El pescador pescado de Antonio Marinas en el Ex Zoo de Buenos Aires

El pescador pescado de Antonio Marinas

El pescador pescado de Antonio Marinas
El pescador pescado de Antonio Marinas

El Presidente Julio Argentino Roca, al finalizar el año 1904, le daría el trabajo a Onelli la dirección del Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires, reemplazando a su antecesor Eduardo Ladislao Holmberg. Frente a la colección zoológica porteña permanecerá durante dos décadas, incluso viviendo él y su esposa dentro del zoológico hasta el día de su muerte.

La mayor parte de las esculturas y fuentes fueron instaladas durante la gestión de Onelli en el Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires, como parte de su plan de ornamentación del parque.

Con el propósito de cambiar la imagen estética del zoológico, lo embelleció con obras de autores reconocidos con un fin ornamental, de entretenimiento para fomentarlas visitas del público sin disminuir el valor científico del Jardín.

Hoy estudiaremos
PESCADORES PESCADOS


Grupo escultórico realizado en bronce patinado por el escultor español Aniceto Marinas y García (1866-1953), uno de los más representativos artistas europeos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Fechada en Roma en 1892, esta escultura obtuvo la primera medalla de oro en la exposición de Chicago en 1894.

El escultor
Aniceto Marinas García (Segovia, 17 de abril de 1866-Madrid, 23 de septiembre de 1953) fue un escultor español. Es uno de los más representativos escultores europeos del final del siglo XIX y de la primera mitad del XX.

Nació en Segovia, en la parroquia de San Millán. De familia humilde, logra una pensión de la Diputación de Segovia para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid en 1884. En 1888 es pensionado nuevamente para proseguir sus estudios en la Academia en Roma, donde permanece hasta 1893.

De regreso en España ingresa en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y obtiene la cátedra en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. En 1951 fue designado Director de la Academia para suceder al Conde de Romanones. Pasaba sus veranos en el pueblo abulense de Las Navas del Marqués, y regaló dos Cristos a esta localidad tras ser quemados los anteriores en la Guerra Civil.

Es autor de diversos monumentos públicos de Madrid, Cádiz, León, Zumárraga, Orense, Teruel, Burgos o Segovia. Sus obras más significativas se encuentran en Madrid: Monumento a Velázquez (en la puerta principal del Museo del Prado, 1899), Monumento a Eloy Gonzalo (en la plaza de Cascorro, 1902), grupo La Libertad (en el Monumento a Alfonso XII del Parque del Retiro, 1905) o el Monumento al Sagrado Corazón (en el Cerro de los Ángeles, Getafe, 1919), destruido durante la Guerra Civil y del que se realizó un nuevo proyecto inaugurado en 1965, varios años después de su muerte.

Ha sido reconocido numerosos premios: Primera Medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid (1890), medalla de oro en la exposición internacional de Múnich (1890), la Medalla de Oro de la exposición Internacional de Chicago (1893), Gran Cruz de Alfonso XII (1923), Gran Cruz de Alfonso X el Sabio (1945), así como calles en Madrid y en diversas ciudades, como en el pueblo de su esposa Valentina Ambrosio, Villanueva de la Vera, que le dedica su Plaza Mayor.

Fue socio del Centro Segoviano de Madrid, del que dejó escrito: «es honra y prestigio de nuestra querida tierra segoviana.» En 1996, el Centro creó el Premio Aniceto Marinas a la mejor trayectoria profesional artística.