Carcel: Juez rechazó excarcelar al grupo Revolución Federal

Revolución Federal

Cada vez aparece más plata. Primero era $1,7 millón. Después $8,7 millones. Ahora ya son $13 millones que Revolución Federal recibió de los Caputo. Es insostenible que no llamen a declarar a los financistas. Lo que pasó es demasiado grave. Que la Justicia se despierte de una vez.

Morel: «No tengo la culpa de que un loco haya querido matar a la Vicepresidenta»

El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi rechazó excarcelar a los cuatros integrantes de Revolución Federal detenidos en el marco de una causa en la que se los investiga por supuesta incitación a la violencia y por formar parte de una organización que busca imponer sus ideas a través de la fuerza o el temor.

En línea con la opinión de la fiscalía, el juez Martínez de Giorgi consideró que Jonathan Morel, Leonardo Sosa, Gastón Guerra y Sabrina Basile podrían poner en riesgo la investigación, al punto de intentar amedrentar a los testigos.

En línea con la opinión del fiscal Gerardo Pollicita, el magistrado consideró que los imputados Jonathan Morel, Leonardo Sosa, Gastón Guerra y Sabrina Basile -hija de Alfio Basile, exentrenador de la Selección argentina de fútbol- podrían poner en riesgo la investigación, al punto de intentar amedrentar a los testigos, en caso de recuperar la libertad.

En el caso de Basile, el magistrado sostiene en su resolución, a la cual tuvo acceso Télam que «el material recolectado a lo largo de la instrucción deja al descubierto el escaso apego a las normas» por parte de la imputada, y eso «lleva a presumir que, en caso de recuperar su libertad podría incluso colaborar en operatorias dedicadas a amedrentar víctimas y testigos».

«Todo ello se torna verosímil si se considera el temor generado en primer lugar por la actividad pública desarrollada y que fue objeto de la agrupación (Revolución Federal) desde su formación y en particular, que el estudio de celulares y notebooks secuestradas en la causa, podría arrojar información sobre terceras personas aún desconocidas, quienes podrían recibir algún tipo de presión de parte de quienes se encuentran ahora detenidos».

Para el magistrado, el estado de libertad de Basile «en este momento de la instrucción, podría también entorpecer el resto de las diligencias peticionadas por el fiscal, las cuales, podrían guardar vinculación con los hechos investigados en la causa del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nro. 5 del atentado a la Vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner».

Moral, Sosa, Guerra y Basile fueron detenidos el jueves pasado por orden de Martínez de Giorgi, quien instruye en una causa que se sigue por las amenazas que el grupo Revolución Federal realizó contra la Vicepresidenta, y se analiza si este espacio pudo tener alguna vinculación con las personas que se encuentran detenidas por haber intentado asesinar a la exmandataria el pasado 1 de septiembre.

El viernes, al declarar ante el juez, Morel, sostuvo el no tuvo «la culpa» de que «un loco» haya querido matar a a Fernández de Kirchner y negó las acusaciones en su contra, según aseguraron fuentes de su defensa.

Morel fue el segundo en prestar declaración indagatoria después de que lo hiciera Sabrina Basile, mientras que los otros dos detenidos, Leonardo Sosa y Gastón Guerra, se negaron a declarar, según informaron a Télam fuentes judiciales.

«No tengo la culpa de que un loco haya querido matar a la vicepresidenta», dijo Morel durante la exposición que hizo en el marco de su indagatoria, en la que se refirió a cómo era la vida interna de Revolución Federal y al tenor de sus manifestaciones públicas, según señalaron las fuentes consultadas.

Allí también explicó que después de que Fernando André Sabag Montiel intentara asesinar a Fernández de Kirchner, Revolución Federal decidió parar con sus manifestaciones porque no había «clima» como para seguir.

Antes que Morel había declarado Basile, quien también negó haber cometido algún delito y reclamó que su pedido de excarcelación se tramite de modo urgente porque está encargada de cuidar a su padre.

Asistida por el abogado Martín Sarubbi, Basile explicó su vínculo con Revolución Federal y con los otros imputados de la causa: dijo que los conoció el 3 de julio en el marco de las protestas realizadas frente a la Quinta de Olivos, el día en el que el Gobierno decidió suspender la conferencia de prensa en la que se anunciaría la asunción de Silvina Batakis en el Ministerio de Economía.

Explicó que tras esa manifestación la sumaron a un grupo de WhatsApp y que luego siguió participando de otras marchas a la que cada uno llevaba lo que tenía y lo que quería, por lo que descartó -ante preguntas de su defensa y de la fiscalía- que Revolución Federal contara con algún tipo de financiamiento.

En ese contexto, aseguró que no tuvo intenciones de desestabilizar, ni de agredir a nadie y que solo hizo uso de su derecho a protestar contra todo el arco político, informaron fuentes judiciales que explicaron que sus criticas no fueron solo al Gobierno nacional.

Basile aseguró que el funcionamiento de Revolución Federal era anárquico y negó tener vinculación con las personas imputadas en la causa en la que se investiga el intento de homicidio contra la vicepresidenta.

Para los investigadores, las consignas y manifestaciones violentas protagonizadas por Revolución Federal desde mayo de este año pudieron haber funcionado como «caldo de cultivo, como el discurso de odio que desencadenó» el intento de asesinato de la vicepresidenta, según pudo saber Télam de fuentes judiciales.

La fiscalía que investiga a los cuatro detenidos de la agrupación Revolución Federal consideró que se montó un «esquema delictivo» para «imponer» ideas y «combatir las ajenas por la fuerza y el temor» y que eso sembró en la sociedad la escalada de «violencia y odio» cuyo «acto más trascendente» resultó ser el intento de homicidio de la vicepresidenta.

Los mensajes violentos

Morel se rie de la Sociedad: Los Caputo financiaron
La hija del Coco. Una violenta
Morel: Terrorista

Los integrantes detenidos del espacio Revolución Federal realizaron polémicas declaraciones públicas durante los meses previos al intento de magnicidio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

«Nuestro objetivo es que los kirchneristas tengan miedo de ser kirchneristas», dijo en declaraciones formuladas a la revista Anfibia el líder de Revolución Federal, Jonathan Morel.

Por su parte, otro de los fundadores del espacio, Leonardo Sosa, expresó al mismo medio: «A nosotros los funcionarios nos cagaron la vida con los impuestos y los queremos presos o exiliados».

En la misma entrevista -que fue realizada durante julio, dos meses antes del intento de asesinato de la Vicepresidenta- Sosa indicó que «es un milagro» que nadie se le haya «plantado» a la dirigencia política con «cosas más jugadas».

Y resaltó: «La gente lo dice: la quieren a Cristina muerta. ¿No?».

En ese sentido, Morel insistió sobre el por qué de las manifestaciones que realizaba Revolución Federal en Plaza de Mayo, a las que asistió Brenda Uliarte, la expareja de Fernando Sabag Montiel, quien gatilló sobre la cabeza de la Vicepresidenta el 1° de septiembre en el barrio porteño de Recoleta.

«Ya te prendí una antorcha, ya te llevé una guillotina de cartón, ahora capaz que te refacciono la guillotina y le pongo una cuchilla real, el 18 de agosto puedo llevar un malacate y reventarte la reja de la Casa Rosada. De a poquito esto se va volviendo más real. Fijate, flaco. Yo ya te avisé», sostuvo Morel.

En redes sociales, y una semana antes del atentado, el líder de Revolución Federal también esparcía sus amenazas contra el kirchnerismo: «Hoy por ejemplo veía cómo Cristina saludaba a La Cámpora y a la militancia y decía, lástima que a mí ya me conocen la cara porque si no sabes cómo me infiltro ahí una semana y espero a que baje…Pero yo te juro…si a mí no me conocieran los nenes de La Cámpora yo voy te canto ahí la marcha peronista siete días seguidos y en cuanto puedo paso a la historia. Después me linchan. Pero paso a la historia».

Asimismo, el tercer integrante arrestado, Gastón Guerra -quien también golpeó el auto en el que Sergio Massa arribaba a Casa Rosada para jurar como ministro de Economía-, dijo en un chat de Revolución Federal a través de Twitter: «Si no quieren eso, no mates dos, matá 100″.

Quien también formaba parte de la agrupación y se entregó a la Justicia es la hija del exfutbolista y entrenador Alfio «Coco» Basile.

«Hay que hacerles frente porque esta gente son como neo-montoneros (…), por eso estamos convocando para salir a la calle y que pase lo que pase», expresó Sabrina Basile en esa misma red social.