news peludo1

Universidad pública: Protestas contra Milei

La universidad pública transformó mi vida. Su elección mutua fue fundamental. Aprendí tanto académica como humanamente que le debo mucho. Celebro y honro mi decisión. Los problemas se solucionan con más presupuesto, nunca menos.

Miles marchan en defensa de la universidad pública: Tensión con el gobierno de Milei
Una multitud se moviliza hoy hacia Plaza de Mayo en defensa de la universidad pública. La marcha cuenta con el apoyo de la comunidad educativa de universidades públicas y privadas, liderada por la Universidad de Buenos Aires (UBA).

El vocero presidencial, Manuel Adorni, criticó la movilización, calificándola de «política» y atacando a los dirigentes que la convocaron, como Sergio Massa, Axel Kicillof y otros líderes de la oposición.

A pesar de las críticas del gobierno, la marcha recibió el respaldo del gobernador de Córdoba, Martín Llaryora, quien se sumó al reclamo por mayor presupuesto para la educación superior. Llaryora destacó la importancia de la universidad pública como motor del ascenso social y referente educativo.

Emiliano Yacobitti, vicerrector de la UBA, aseguró que la marcha no será un piquete y que se tomaron medidas para evitar inconvenientes. La movilización partirá de la plaza del Congreso y otros puntos de concentración, como Plaza Houssay, para llegar a Plaza de Mayo, donde se realizará el acto central.

El gobierno, por su parte, afirma haber depositado los fondos correspondientes a las universidades con un aumento del 70%. También destaca la ejecución de gastos para la salud universitaria y el refuerzo al Hospital de Clínicas.

Comentarios sobre la situación en Argentina

A favor:
Se destaca el logro del superávit fiscal, alcanzado por primera vez en 16 años, como resultado de las medidas económicas implementadas. Se argumenta que este equilibrio en las cuentas públicas es fundamental para la estabilidad económica del país.

En contra:
Se denuncia la precarización de la calidad de vida de la población argentina debido a los recortes en el gasto público y el aumento de las tarifas de servicios. Se pone en relieve el impacto negativo que estas medidas tienen en los sectores más vulnerables, como jubilados, trabajadores estatales y usuarios de servicios básicos.

Argentina vive un martes cargado de tensión. La cadena nacional, en la que el presidente Javier Milei habló sobre sus supuestos logros económicos, fue recibida con cacerolazos en señal de protesta. Milei intentó calmar la crispación social generada por la crisis económica, que ha elevado la pobreza a cerca del 50%. También buscó contrarrestar la presión de la marcha federal universitaria, un problema político significativo para su gobierno, a pesar de mantener una popularidad cercana al 45%.

Milei defendió su programa económico, anunciando un superávit fiscal por primera vez en 16 años. Sin embargo, opositores y periodistas señalaron que este equilibrio es ficticio, basado en recortes del gasto público, como la reducción del 35% en jubilaciones y la paralización de obras públicas. El supuesto ahorro también se debe a la postergación de pagos a empresas energéticas, congelamiento de salarios y despidos de trabajadores estatales.

En contraste, el gobierno autorizó aumentos de hasta un 500% en las tarifas de servicios básicos, generando protestas de usuarios que no pueden pagarlas. Las redes sociales compararon el superávit de Milei con una persona que no paga sus deudas y cree haber ahorrado, pero que enfrenta una crisis inminente.

Milei presentó la desaceleración de la inflación como un logro, pasando del 25% en diciembre al 11% en marzo. Sin embargo, este dato es cuestionable, ya que la inflación aumentó del 12% en noviembre al 25% en diciembre, revelando una desaceleración solo respecto al alza que él mismo provocó. La inflación en Argentina sigue siendo una de las más altas del mundo, afectando la economía diaria de los ciudadanos.

Las protestas con cacerolazos reflejan el creciente descontento contra el gobierno. La marcha en defensa de la universidad pública, con estudiantes, docentes, rectores y diversas organizaciones, muestra el rechazo al ajuste de Milei.