El principal desafío que enfrenta el Gobierno es la desconfianza total

Banco Central de Argentina aumenta tasa de interés a 60% y es la más alta del mundo.

La crisis financiera llegó en el peor momento, estando los hogares y empresas del sector privado muy endeudados con impustos y servicios impagables. La falta de seguridad en el comportamiento del Gobierno provoca un sentimiento negativo de miedo, falta de firmeza o inseguridad ante un futuro imprevisible. Una vez que empieza la espiral de pensamientos o sensaciones de falta de confianza es difícil de parar. Es decir, en el momento en el que creemos que nos han fallado otorgamos una motivación a esa persona (normalmente mala). Por otro lado, haremos una proyección del futuro donde esa persona volverá a fallarnos. Si ya lo hizo una vez ¿por qué no lo va a hacer una segunda?

Chocar la calesita
Todos hemos desconfiado de un Gobierno alguna vez. Pensamos mal, una frase, una mirada, nos sugieren todo un mundo de ideas y no siempre buenas. Algunas de esas ideas, por desgracia, corresponderán a la realidad, otras son politicas. Esta es una situación más o menos habitual que puede dar pie a malos entendidos que necesitan aclararse. La City Argentina no le cree más al Gobierno y se lo hizo sentir.

El problema puede aparecer cuando el Gobernante da por hecho y engaña. La ciencia económica no es una ciencia exacta, como es la física, ya que no trata con materia o naturaleza, sino con seres humanos que no responden siempre de la misma manera ante situaciones iguales y que muestran a menudo una racionalidad limitada, especialmente en situaciones de incertidumbre

Las personas con este tipo de problemas son reacios a confiar o intimar con los demás porque temen que la información que compartan sea utilizada en su contra. Pueden negarse a contestar preguntas personales diciendo que esa información “no es asunto de los demás”. En las observaciones o los hechos más inocentes vislumbran significados ocultos que son degradantes o amenazantes.

La crisis cambiaria despertó una incertidumbre en los mercados luego de que el dólar superara los 40 pesos en bancos y casas de cambio de la city.

El principal desafío que enfrenta el Gobierno es la desconfianza que se expandió en los mercados. Las delicadas variables macroeconómicas del país, sumadas a una situación política compleja -con elecciones en 2019 y con la oposición en pleno pataleo por el Presupuesto del año que viene-, fueron signos de pregunta que se ciñeron sobre una cuestión: ¿se llegará el Gobierno a pagar los vencimientos?.

En este contexto de incertidumbre y volatilidad del tipo de cambio, el Banco Central se retiró durante toda la jornada cambiaria hasta que resolvió ponerle tope a la divisa sobre el final de la rueda.

La autoridad monetaria vendió entonces u$s330 millones e hizo bajar el tipo de cambio debajo de los 40 pesos. Sin embargo, las dudas no cesan y se estima que en los próximos días seguirá la escalada verde.

RADICALES
Los legisladores radicales culparon a Marcos Peña por la corrida cambiaria y exigieron cambios en el Gabinete, pero Mauricio Macri aseguró que hará modificaciones cuando pase la peor parte del temblor financiero.

El mensaje le llegó a los senadores de la UCR, que esperaban ser recibidos por Nicolás Dujovne junto a sus pares del PRO, pero la reunión se canceló cuando el dólar pasó los 40 pesos.

Los macristas que integran la mesa chica del Gobierno pudieron entrar a la Casa Rosada y mantener una breve reunión con Macri que alcanzó para acercar un mensaje concreto: “Habrá cambios de Gabinete, pero no ahora”.

Por esas horas, Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y presidente de la UCR, apuntó sin nombrarlo a Peña, por su vocación de concentrar poder e intentar resolver falencias políticas con maniobras comunicacionales.

Los senadores de la UCR ya habían despotricado contra el jefe de Gabinete la semana pasada, durante una reunión con el ministro de Producción, Dante Sica. “Ustedes tienen un problema grave de comunicación. Vamos a tener un conflicto grave”, vaticinó Ángel Rozas, jefe de los radicales.

Mario Negri, jefe del interbloque de Cambiemos, permaneció en Córdoba y no fue a la Casa Rosada junto a Emilio Monzó, que ni bien regresó a su despacho fue eje de especulaciones sobre cambios de Gabinete.

En el Congreso y en la Casa Rosada se mencionó al presidente de la Cámara de Diputados como posible ministro del Interior si Rogelio Frigerio reemplaza a Peña, como presiona el mercado y sectores del peronismo.

En clásica contraoperación, también se escuchó que Macri podría nombrar a Ramón Puerta como operador con los gobernadores peronistas, tarea que Frigerio comparte con el presidente de la Cámara de Diputados y con Horacio Rodríguez Larreta. El misionero dejaría la Embajada de España la semana próxima, pero tiene decidido jugar en el peronismo.

error: Te queremos :-)