir, también, el ADN de la bacteria, lo que impide que esta desarrolle resistencia. Es la única superficie táctil de metal sólido que ha sido aprobada por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), que lo ha registrado como el primer y único metal con propiedades antimicrobianas.

La idea de usar el cobre como antibacteriano no es nueva. De hecho, ya se usaba en la época de los antiguos egipcios y romanos, que lo usaban para tratar las heridas ocasionadas en las batallas, quemaduras e infecciones. Actualmente, el cobre es una alternativa prometedora al problema de la resistencia antimicrobiana de las superbacterias.

Los expertos han empezado a explorar el uso del cobre antimicrobiano como una potente alternativa. En Estados Unidos, el registro del cobre antimicrobiano permite que los productos anuncien afirmaciones antimicrobianas contra seis bacterias:

E.coli 0157:H7
Pseudomonas aeruginosa
Staphylococcus aureus
Enterobacter aerogenes
VRE
MRSA

Aunque los mecanismos químicos y moleculares responsables de la capacidad antimicrobiana del cobre todavía se investigan, hay varias teorías sobre cómo afectan los iones de cobre en las células bacterianas:

Rompen la pared de la membrana celular, lo que conduce a la fuga de nutrientes celulares, como el potasio, y la posterior muerte celular.
Al romper la membrana celular, llevan a la pérdida del contenido celular.
Se unen a proteínas que no requieren cobre para funcionar. En dosis altas, el cobre lleva a la pérdida de proteína y a su descomposición.
Causan estrés oxidativo; el cobre participa en lo que se denomina reacción de tipo Fenton, una reacción química que causa daño oxidativo a la célula.
«Roban» electrones de los lípidos en la membrana celular, causando degradación oxidativa, lo que conduce a la muerte celular.
El ADN se degrada y abandona la célula.

En los últimos años se ha hecho evidente que las superficies de cobre con las que los agentes patógenos pueden entrar en contacto, es decir, las superficies de contacto de cobre metálico, pueden ayudar a disminuir los problemas de higiene, admite la Sociedad Americana de Microbiología (AEM). Por ejemplo, las superficies secas de cobre en entornos de laboratorio y ensayos hospitalarios han demostrado tener una gran eficacia de destrucción contra una amplia gama de microbios.

En los hospitales, acciones como abrir puertas, tirar de los inodoros y abrir los grifos puede exponer a los pacientes, los que trabajan allí y a los visitantes a superbacterias resistentes a los antibióticos, incluido Staphylococcus aureus resistente a la meticilina. En un ensayo estadounidense, se identificaron las superficies más contaminadas en salas de hospitales y se confirmó que las más «sucias» fueron las más cercanas al paciente: barandilla de la cama, mesa de la cama, los brazos de la silla de los acompañantes y el botón de llamada.

En la mayoría de los casos, los componentes de cobre se pueden instalar o adaptar fácilmente en cuestión de minutos. Con más de 500 aleaciones cobre registradas por la EPA, este material se puede usar para manijas de puertas, pasamanos de escaleras, barras de agarre, fregaderos, palancas de grifos, carros y otros equipos de atención médica.

El cobre también se ha convertido en lugar común para el almacenamiento y la transmisión de agua a través de tuberías y grifos y superficies de preparación de alimentos. En un estudio sobre la eficacia del cobre en la lucha contra Salmonella enterica y Campylobacter jejuni, dos de los patógenos bacterianos más comunes de las enfermedades transmitidas por alimentos, los expertos reconocen la eficacia de las superficies de cobre contra estos dos patógenos y defienden su aplicación en las distintas operaciones de procesamiento de alimentos como la carne. Se ha usado como sustituto de materiales como el acero inoxidable y el plástico.

¿Podría el cobre desarrollar resistencia?

Las bacterias han desarrollado, con los años, mecanismos de resistencia a los antibióticos. ¿Podría ocurrir lo mismo con el cobre? Los expertos admiten que esto es, hoy por hoy, poco probable por varios motivos:

Porque el cobre está presente de forma natural en la corteza terrestre y, hasta la fecha, no se han demostrado organismos resistentes. Incluso los organismos tolerantes al cobre, mueren al contacto con las superficies de este material.
Porque el cobre mata los microorganismos a través de distintas vías en lugar de hacerlo de manera específica en un receptor, como la mayoría de los antibióticos.
Porque los microorganismos mueren antes de que puedan replicarse y, por tanto, no pueden transmitir material genético que podría conducir a desarrollar resistencia.

El cobre tiene importantes efectos como agente citotóxico y genotóxico desarrollando un papel importante en la etiopatogénesis de las neoplasias . Este último mecanismo consiste en dañar la estructura molecular del ADN por vía indirecta (ROS) o directamente por formación de complejos con grupos funcionales de las bases nitrogenadas que las modifican introduciendo mutaciones, o dificultando el proceso de reparación.

Se cree que una de las vías por las que los iones Cu ejercen su efecto tóxico es produciendo un aumento del estrés oxidativo en múltiples tejidos del organismo.

NOTA 2

El cobre es un metal de transición en la tabla periódica. Su capacidad de donar o recibir electrónicamente es la fuente de muchas de sus propiedades útiles, incluyendo la conductividad térmica, eléctrica y las propiedades antimicrobianas.

Su forma oxidada se indica como Cu+2 Su forma reducida, se indica como Cu+1

Se trata de un microelemento necesario para casi todos los organismos vivos, incluidos los humanos, contribuyendo con numerosos procesos metabólicos. Sin embargo, los iones de cobre en niveles elevados son tóxicos para la mayoría de los organismos.

El más antiguo uso médico ya registrado se menciona en el Smith Papyrus. Este texto médico egipcio escrito entre 2.600 y 2.200 Antes de Cristo, describe la aplicación del mismo para esterilizar heridas torácicas y agua potable. Griegos, romanos, aztecas y otros pueblos trataban dolores de cabeza, enfermedades pulmonares, quemaduras, gusanos intestinales e infecciones en el oído. Su uso se difundió en la medicina a partir del siglo XIX y su uso como agente antimicrobiano continuó hasta la disponibilidad de antibióticos a escala comercial en 1932.

El estudio de las propiedades antimicrobianas de las superficies metálicas de metal es relativamente reciente y destacó cuando el organismo norteamericano Environmental Protection Agency (EPA) registró casi 300 aleaciones distintas de cobre como antimicrobianas en 2008.

Antes de eso, una serie de estudios demostraron el efecto del cobre y sus aleaciones contra cinco cepas de bacterias probadas de acuerdo con los protocolos de la EPA: El cobre es el primer metal que ha reconocido tal estado.

El registro permite la comercialización con el argumento de que el cobre “elimina el 99,9% de las bacterias dentro de dos horas”. Su uso fue autorizado para la fabricación de productos para ambientes comerciales, residenciales y de salud. La agencia aclara que las aleaciones de cobre deben utilizarse como complemento y no para la sustitución de las prácticas estándar de limpieza y desinfección de las superficies. Añade que estos productos no representan ningún riesgo para la salud pública.

A pesar de la antigüedad de su descubrimiento y utilización, el cobre tiene sus propiedades aún poco exploradas y sus aplicaciones están lejos de ser agotadas.

ASPECTOS GENERALES DE LA ACTIVIDAD ANTIMICROBIANA

Con respecto a la actividad antimicrobiana del cobre y de sus aleaciones, estudios concluyeron que el efecto antimicrobiano aumenta a medida que la temperatura pasa de la refrigeración a la temperatura ambiente y a medida que el contenido de cobre de las aleaciones aumenta. La mayor resistencia a la corrosión lleva la menor disponibilidad de iones cúpricos (Cu+2) y consecuentemente menor actividad antimicrobiana. Las superficies manchadas liberan Cu+2 más fácilmente, exhibiendo actividad inhibitoria más rápidamente que las superficies brillantes. Sin embargo, la espesa capa de óxido de cobre reduce la actividad antimicrobiana de las superficies de contacto

Entre los varios microorganismos ya comprobadamente inactivados por el cobre, algunos son de interés en medicina veterinaria, tales como:

Escherichia coli O157: H7
Staphylococcus aureus meticilina-resistente (MRSA)
Salmonella enterica
Campylobacter jejuni
Listeria monocytogenes
Candida albicans
Virus Influenza

MECANISMO DE ACCIÓN ANTIMICROBIANA (ANTIBACTERIANO, ANTIVIRAL Y ANTIFÚNGICO)

El mecanismo por el cual se da la muerte microbiana en superficies de contacto de cobre es llamado de contact Killing, o muerte por contacto. La toxicidad ocurre debido a su tendencia a alternar su estado de oxidación entre cuproso (Cu+1) y cúprico (Cu+2). En condiciones aeróbicas, este ciclo redox lleva a la generación de radicales hidroxilo altamente reactivos que dañan las biomoléculas, tales como ADN, proteínas y lípidos. Los factores que aumentan las especies reactivas de oxígeno (ROS) aumentan la tasa de muerte bacteriana. Así, la producción de radical hidroxilo por la reacción de Fenton-like contribuye a la inactivación de los microorganismos.

La “muerte por contacto” se efectúa por:

Sucesivos daños en la membrana
Influjo de cobre dentro de las células
Daños oxidativos
Muerte celular
Degradación del ADN

Las superficies secas de cobre metálico tienen mayor poder antimicrobiano que las mismas superficies cuando están húmedas

Las células microbianas expuestas a las superficies secas de cobre acumulan grandes cantidades de iones más rápidamente que en las superficies húmedas. Ellas sufren extensos daños en las membranas y pierden la integridad celular en pocos minutos. En condiciones de anaerobiosis, la ausencia de oxígeno sólo aumentó el tiempo necesario para la inactivación de 109 células de E. coli (de 1 a 2 minutos) en placas secas, pero no las protegió de la muerte. El contacto con las células puede oxidar directamente la superficie de cobre, llevando a la liberación de iones Cu+1. Estos no son muy solubles y no son estables en aerobiosis, pero son más tóxicos que los iones Cu+2. Por lo tanto, las condiciones de anaerobiosis no aumentan significativamente la supervivencia en cobre metálico

APLICACIONES EN SALUD PÚBLICA

Los investigadores comprobaron, en la práctica hospitalaria, la funcionalidad del cobre y sus aleaciones, confirmando que esas superficies pueden auxiliar el uso de antibióticos, desinfectantes y la práctica de lavado de manos, minimizando el riesgo de aparición y diseminación de microorganismos resistentes. Los números medios de bacterias recuperadas de las superficies hospitalarias conteniendo cobre fueron entre 90% y 100% menores que las de las superficies control en un hospital del Reino Unido. En un puesto de salud en Grabouw, Sudáfrica, las superficies de cobre tuvieron una carga microbiana 71% menor.

PERSPECTIVAS DE FUTURO

Los materiales de cobre también pueden ser útiles como superficies antimicrobianas en naves, bebederos y comederos para los animales, materiales de jaulas y recipientes de almacenamiento. Los costos pueden ser diluidos por el menor uso de antibióticos y disminución del riesgo de selección para cepas de bacterias multirresistentes a los antibióticos. El cobre metálico puede ser aplicado en áreas con alta exposición a la contaminación como las encontradas en mataderos avícolas. El uso de chapas de cobre sería útil para disminuir la contaminación cruzada causada por bacterias patógenas como Salmonella enterica y Campylobacter jejuni y evitar la formación de biopelículas

CONCLUSIONES

Está claro que el uso del cobre y sus aleaciones como superficie antimicrobiana puede ser muy útil en diversas áreas de la medicina veterinaria.

Hospitales y clínicas
Laboratorios
Instrumentos quirúrgicos
Instalaciones
Fómites
Mataderos
Productos lácteos, entre otros

Además de la ya comprobada acción de las superficies de cobre contra bacterias y virus y hongos, su aplicación práctica en la parasitología también debe ser considerada. En la avicultura, hay una extensa posibilidad de aplicación del cobre y sus aleaciones, empezando por las plantas de incubación donde la limpieza de los equipos y de las salas es fundamental para la sanidad de los polluelos.

La mayoría de los desinfectantes utilizados actualmente tienen restricciones de uso, como el formaldehído, conocido por su acción carcinogénica, y el yodo y los ácidos, que tienen acción corrosiva.

El uso de superficies antimicrobianas de cobre puede resultar en menores tasas de infecciones y menor uso de antibióticos, resultando en menores posibilidades de desarrollo de microorganismos multirresistentes, con beneficios para la salud animal y humana.

Se podrá contar además con la reducción de costos con:

Tratamiento de enfermedades animales
Mejor desempeño zootécnico
Mayor rentabilidad
Menor gasto en salud pública por la reducción de la transmisión de las zoonosis

¿Cuáles son sus aplicaciones?

A priori, se podría pensar que los principales destinatarios de Antimicrobial Copper son los recintos sanitarios (hospitales, centros de salud, clínicas, establecimientos socio sanitarios, etc…), tanto por la protección que ofrece a los pacientes y al personal como por el ahorro en costes que supone a medio y largo plazo. Pero lo cierto es que las aplicaciones del cobre antimicrobiano van mucho más allá.

En las escuelas, donde uno de los principales factores de propagación de infecciones es el contacto a través de las manos o en el transporte público, que utilizan a diario millones de personas en toda España, el cobre antimicrobiano actúa como barrera contra las bacterias en pomos, barandillas, asideros… Lo mismo ocurre en los gimnasios y recintos deportivos, edificios ideales para el crecimiento bacteriano por sus condiciones de calor y humedad.

La prevención es la mejor medida contra las infecciones. Alcora Salud Ambiental es pionera en la instalación de Antimicrobial Copper en toda España. Gracias a nuestra colaboración con la empresa CUNOV, que se dedica al desarrollo de productos con cobre antimicrobiano autosanitizantes podemos atender las necesidades de todos nuestros clientes en cualquier punto del país.

Si tiene cualquier pregunta sobre las aplicaciones en su negocio o desea hacer alguna consulta, contamos con técnicos especializados a su disposición que le ayudarán a resolver cualquier duda.

La actividad antimicrobiana del cobre amplía sus mercados

Nov 20, 2015  nutyvida  Artículos, Salud pública Comentarios desactivados

________________________________

El uso de los iones de cobre o sus aleaciones para eliminar los contaminantes microbianos es muy antiguo y se describe en civilizaciones tan distantes como la romana y maya. Asímismo, los antiguos griegos y los egipcios tienen registros del uso de este metal para tratar infecciones o para el tratamiento del agua de consumo.

Por Guillermo Figueroa, Jefe del Laboratorio de Microbiología y Probióticos del INTA – Universidad de Chile

El cobre está ampliamente distribuido en la naturaleza con múltiples aplicaciones desde la construcción de utensilios para uso doméstico hasta su uso como conductor eléctrico, para transporte del agua potable y más recientemente telefonía y tecnologías de la información.

Cumple una serie de roles en la vida todos los seres vivos, por ello se le considera como un micronutriente esencial en las funciones básicas del metabolismo celular de los organismos superiores. Entre ellos destacan muchos sistemas enzimáticos que juegan un rol clave en el desarrollo fetal, en el tejido cardíaco, en el proceso de osificación del esqueleto, en la maduración del sistema nervioso y en la función del sistema inmune.

A lo anterior se suma que el cobre es un componente clave en las proteínas que participan en los procesos de respiración celular y un antioxidante esencial, que contribuye a neutralizar los radicales libres tóxicos que producen daños celulares graves para el organismo.

El cobre antimicrobiano

El uso de los iones de cobre o sus aleaciones para eliminar los contaminantes microbianos es muy antiguo y se describe en civilizaciones tan distantes como la romana y maya. Asímismo, los antiguos griegos y los egipcios tienen registros del uso de este metal para tratar infecciones o para el tratamiento del agua de consumo.

No obstante lo anterior, la propiedad antimicrobiana del cobre solo retomó interés público cuando la Agencia de Protección Medioambiental de los Estados Unidos (EPA), en mayo de 2008 entregara a la luz pública un estudio que demoró más de cinco años, y en el cual se emplearon protocolos muy exigentes para probar científicamente que el cobre y sus aleaciones podían actuar como agente antimicrobiano para evitar las infecciones dentro de los hospitales. La declaración oficial de la EPA confirmó que el empleo de cobre elimina bacterias patógenas potencialmente asociadas a cuadros infecciosos al interior de los hospitales, un problema mundial de Salud Pública, por la elevada morbilidad y mortalidad que genera y los altos costos que derivan de las infecciones intrahospitalarias.

El Centro de Control de Enfermedades Infecciosas (CDC) de los Estados Unidos estima que anualmente se producen no menos de dos millones de casos de infección intrahospitalaria, de ellos al menos 100.000 pacientes mueren y muchos más tienen secuelas de por vida.

El estudio realizado por la EPA demostró científicamente que el cobre era el primer material de superficie sólida, que era certificado por la EPA y, que era además respaldado por ensayos de diferentes laboratorios que habían demostrado su eficacia antimicrobiana.

Los resultados confirmaron la habilidad de más de 350 aleaciones de cobre para eliminar un set de cinco patógenos bacterianos, entre los cuales se encontraba el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (en inglés MRSA). Estos patógenos están entre los más virulentos y son una causa común de las infecciones adquiridas en hospitales, brotes alimentarios y comunidades en general, a nivel mundial.

El uso de aleaciones de cobre en superficies de contacto de uso frecuente ha alcanzado proporciones muy importantes ya que entre ellas se encuentran aplicaciones para los sistemas de desinfección y lavado de manos, las manillas de las puertas, los rieles para camas, las bandejas para punciones intravenosas, los dispensadores de líquidos, las llaves de agua, estaciones de trabajo y acondicionadores de aire.

El cobre un antimicrobiano de amplio espectro

La potente actividad antimicrobiana del cobre sobre diversos microorganismos (bacterias, virus, parásitos, hongos y levaduras) y algas, ha demostrado que este potencial antimicrobiano es redundante, es decir actúa por intermedio de varios mecanismos. Impide la adherencia de los patógenos a las mucosas del organismo y también a superficies inanimadas (impide la formación y diseminación de los biofilms, daña la síntesis de proteínas esenciales de las células bacterianas, actúa dañando los ácidos nucleicos (DNA) microbianos y con ello impide su replicación.

Las múltiples capacidades mencionadas explican los motivos del éxito antimicrobiano del cobre. En el laboratorio se ha probado la acción antimicrobiana del cobre frente a numerosos patógenos del hombre y los animales, entre ellos, Escherichia coli, Listeria monocytogenes, Staphylococcus aureus MRSA, Legionella pneumophila, Clostridium difficile y Pseudomonas aeruginosa.

La potente actividad antimicrobiana del cobre contra Salmonella enterica y Campylobacter jejuni fue demostrada en un estudio pionero ya en el año 2004 en un estudio llevado a cabo en el Laboratorio de Microbiología y Probióticos del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos, de la Universidad de Chile. Los resultados mostraron que las superficies de cobre protegían a la carne de ave frente a la contaminación con dos de los más prevalentes patógenos, Salmonella enterica y Campylobacter jejuni, ambos causan cuadros diarreicos e infecciones frecuentes en el hombre. En contraste, superficies en base a polímeros y acero inoxidable no tienen ningún efecto. Un estudio más reciente demostró asimismo la eficiencia de superficies de contacto en base a cobre frente a Listeria monocytogenes.

El cobre un excelente antiviral

El cobre posee también una potente actividad antiviral lo que ha sido demostrado por diversos autores, entre ellos el Profesor William Keevil quien demostró su actividad antiviral y sugirió que superficies que se encuentren en zonas públicas deberían estar hechas con materiales como cobre o latón para evitar posibles contagios frente al virus HIV-1, el virus de la Influenza aviar y varios otros virus.

El cobre elimina hongos, levaduras y algas

A lo anterior se suma la potente actividad que tiene el cobre sobre muchas especies de hongos, algas y levaduras. El cobre ha sido usado con éxito en la eliminación de algas que contaminan las piscinas.

El cobre en formulaciones de agroquímicos

La industria inició el uso del cobre como agente antimicrobiano en fórmulas de varios pesticidas mucho antes de la publicación de la EPA. Según sus fabricantes el empleo del cobre amplía el rango de letalidad de ellos para muchas especies de hongos filamentosos que causan grandes pérdidas económicas a los productores de frutas y granos.

El cobre para prevenir la mastitis bovina

El Laboratorio de Microbiología y Probióticos en el INTA, está terminando un proyecto FIA (Proyecto PYT 2013-0030) destinado a probar la actividad antimicrobiana de un solución (dipping) con cobre para eliminar agentes bacterianos asociados a la etiología de dicha infección mamaria que causa ingentes pérdidas a los productores de leche de nuestro país. Los resultados aún no publicados demuestran que el cobre elimina a los principales agentes bacterianos causantes de mastitis en muestras provenientes de bovinos de dos regiones de Chile (Santiago y Osorno).

El cobre posee potente actividad antifouling

Entre otras propiedades del cobre que han sido demostradas está su capacidad anti-incrustación, que hoy ya se aplica en pinturas para barcos y balsas en base a cobre para empresas productoras de salmones.

El cobre antimicrobiano aplicado en textiles

Una de las nuevas plataformas tecnológicas para uso del cobre antimicrobiano es su uso en fibras textiles así como en el látex, nylon y otros productos en base a polímeros. Esta tecnología confiere a las fibras un potente efecto, de amplio espectro, capaz de eliminar bacterias, virus, hongos y frecuentes agentes alergénicos. Los resultados muestran que prendas de ropas impregnadas con óxido de cobre reducen significativamente la presencia de Staphylococcus aureus, Escherichia coli a las dos horas de contacto. Otros productos textiles tratados con óxido de cobre poseen capacidad inhibitoria sobre hongos, ensayos exitosos se han publicado frente a Candida albicans y Dermatophagoides farinae, hongos que actúan como patógenos oportunistas en infecciones y alergia en humanos respectivamente.

El cobre antimicrobiano en los materiales de construcción

Otra plataforma donde el cobre tiene resultados prometedores es en los materiales de construcción, donde este metal puede ser aplicado en diferentes superficies y pinturas para ser utilizadas en el hogar, pero en especial en la industria alimentaria donde contribuiría a evitar la contaminación cruzada de los alimentos.

Más recientemente se ha iniciado la aplicación de superficies de cobre en maderas aglomeradas de distinto tipo. Tanto en éstas como en las aplicaciones mencionadas más arriba se ha demostrado que el cobre mantiene su capacidad antimicrobiana hecho que puede ayudar a reducir la contaminación causada por bacterias, virus y hongos en distintos ambientes y variadas aplicaciones. Todos los resultados disponibles muestran que el cobre puede disminuir la contaminación cruzada en muchos procesos comunes en la industria de los alimentos con el solo hecho de usar superficies de cobre. Esto es muy factible si se toma en cuenta que el costo de implementación de las superficies de cobre es totalmente competitivo con los actualmente usados por la industria alimentaria. Dicha implementación debe ir de la mano de estudios de respuesta del comportamiento cinético de los microorganismos y de la evaluación cuantitativa del riesgo microbiano. Chile debe avanzar en temas de investigación, desarrollo e innovación en el uso de la principal riqueza nacional: el COBRE.

El cobre tiene un rol fundamental en el desarrollo sostenible. Entre otros motivos, porque es 100% reciclable y se estima que el 80% del cobre extraído de los yacimientos desde el comienzo de los tiempos, aún está en uso.

Los equipos eléctricos que utilizan más cobre mejoran su rendimiento y ahorran electricidad

Beneficios

La versatilidad del cobre y su durabilidad  lo convierten en un elemento esencial de la vida cotidiana, que se encuentran en las monedas de uso corriente, en el techo de las viviendas y en los cableados eléctricos.

Además, el metal posee otras particularidades:

. Las superficies de contacto fabricadas con aleaciones de cobre eliminan más del 99,9% de las bacterias en un lapso de dos horas

. El cobre es 100% recicable y estima que al menos el 80% del cobre explotado a lo largo de la historia todavía está siendo utilizado

. Alrededor el 70% del uso del cobre se debe a sus cualidades de eficiencia energética y térmica

. Una casa tipo de 70 m2 contiene entre 70 y 90 kg de cobre

. Un automóvil tipo posee alrededor de 22 kg de cobre, en su mayoría en forma de componentes eléctricos

. El cobre se utiliza en la industria pesquera para combatir el aumento de bacterias en el agua

. Las tuberías de cobre contribuyen a mantener limpia el agua potable al inhibir la formación de bacterias

. Los equipos eléctricos que utilizan más cobre mejoran su rendimiento y ahorran electricidad.

Sitios interesantes de Buenos Aires Argentina

Palermo Tour. | Turismo en Palermo.
Palermo Noticias. | Barrio de Palermo.
Noticias Recoleta | Recoleta a fondo.

Vinos Argentinos

Cabernet Sauvignon de Palermo
Torrontes el Blanco de Palermo
El Malbec de Palermo