¿Qué es el Coronavirus denominado 2019-nCoV?

Compartí :-) .

Guerra de enfermedades contagiosas. La guerra biológica o bacteriológica es una forma singular de combate, en la cual se emplean armas de diferentes tipos que contienen virus o bacterias capaces de infligir daño masivo sobre fuerzas militares y/o civiles. La humanidad y la guerra biológica.

El bioterrorismo es la utilización intencional de armas biológicas para causar enfermedad o muerte por medio de la propagación de microorganismos (bacterias, virus, hongos) o toxinas en la alimentación o el agua a través de insectos vectores o en forma de aerosoles.

Corea del Norte cerró sus fronteras al turismo con China y Rusia debido a la propagación de la llamada «neumonía de Wuhan«, informó uno de los principales operadores de viajes que trabajan con el hermético país asiático.

El país cerró desde el miércoles 22 de enero y hasta nuevo aviso fronteras terrestres y ha cancelado también los vuelos con turistas previstos desde el extranjero, explicó un vocero de Koryo Tours, con sede en Beijing (China), que ha recibido la información de la empresa de turismo norcoreana (ligada al régimen) con la que opera.

La aerolínea nacional norcoreana Air Koryo tiene sólo correspondencias entre Pionyang y las ciudades chinas de Pekín y Shenyang y la localidad de Vladivostok, en el Lejano Oriente ruso, mientras que Air China opera una ruta entre las capitales de ambos vecinos.

¿Qué es el Coronavirus denominado 2019-nCoV?

El coronavirus son una familia de virus que se descubrió en la década de los 60 pero cuyo origen es todavía desconocido. Sus diferentes tipos provocan diferentes enfermedades, desde un resfriado hasta un síndrome respiratorio grave, una forma grave de neumonía).

Gran parte de los coronavirus no son peligrosos y se pueden tratar de forma eficaz. De hecho, la mayoría de las personas contraen en algún momento de su vida un coronavirus, generalmente durante su infancia. Aunque son más frecuentes en otoño o invierno, se pueden adquirir en cualquier época del año.

El coronavirus debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo. Se trata de un tipo de virus presente tanto en humanos como en animales.

En los últimos años se han descrito tres brotes epidémicos importantes causados por coronavirus:

SRAS-CoV: El síndrome respiratorio agudo y grave (SRAS, también conocido como SARS y SRAG) se inició en noviembre de 2002 en China, afectó a más de 8.000 personas en 37 países y provocó más de 700 muertes. La mortalidad del SRAS-Cov se ha cifrado en el 10% aproximadamente.

MERS-CoV: El coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) fue detectado por primera vez en 2012 en Arabia Saudita. Se han notificado hasta octubre de 2019 más de 2.400 casos de infección en distintos países, con más de 800 muertes. La letalidad es, por tanto, del 35%.

2019nCoV: A finales de diciembre de 2019 se notificaron los primeros casos de un nuevo brote de coronavirus en la ciudad de Wuhan (China). Desde entonces el goteo de nuevos infectados ha sido continuo, se han producido varias muertes y se ha confirmado que este coronavirus se transmite no solo de los animales a las personas, sino de humano a humano. No parece tan grave como el SRAS ni tan letal como el MERS.

Ya hay personas infectadas en diversos países, pero los expertos piden cautela y creen poco probable que cause brotes epidémicos en países como España. «En el hipotético caso de que algún infectado llegase a España con síntomas, parece que por ahora la transmisión de persona a persona es limitada», apunta Javier Arranz, portavoz del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y comunitaria (Semfyc).

Causas
Los coronavirus se transmiten de forma limitada entre humanos, pero hasta la fecha se desconoce el origen de estos virus. En todo caso, se sabe que ciertos animales, como los murciélagos, actúan como reservorios.

Como en otros virus que causan neumonía, cuando se transmiten en humanos, el contagio se produce generalmente por vía respiratoria, a través de las gotitas respiratorias que las personas producen cuando tosen, estornudan o al hablar.

Todo parece indicar que nuevo coronavirus, 2019nCoV, también conocido como coronavirus de Wuhan, tiene una procedencia animal. De hecho, los primeros casos se han relacionado con un mercado de animales vivos de la ciudad de Wuhan, en China.

En cuanto al MERS, es probable que los camellos sean un importante reservorio para este tipo de coronavirus y una fuente animal de infección en los seres humanos, como especifica la Organización Mundial de la Salud en su nota descriptiva sobre la enfermedad. Sin embargo, se desconoce la función específica de los camellos en la transmisión del virus y también la ruta o rutas exactas de transmisión.

En origen, el coronavirus MERS-CoV es un virus zoonótico que se transmite de animales a personas. Según se desprende del análisis de varios de sus genomas, se cree que el virus se originó en murciélagos y se transmitió a los camellos en algún momento de un pasado lejano.

Se cree que el coronavirus del SRAS tuvo su origen en los murciélagos, saltando posteriormente a alguna otra especie de pequeño mamífero, como la civeta, y por último a los humanos.

Evalúa tus síntomas

Síntomas
En general, los síntomas principales de las infecciones por coronavirus suelen ser:

Secreción y goteo nasal.
Tos.
Fatiga.
Dolor de garganta y de cabeza.
Fiebre.
Escalofríos y malestar general.
Dificultad para respirar (disnea)
En espectro clínico de este tipo de infecciones varía desde la ausencia de síntomas hasta síntomas respiratorios leves o agudos. Esta tipología suele cursar con tos, fiebre y dificultades respiratorias. Es frecuente que haya neumonía y, en el caso del MERS, también se pueden registrar síntomas gastrointestinales, en especial, diarrea.

Tal y como ocurre con el virus de la gripe, los síntomas más graves (y la mayor mortalidad) se registra tanto en personas mayores como en aquellos individuos con inmunodepresión o con enfermedades crónicas como diabetes, algunos tipos de cáncer o enfermedad pulmonar crónica. En casos extremos puede ocasionar insuficiencia respiratoria.

Prevención
Hasta la fecha no se dispone de vacuna alguna ni de tratamiento específico para combatir la infección por coronavirus.

Mantener una higiene básica es la forma más eficaz de evitar contraer este virus en los lugares en los que existe un mayor riesgo de transmisión, fundamentalmente las zonas del planeta en las que se han registrado casos. Es conveniente lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiendo especialmente ojos, nariz y boca. A quienes puedan estar en contacto con posibles afectados se les aconseja el uso de mascarillas y usar pañuelos para cubrirse la nariz y la boca cuando se tose o se estornuda

Cuando surgió el MERS-Cov se informó de que los productos de origen animal debidamente procesados por cocción o pasteurización no suponen ningún riesgo de infección, pero deben manipularse con cuidado para evitar que se contaminen por contacto con productos crudos. La carne y la leche de camello pueden seguir consumiéndose tras la pasteurización, cocción u otros tratamientos por calor; sin embargo su consumo crudo debe descartarse.

Estas precauciones deben seguirlas especialmente aquellas personas que padezcan diabetes, insuficiencia renal, neumopatía crónica o inmunodepresión, ya que tienen más riesgo de padecer enfermedad grave en caso de infección por coronavirus.

Tipos
En los coronavirus humanos, la gravedad puede variar sustancialmente entre un tipo y otro:

Coronavirus del resfriado
Esta variante de coronavirus corresponde a los tipos 229E y OC43, que provocan los síntomas comunes de un resfriado, aunque en los casos más graves también pueden ocasionar una neumonía en personas de edad avanzada o en neonatos.

La confirmación

La confirmación de un caso en Estados Unidos y la aparición de otros posibles en México, Colombia, Brasil y Canadá mantienen las alarmas en América Latina sobre el nuevo brote de coronavirus, la más reciente amenaza virológica a nivel internacional y que amenaza con convertirse en una pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no logró consensuar este miércoles si la actual manifestación debe o no ser declarada como una emergencia internacional, aunque el nuevo reto epidemiológico ha cobrado la vida de 17 personas en China.

La preocupación de las autoridades sanitarias americanas se hizo más que evidente cuando a principios de semana se informó que en Seattle, EE. UU. que un viajero que estuvo en la ciudad china de Wuhan, epicentro del brote, presentaba síntomas de neumonía.

En Argentina recomiendan

El Ministerio de Salud de la Nación informó que realiza un seguimiento de la información epidemiológica brindada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por los países afectados por la aparición del nuevo coronavirus denominado 2019-nCoV que afectó a casi 450 personas y causó la muerte de nueve pacientes.

Según un comunicado emitido por la cartera que dirige Ginés González García, las autoridades sanitarias instaron a los equipos de salud a “fortalecer la vigilancia y las recomendaciones a viajeros para prevenir posibles casos”.

Desde el 31 de diciembre de 2019 y hasta el 22 de enero de 2020, se notificaron 448 casos de infección por coronavirus 2019-nCoV confirmados por laboratorio, incluidos las nueve muertes. De los casos reportados, 441 eran de China: provincia de Hubei (375), Guangdong (26), Beijing (10), Shanghai (9), Chongqing (5), Zhejiang (5), Jiangxi (2), Tianjin (2), Sichuan (2), Hunan (1), Shandong (1), Yunnan (1), también en Taiwán (1) y Macao (1). Fuera de China, se notificaron siete casos de: Tailandia (4), Japón (1), Corea del Sur (1) y los Estados Unidos (1).

Estos datos a priori marcan una letalidad menor a la esperada para el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), ambas producidas por otros coronavirus previamente identificados. No existe tratamiento antiviral específico.

“A la fecha, la OMS continúa la investigación sobre el nuevo patógeno y el espectro de manifestaciones que pueda causar, la fuente de infección, el modo de transmisión, el periodo de incubación, la gravedad de la enfermedad y las medidas específicas de control”, señaló el comunicado, según el que “la evidencia actual sugiere que la transmisión de persona a persona es limitada, lo cual sería consistente con lo que se conoce sobre otros patógenos similares”.

Por estos motivos, las siguientes recomendaciones son de carácter provisorias y dinámicas:

1. Viajeros internacionales

Al momento, la OPS /OMS, no recomienda ninguna evaluación específica para este evento de los pasajeros en los puntos de entrada, ni restricciones sobre viajes o el comercio, sin embargo se recomienda:

– Promover entre los viajeros la búsqueda de atención médica en el caso que presenten sintomatología compatible con cuadro respiratorio agudo antes, durante, o después de un viaje internacional, especialmente si estuvieron en los países afectados.

– Promover, entre los viajeros que arriban y salen del país, las buenas prácticas y la conducta para reducir el riesgo general de infecciones respiratorias agudas durante los viajes, tal como toser en el pliegue del codo y la higiene de manos frecuente como acciones fundamentales.

– Específicamente para los viajeros con destino a la ciudad de Wuhan, se recomienda eviten:

1- el contacto tanto con individuos que presentan enfermedades respiratorias agudas

2- asistir a lugares con presencia de animales de granja o salvajes, vivos o muertos e

3- ingerir alimentos crudos

Estas medidas son especialmente importantes en el marco de la celebración del año nuevo chino (día 25/02/20) por lo que se recomienda reforzar las medidas de prevención mencionadas.

2. Equipos de salud

Vigilancia

La enfermedad provocada por este nuevo coronavirus presenta síntomas respiratorios agudos, motivo por el cual se debe registrar en el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS 2.0) dentro del grupo de las infecciones respiratorias agudas (IRAS), las mismas son eventos de notificación obligatorias según Ley 15.465 (ENOs). Dentro de estos eventos respiratorios se incluyen las Infecciones Respiratorias Agudas Graves (IRAGS) e Infecciones Respiratorias Agudas Graves Inusitadas (IRAGI), la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus pertenece a estos eventos. Los servicios de salud deben notificar de forma inmediata a través del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud todos los casos desde la sospecha y con datos completos.

Definición de caso:

– Caso sospechoso:

1- pacientes con infección respiratoria aguda grave (IRAG) (fiebre, tos y requerimiento de internación) sin otra etiología que explique completamente la presentación clínica y a) que tenga un historial de viaje o que haya estado en Wuhan, provincia de Hubei, China, en los 14 días anteriores al inicio de los síntomas, ó b) que sea un trabajador de la salud en un entorno que atiende a pacientes con IRAG con etiología desconocida.

2- un paciente con enfermedad respiratoria aguda con cualquier nivel de gravedad que dentro de los 14 días previos al inicio de la enfermedad tuvo:

a) contacto físico cercano con un caso confirmado de infección por 2019-nCoV, ó

b) exposición en un centro de salud de un país donde las infecciones por 2019-nCoV asociadas al hospital han sido reportados, ó

c) que haya visitado Wuhan, China.

– Caso probable: caso sospechoso que una prueba positiva para pancoronavirus y negativa para los coronavirus MERS-CoV, 229E, OC43, HKU1 y NL63.

– Caso confirmado: toda persona con laboratorio confirmado de 2019-nCoV independientemente de cualquier signo o síntoma.

Los casos de IRAG e IRAG inusitada (IRAGI), son eventos de notificación obligatoria (ENOs) y deben ser notificados por el personal de salud al Sistema Nacional de Vigilancia de Salud (SNVS 2.0.).

Laboratorio

Los laboratorios deben continuar utilizando el algoritmo de muestras respiratorias recomendado por la OPS para la vigilancia de influenza de rutina.

Argentina cuenta con la capacidad de realizar el diagnóstico de pancoronavirus y de diferenciar coronavirus como SARS, MERS-CoV y así como los causantes del resfrío común como los tipos 229E, OC43, HKU1 y NL63.

Toma de muestras

Los laboratorios deben continuar utilizando el algoritmo de influenza recomendado por la OPS para la vigilancia de influenza de rutina y los casos de IRAG e IRAG inusual. Las pruebas para el 2019-nCoV deben considerarse solo para pacientes que se ajustan a la definición del caso, una vez que se han descartado influenza e influenza aviar y derivarse a través del componente laboratorio del nuevo SNVS 2.0 y enviadas al Laboratorio Nacional de Referencia y Centro Nacional de Influenza de OMS: Servicio Virosis Respiratorias, INEI- ANLIS “Carlos G. Malbrán”, para que se realice la caracterización viral correspondiente.

Las muestras deben ser recolectadas por personal capacitado y teniendo en cuenta todas las instrucciones de bioseguridad y el equipo de protección personal apropiado para virus respiratorios. Las muestras recomendadas son aquellas del tracto respiratorio bajo, incluyendo esputo, lavado broncoalveolar y aspirado traqueal (cuando sea posible según los criterios médicos). Sin embargo, cuando no es posible la toma de estas muestras, las del tracto respiratorio alto también son útiles, como ser hisopado nasofaríngeo combinado con un hisopado orofaríngeo (los hisopos deben colocarse y transportarse en el mismo tubo con medio de transporte viral).

Prevención y control de infecciones en ambientes hospitalarios

Aplicación de precauciones para todos los casos:

– higiene de manos

– uso de equipos de protección personal según evaluación de riesgo

– toser en el pliegue del codo

– descarte seguro de materiales cortopunzantes

– manejo adecuado del ambiente y de los residuos patológicos hospitalarios.

– esterilización y desinfección de dispositivos médicos y hospitalarios.

– implementación de medidas estrictas de control de infecciones y de contacto

– definición de áreas de espera específicas para los pacientes sintomáticos y ventilación ambiental frecuente y adecuada dentro de los establecimientos de salud

– limpieza del entorno hospitalario

– separación de al menos 1 metro de distancia entre los pacientes

Implementación empírica de precauciones adicionales según mecanismo de transmisión:

– Instituir las medidas adecuadas para evitar la transmisión por macrogotas y de contacto frente a casos sospechosos respiratorios

– Instituir precauciones de contacto y de microgotas/aerosoles cuando se realicen procedimientos tales como intubación traqueal, ventilación no invasiva, traqueostomía, reanimación cardiopulmonar, ventilación manual antes de la intubación y la broncoscopia para casos.

error: En que podemos ayudarte?