Monumento de Domingo Faustino Sarmiento. En Av. Sarmiento y la Av. Del Libertador.

Domingo Faustino Sarmiento. En Av. Sarmiento y la Av. Del Libertador.

En las intersecciones de la Av. Sarmiento y la Av. Del Libertador, enfrente al colosal Monumento de los Españoles y a metros del Jardín Japonés, se ubica el Monumento a Sarmiento (1811-1888), realizado por el escultor francés Auguste Rodin, que fue inaugurado en 1911. Sobre una base de mármol de Carrara, se eleva la efigie de bronce de este prócer argentino oriundo de la provincia de San Juan, que bregó por la cultura y educación de la nación.

Domingo Faustino Sarmiento
Domingo Faustino Sarmiento

Obra del escultor francés August Rodin, la pieza fue realizada en Francia. La parte inferior de mármol de Carrara representa la figura de Apolo Vencedor, dios de las artes y las letras, quien simboliza el triunfo del saber sobre la ignorancia.

Domingo Faustino Sarmiento
Domingo Faustino Sarmiento




 

 






 El monumento fue traído desde Francia. Monumento de Domingo Faustino Sarmiento. En Av. Sarmiento y la Av. Del Libertador.

El monumento fue traído desde Francia al país y está emplazado en lo que fue en un momento, hasta su demolición en 1899, la residencia del Gral. Juan Manuel de Rosas (1793-1877), militar y político argentino, perteneciente a una poderosa familia de estancieros bonaerenses, que se levantó contra el partido unitario en 1828 y gobernó la ciudad entre 1829 a 1832.




La alegoría es una clara alusión al trabajo realizado por el Presidente Sarmiento en favor de la educación y la lucha contra el analfabetismo en el país. Finalmente en la parte superior, realizada en bronce, se encuentra la figura de pie de Sarmiento.

Enfrentados: Frente a él el Monumento a Juan Manuel de Rosas.

“El monumento generó descontento popular debido a la falta de parecido del rostro de Sarmiento. El día de la inauguración estaba organizado como un verdadero festejo, incluyó la iluminación de la parte céntrica de la ciudad y de la Casa de Gobierno. Todas las celebraciones se vieron empañadas por el comentario generalizado de los asistentes al acto, cuando el monumento fue descubierto, la exclamación fue generalizada: ‘¡Ese no es Sarmiento’”

El autor del monumento a Domingo Faustino Sarmiento es Augusto Rodin, quién revolucionó el arte escultórico a fines del siglo XIX. Rodin expresaba: “para mí la escultura moderna no debe ser una imitación de la fotografía. El artista no solamente tiene que trabajar con su mano, sino, sobre todo, con su inteligencia”.

El monumento a Domingo Faustino Sarmiento fue inaugurado el 25 de mayo de 1900 y se lo emplazó en el Parque 3 de Febrero (Palermo). Es una figura de bronce, en la que el personaje está envuelto en una capa, en actitud de avanzar. Se apoya en un basamento en cuyo frente vemos un relieve de Apolo y una serpiente; mientras en la parte posterior se encuentra el escudo nacional. ¿Cuál es el simbolismo que se desprende de estas figuras y cómo se relacionan con Sarmiento? Apolo es una de las divinidades olímpicas, parte del ciclo o la era de Zeus, y representa la luz.

Esta a su vez simboliza el pensamiento; recordemos al respecto que el siglo XVIII es denominado El Siglo de las Luces y su filosofía dominante, el iluminismo o la Ilustración, se encuentra en la génesis de la Revolución Francesa de 1789 y en la prolongación de la época burguesa al Río de la Plata con la Revolución de Mayo.

En el mismo lugar donde estaba la chacra de Juan Manuel de Rosas está el Monumento a Sarmiento

La luz, el pensamiento, la razón; en oposición a la religión y el clericalismo. ¿Y a la serpiente, qué? Pensamos que esta serpiente no tiene el valor que le asigna el cristianismo como responsable del pecado y del mal; sino que simboliza la sabiduría, ya que la serpiente es por excelencia el símbolo del saber. Seguramente se trata de Pitón, la serpiente que mató Apolo, asumiendo a través de la pitonisa sus funciones oraculares o sapienciales. Por consiguiente, tanto Apolo como la serpiente nos remiten al conocimiento, al pensar, a la razón. Y Sarmiento fue un pensador, un intelectual.

Sarmiento como intelectual, polémico es su monumento, no menos polémico es el lugar donde se lo emplazó: en las que fueron las mismísimas puertas de la Casa de Juan Manuel de Rosas en Palermo. S

Sarmiento fue uno de los más acérrimos rivales de Rosas cuando éste se desempeñó como gobernador de la Provincia de Buenos Aires; una de las obras de Sarmiento es “Facundo. Civilización y Barbarie” donde la figura de Facundo se convierte en el pretexto para atacar al gobierno de Juan Manuel de Rosas. Lo que en Facundo era instintivo y emocional, en Rosas se convertía en un frío cálculo racional.

Los hombres de la Organización Nacional, asentaron la derrota de Juan Manuel de Rosas en la batalla de Caseros en 1852 y como queriendo borrar el recuerdo de este gobernador, Palermo se convirtió en el Parque 3 de Febrero (día de la batalla de Caseros); posteriormente la Casa de Rosas fue dinamitada y desapareció del paisaje urbano.

Y poco después como reforzando estas operaciones simbólicas se implanta el monumento de Domingo Faustino Sarmiento allí donde se levantaba la célebre casa del Restaurador de las Leyes.

Finalmente digamos –que con el paso de décadas de historia, con sus luchas y avatares–, hoy en diagonal a la obra de Rodin, está emplazado el monumento a Juan Manuel de Rosas, como una ironía de la historia, para quien fuera su más enconado rival.

SARMIENTO

Domingo Faustino Sarmiento, debido a su actividad periodística y a su enfrentamiento con Rosas en un principio y posteriormente con Urquiza, tuvo que exiliarse en Chile regresando como presidente de la República Argentina de 1868 hasta 1874.

Un dato interesante es que detrás de la estatua de Sarmiento se ubica un retoño del árbol denominado «El Aromo del Perdón», donde se comentaba que el Gral. Don Juan Manuel de Rosas tomaba mate a su sombra y allí era donde su hija Manuelita le solicitaba sutilmente clemencia para sus prisioneros políticos.

A metros del Monumento a los Españoles se encuentra el Monumento Ecuestre al Gral. Juan Manuel de Rosas.

El Caserón de Juan Manuel de Rosas en los Bosques de Palermo.

Cada 15 de febrero, aniversario del nacimiento de Domingo Faustino Sarmiento nos invita a reflexionar sobre esta realidad compleja que nos toca transitar a los argentinos. Sarmiento nació en 1811, en la pobreza, y, desde su niñez en la ciudad de San Juan, sufrió la crueldad que esta impone a quienes la padecen. Pero ese horizonte oscuro, ese paisaje humilde, desértico y desolado; que parecía no tener otro futuro que el de las sombras fue, sin embargo, atravesado por su mente brillante y transformando desde la genialidad de su pensamiento.

Cada 11 de septiembre se conmemora el Día del Maestro en Argentina, ¿el motivo?

En homenaje al padre del aula: Domingo Faustino Sarmiento quien murió en esta fecha en 1888. Sarmiento fue presidente de la República y entre varios de sus logros se encuentra el de haber impulsado la educación, viéndola como un pilar para el desarrollo del país. Pero además de lo que hizo en vida, se lo suele asociar con una foto poco frecuente para nosotros, pero una tradición para la época: ser retratado muerto.

Sarmiento murió en Asunción, Paraguay, a los 77 años por una deficiencia cardíaca. Había viajado a ese país justamente por motivos de salud, para evitar que el frío de Buenos Aires siga haciendo estragos en su cuerpo ya golpeado. La famosa foto que pasó a la posteridad fue tomada un día después de su muerte: el 12 de septiembre y el fotógrafo se llamaba Manuel San Martín.  

Una práctica corriente Para lo que nosotros podemos ver como algo de «mal gusto», para la segunda mitad del siglo XIX era una práctica corriente. La fotografía se inventó en 1839 y lo de hacer posar a difuntos se volvió rápidamente una costumbre. Es decir, Sarmiento no fue una excepción. El muerto podía aparecer solo o con el resto del grupo familiar, se lo vestía normalmente e incluso eran maquillado y acomodados en poses de modo tal que parecieran vivo. El objetivo no era más ni menos que dejar una especie de recuerdo a la familia y una constancia del momento. En el caso de Sarmiento, fue una foto «posada» y publicada por la prensa de Buenos Aires que seguía activamente la salud del expresidente.  

Domingo Sarmiento cuando fue retratado tras ser elegido presidente.  

El Padre del Aula sabía que ese viaje a Asunción era el principio del fin, en su último viaje a Buenos Aires acondicionó el terreno que le cedieron en el Cementerio de la Recoleta y organizó su entierro. Se fue en mayo de 1888, acompañado de su compañera Aurelia Vélez Sarsfield a quien le escribió «venga, juntemos nuestros desencantos para ver sonriendo, pasar la vida». Sarmiento murió un martes a las 2:15. Fue el embajador argentino en Paraguay, Martín García Mérou, quien tomó la decisión de retratar muerto ante la importancia del personaje. El cuerpo fue movido de lugar, había muerto en una cama con mala iluminación y fue trasladado a un sillón mecánico. Lo hicieron entre cuatro personas.  

Sarmiento yace muerto en su catre de hierro.  

Por la rigidez del cuerpo, no se lo pudo sentar en una posición natural y por eso se lo ve así en la foto. Al ser un sillón mecánico, lo colocaron casi acostado y le taparon las piernas para simular el lógico endurecimiento.   El mito Cuando la foto empezó a circular por los diarios, se instaló la idea de que Sarmiento murió trabajando en sus escritos y corrigiéndolos.

Una explicación un tanto más romántica que la de morir en la cama, sin hacer estar haciendo lo que mejor sabía hacer.

A la foto le agregaron una pantalla, como si se hubiese abanicado hasta su último aliento. «Se apoyó el brazo izquierdo en flexión sobre la mesita giratoria del sillón y la derecha quedó reposando sobre el muslo del mismo lado», escribió su médico Alejandro Candelón.

Tras la foto de rigor, se le realizó otro rito de la época: tomar su máscara mortuoria. Luego fue embalsamado y sus restos embarcados a Buenos Aires diez días después. El barco se detuvo en cada puerto para que la gente pudiera despedirlo.

Una frase inspiradora  

Ser maestro requiere de mucho compromiso y dedicación. Siempre es buen momento para recordar porqué elegimos el camino de vida que tenemos, pero más aún en el día en que se festeja nuestra profesión.  

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo” (Nelson Mandela)

“Todo el que recuerda su propia educación, recuerda a sus maestros, no los métodos o técnicas. El maestro es el corazón del sistema educativo” (Sidney Hook)

“Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con inmensa gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos” (Carl Gustav Jung)

Vivir en Av. del Libertador y República de la India









 

Links interesantes para descubrir

Palermonline. | On Line en Palermo desde 1999.
Palermo Tour. | Turismo en Palermo.
Palermo Noticias. | Barrio de Palermo.
Noticias Recoleta | Recoleta a fondo.
Belgrano News. | Belgrano mucho más que un Barrio.
Colegiales Noticias | Colegiales. El barrio que crece.
Chaca News | Chacarita. Un sentimiento.
Noticias Abasto | Abasto, historia y futuro. 

Alternar panel: Campos personalizados

Sugerencias de enlaces

Plaza Güemes.